Con­tra la ley D’Hondt

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Coin­ci­do ple­na­men­te con lo ex­pre­sa­do por Àn­gel Sas­tre (“Po­lí­ti­cos pre­pa­ra­dos”, 26/VI/2017) en lo con­cer­nien­te a la es­ca­sa pre­pa­ra­ción y ca­pa­ci­ta­ción de mu­chos de los po­lí­ti­cos que ocu­pan pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en re­pre­sen­ta­ción del res­to de ciu­da­da­nos. Me pa­re­ce que se ha lle­ga­do a un pun­to en el que con­vie­ne reha­cer o re­fun­dar lo que lla­ma­mos de­mo­cra­cia. Los ciu­da­da­nos de­be­ría­mos ele­gir a nues­tros re­pre­sen­tan­tes con co­no­ci­mien­to pre­vio de a quién vo­ta­mos. O sea, lis­tas abier­tas, no vo­tar a un par­ti­do, sino a unas per­so­nas, en vir­tud de sus pro­yec­tos y de su pre­pa­ra­ción para lle­var­los a ca­bo.

Ade­más, no me va­le la vi­gen­te ley D’Hondt. ¿Por qué tie­ne que va­ler el do­ble –o más– el vo­to de­po­si­ta­do en un pue­blo o en otro?

Y pon­ga­mos aten­ción es­pe­cial al cre­cien­te abs­ten­cio­nis­mo. ¿Ma­yo­rías ab­so­lu­tas por ha­ber­les vo­ta­do dos de ca­da diez ciu­da­da­nos? (Véan­se re­cien­tes ejem­plos en Fran­cia o en Puer­to Ri­co). Lo di­cho, to­ca re­fun­dar la de­mo­cra­cia. Es­to no lo es.

TO­MÁS MAYRAL Sus­crip­tor Barcelona

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.