30.000 mi­llo­nes de tran­sis­to­res en el ta­ma­ño que ocu­pa una uña

La in­dus­tria crea chips ca­da vez más cer­ca de los lí­mi­tes del áto­mo

La Vanguardia - - TENDENCIAS - FRAN­CESC BRACERO

Tres com­pa­ñías lo­gran un pro­ce­sa­dor con tec­no­lo­gía de 5 na­nó­me­tros En po­cos años, los te­lé­fo­nos se­rán más po­ten­tes y gas­ta­rán mu­cha me­nos ba­te­ría La ley de Moo­re, que mar­ca la evo­lu­ción del chip, más cer­ca de que­dar su­pe­ra­da

La in­dus­tria de los pro­ce­sa­do­res ha evo­lu­cio­na­do tan rá­pi­do que es­tá ca­da vez más cer­ca de los lí­mi­tes fí­si­cos que per­mi­ten es­tos dis­po­si­ti­vos. Al me­nos, co­mo los co­no­ce­mos hoy. La tec­no­lo­gía de 10 na­nó­me­tros mar­ca el pre­sen­te in­me­dia­to de mi­nia­tu­ri­za­ción y ya exis­ten pro­ce­sos para al­can­zar los 7 na­nó­me­tros, pe­ro una in­ves­ti­ga­ción con­jun­ta de IBM, Glo­ba­lFoun­dries y Sam­sung ha lo­gra­do me­ter ya 30.000 mi­llo­nes de tran­sis­to­res en un chip del ta­ma­ño de una uña gra­cias a una nue­va tec­no­lo­gía de 5 na­nó­me­tros.

Un na­nó­me­tro equi­va­le a una mi­llo­né­si­ma par­te de un mi­lí­me­tro. En la fa­bri­ca­ción de chips se uti­li­za es­ta me­di­da para me­dir la se­pa­ra­ción en­tre los tran­sis­to­res, que son las puer­tas ló­gi­cas bá­si­cas en el tra­ta­mien­to de la in­for­ma­ción.

Una ana­lo­gía para com­pren­der la di­fi­cul­tad de al­can­zar es­ta tec­no­lo­gía es que la pa­red de una cé­lu­la mi­de unos 10 na­nó­me­tros. El ta­ma­ño de un áto­mo tí­pi­co es de 0,32 na­nó­me­tros, por lo que el lí­mi­te al que lle­ga es­ta tec­no­lo­gía se­ría de unos 15 áto­mos.

Cual­quie­ra de los te­lé­fo­nos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que lle­va­mos en nues­tros bol­si­llos lle­va nu­me­ro­sos chips que con­tro­lan di­ver­sas fun­cio­nes del mó­vil. La tec­no­lo­gía que sue­len lle­var es la de 14 na­nó­me­tros. La re­duc­ción del ta­ma­ño de los chips y el au­men­to de sus tran­sis­to­res per­mi­ti­rán en un fu­tu­ro pró­xi­mo dis­po­si­ti­vos más pe­que­ños, me­nor can­ti­dad de ener­gía ne­ce­sa­ria para fun­cio­nar y más ve­lo­ci­dad de pro­ce­so.

To­do eso sig­ni­fi­ca­rá en po­cos años que los mó­vi­les, por ejem­plo, op­ti­mi­za­rán el gas­to de ba­te­ría has­ta ha­cer nor­mal una du­ra­ción de unos tres días por ca­da re­car­ga y una ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to su­pe­rior en un 40% a la de los me­jo­res chips ac­tua­les.

Si lle­va­mos es­tas me­jo­ras a cual­quier otro dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co, ca­be es­pe­rar que la mi­nia­tu­ri­za­ción abri­rá nue­vos cam­pos, des­de los wea­ra­bles –ar­ti­lu­gios para lle­var en­ci­ma–, ya sean pul­se­ras o pren­das de ves­tir. El cam­po mé­di­co, ofre­ce­rá po­si­bi­li­da­des has­ta ha­ce po­co inima­gi­na­bles. Una de las vías tec­no­ló­gi­cas que abre la pro­gre­si­va mi­nia­tu­ri­za­ción de los pro­ce­sa­do­res es el de los na­no­rro­bots, que po­drían ac­tuar en el in­te­rior del cuer­po para so­lu­cio­nar pro­ble­mas.

Gor­don Moo­re, co­fun­da­dor de la com­pa­ñía In­tel, pre­di­jo en 1965 el pa­trón re­gu­lar de tiem­po –un año– en el que se do­bla­ría el nú­me­ro de tran­sis­to­res en las tar­je­tas im­pre­sas. En 1971 se in­ven­ta­ron los chips y el pla­zo, hoy co­no­ci­do co­mo ley de Moo­re, que­dó es­ta­ble­ci­do en dos años, un pe­rio­do que, con li­ge­ros des­fa­ses, se ha cum­pli­do has­ta el día de hoy. El re­su­men es que el pro­ce­sa­dor más no­ve­do­so de la ac­tua­li­dad co­men­za­rá a es­tar des­fa­sa­do den­tro de dos años.

Es­tos avan­ces son esen­cia­les en la tec­no­lo­gía de los su­per­or­de­na­do­res. Los chips con ma­yor ve­lo­ci­dad de pro­ce­so y me­nor con­su­mo y tem­pe­ra­tu­ra in­cre­men­ta­rán de for­ma no­ta­ble su po­ten­cia. El lí­mi­te en mi­nia­tu­ri­za­ción es­ta­rá en el áto­mo. Ahí se aca­ba­rá la ley de Moo­re y co­men­za­rá la compu­tación cuán­ti­ca. Pe­ro esa es otra his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.