Una­ni­mi­dad y víc­ti­mas

La Vanguardia - - OPINIÓN - Fran­cesc-Marc Ál­va­ro

El Par­la­ment ha anu­la­do las sen­ten­cias po­lí­ti­cas de los tri­bu­na­les del ré­gi­men fran­quis­ta y lo ha he­cho por una­ni­mi­dad. Es una me­di­da sin pre­ce­den­tes en el Es­ta­do, el Con­gre­so to­da­vía no ha he­cho na­da pa­re­ci­do. Un to­tal de 63.961 per­so­nas fue­ron so­me­ti­das a con­se­jos de gue­rra en te­rri­to­rio ca­ta­lán en­tre 1938 y 1978. La con­se­cuen­cia de aque­llos jui­cios era la es­tig­ma­ti­za­ción, la mar­gi­na­ción, la cár­cel o la muer­te. Cuan­do ha­bla­mos de una dic­ta­du­ra ha­bla­mos de un sis­te­ma don­de los dis­cre­pan­tes co­rren el pe­li­gro de ser eli­mi­na­dos, co­mo así ocu­rrió de acuer­do con le­yes in­jus­tas y tri­bu­na­les ar­bi­tra­rios. Que to­dos los par­ti­dos de la Cá­ma­ra ha­yan vo­ta­do es­ta ley es un ges­to que hon­ra a la de­mo­cra­cia ca­ta­la­na y que in­vi­ta a una re­fle­xión.

¿Qué ha pa­sa­do en es­te país los úl­ti­mos años que aho­ra to­dos los gru­pos con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria –des­de la CUP has­ta el PP– pue­den en­con­trar­se en un con­sen­so bá­si­co so­bre las víc­ti­mas del fran­quis­mo? A mi pa­re­cer han pa­sa­do tres co­sas: el cam­bio generacional, el cam­bio de pers­pec­ti­va so­bre nues­tra his­to­ria in­me­dia­ta y el cam­bio en la per­cep­ción del do­lor de los que fue­ron ol­vi­da­dos para fun­da­men­tar los pac­tos de la tran­si­ción (que fue­ron fru­to de un con­tex­to muy de­ter­mi­na­do). Es­tos tres cam­bios se han pro­du­ci­do en el con­jun­to de Es­pa­ña, pe­ro só­lo en Ca­ta­lun­ya se ha con­cre­ta­do una ley de es­te ti­po. ¿Por qué las víc­ti­mas de An­da­lu­cía, de Ga­li­cia, de Va­len­cia, de As­tu­rias y del res­to de los te­rri­to­rios con­ti­núan en una es­pe­cie de agu­je­ro ne­gro don­de im­pe­ra el si­len­cio, la in­di­fe­ren­cia y las iner­cias na­ci­das del cli­ma de me­dia­dos de los años se­ten­ta?

El lec­tor pue­de en­sa­yar sus res­pues­tas. Qui­zás se­ría de­ma­sia­do atre­vi­do im­pro­vi­sar aho­ra y aquí una teo­ría para ex­pli­car es­ta ve­lo­ci­dad di­fe­ren­te al re­abrir el pa­sa­do para bus­car re­pa­ra­ción. No lo ha­ré. Pe­ro hay he­chos que de­ben te­ner­se en cuen­ta para va­lo­rar la ac­ti­tud de los dipu­tados ca­ta­la­nes. Ca­ta­lun­ya tu­vo un pa­pel re­le­van­te en la opo­si­ción a la dic­ta­du­ra (a pe­sar de la exis­ten­cia de no­to­rios fran­quis­tas ca­ta­la­nes) y en las di­ná­mi­cas que ace­le­ra­ron una tran­si­ción que era más in­cier­ta de lo que aho­ra se cuen­ta. El 15-J de 1977 las iz­quier­das ga­na­ron en las cir­cuns­crip­cio­nes ca­ta­la­nas y el re­torno de Ta­rra­de­llas, co­mo se ha ex­pli­ca­do tan­tas ve­ces, fue una ope­ra­ción úni­ca de co­ne­xión con la le­ga­li­dad re­pu­bli­ca­na. Por otra par­te, el cam­bio de men­ta­li­dad que ani­ma el pro­ce­so res­pon­de –tal vez– a la re­con­fi­gu­ra­ción de unos va­lo­res que re­ba­sa los am­bien­tes in­de­pen­den­tis­tas y que tie­ne un ca­riz trans­ver­sal. Es una hi­pó­te­sis.

En­zo Tra­ver­so nos ad­vier­te que “la me­mo­ria es una re­pre­sen­ta­ción del pa­sa­do que se cons­tru­ye en el pre­sen­te”. Aten­ción: re­pa­rar a las víc­ti­mas es con­di­ción ne­ce­sa­ria (in­dis­pen­sa­ble) para avan­zar, pe­ro es con­di­ción in­su­fi­cien­te para com­pren­der la den­si­dad que nos ha mo­de­la­do co­mo so­mos.

Que to­dos los par­ti­dos de la Cá­ma­ra ha­yan vo­ta­do es­ta ley es un ges­to que hon­ra a la de­mo­cra­cia ca­ta­la­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.