Un ado­les­cen­te en­tre las som­bras

La Vanguardia - - OPINIÓN - Cla­ra San­chis Mira

He de­bi­do de que­dar­me dor­mi­da y me ha des­per­ta­do la quie­tud, co­mo sue­le pa­sar. La quie­tud es me­nos inocen­te de lo que pa­re­ce. El tren es­tá pa­ra­do en me­dio de la na­da. La os­cu­ri­dad de la no­che no me per­mi­te iden­ti­fi­car la la­ti­tud exac­ta de es­ta tie­rra de na­die que in­tu­yo por la ven­ta­ni­lla. Es­pe­ro que no sea te­rri­to­rio de Pi­tis, el lu­gar más des­a­bri­do que co­noz­co. Y eso que só­lo lo he vis­to des­de el tren, no se me ocu­rri­ría vi­si­tar­lo. Si tu­vie­ra que ha­blar de Pi­tis, me que­da­ría mu­da. No en­con­tra­ría pa­la­bras para des­cri­bir el apea­de­ro de es­te ca­dá­ver de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, que du­ran­te años fue co­no­ci­do co­mo “La sen­da de los ele­fan­tes”, en alu­sión a los pa­seos por la zo­na de unos to­xi­có­ma­nos, que va­ya us­ted a sa­ber qué ten­drán que ver con un ma­mí­fe­ro tan ro­lli­zo y lon­ge­vo. Sea co­mo sea, bas­te de­cir que al­gu­na vez se me ha ocu­rri­do que, si un día qui­sie­ra ven­gar­me de al­guien, ma­qui­na­ría una ci­ta con él en la es­ta­ción de Pi­tis, a la que yo por su­pues­to no acu­di­ría. Para que pu­lu­le por el se­ca­rral a so­las con­si­go mis­mo.

En Pi­tis o no, el tren no arran­ca. Por co­la­bo­rar con lo inevi­ta­ble me dis­pon­go a echar otra ca­be­za­di­ta, pe­ro em­pie­zo a no­tar un olor a pin­tu­ra muy fuer­te. Tan­to, que es im­po­si­ble ha­cer la vis­ta gor­da. O la na­riz gor­da, que es lo que pa­re­ce in­fla­mar­se con es­tos eflu­vios. El olor re­sul­ta ya tan agre­si­vo que me pre­gun­to si es­ta­mos su­frien­do al­gu­na cla­se de ata­que in­no­va­dor, a ba­se de as­fi­xia por pin­tu­ra. Aun­que no me sue­na que en el co­le­gio nos aler­ta­ran so­bre un pe­li­gro de muer­te real, cuan­do al­guien in­ten­ta­ba co­lo­car­se con acua­re­la por­que le ha­bían con­fis­ca­do el pe­ga­men­to. Los po­cos pa­sa­je­ros de mi va­gón em­pe­za­mos a lan­zar­nos mi­ra­das de es­tu­pe­fac­ción cóm­pli­ce. Es asom­bro­sa la fa­ci­li­dad que te­ne­mos los usua­rios del trans­por­te pú­bli­co para es­tre­char la­zos en los mo­men­tos di­fí­ci­les. Las hor­mi­gas so­li­ta­rias del co­che aco­ra­za­do no sa­ben lo que se pier­den. La vi­da real su­ce­de aquí. La in­for­ma­ción flu­ye di­vi­na­men­te en­tre no­so­tros, in­clu­so al­gu­nos pa­ñue­los, y ya me he en­te­ra­do de que un gru­po de gra­fi­te­ros es­tá asal­tan­do el tren.

No es que no se vea na­da por las ven­ta­ni­llas por­que sea de no­che, es que las han pin­ta­do. Apo­yo la me­ji­lla en una ren­di­ja del cris­tal que aún es­tá lim­pio, y un cho­rro ro­jo me la pin­ta. La ven­ta­ni­lla, pe­ro yo me lle­vo la mano a la ca­ra por­que he sen­ti­do que me es­ta­ban gra­fi­tan­do a mí. Pue­de que la pin­tu­ra sí que co­lo­que, por­que me es­toy vien­do em­ba­dur­na­da en gra­fi­tis de la ca­be­za a los pies. Pien­so si cuan­do aca­ben con el tren no em­pe­za­rán con no­so­tros. Pe­ro ha­ce ra­to que ten­go tam­bién en la ca­be­za el re­cuer­do de ese cuen­to te­rri­ble y ge­nial de Cor­tá­zar

–Graf­fi­ti– que nos hi­zo ver es­tos di­bu­jos sin ley co­mo la ex­pre­sión de­ses­pe­ra­da de iden­ti­da­des ro­tas. Una se­ño­ra ha vis­to a un ado­les­cen­te co­rrer en­tre las som­bras.

Pue­de que la pin­tu­ra sí que co­lo­que, por­que me es­toy vien­do em­ba­dur­na­da en gra­fi­tis de la ca­be­za a los pies

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.