Un año más en Gi­ro­na

La Vanguardia - - TENDENCIAS - Ma­rián­gel Al­cá­zar

Des­pués de la tem­pes­tad, vie­ne la cal­ma. El miér­co­les, la Zar­zue­la se vio azo­ta­da por vien­tos ali­sios, pro­pios de un ve­rano cá­li­do, que arran­ca­ron des­de los tó­rri­dos co­rri­llos del Con­gre­so con­vir­tien­do la au­sen­cia del rey Juan Carlos en la con­me­mo­ra­ción del 40.º aniver­sa­rio de las pri­me­ras elec­cio­nes en una in­tri­ga pa­la­cie­ga. Ayer, sin em­bar­go, la po­lé­mi­ca ya ha­bía aban­do­na­do el es­pa­cio real, aun­que se­guía en los lla­ma­dos men­ti­de­ros ca­pi­ta­li­nos, y los Re­yes lle­ga­ron a Gi­ro­na para cum­plir con su ci­ta anual con la Fun­da­ción Prin­ce­sa de Gi­ro­na sin que se echa­ra de me­nos a na­die. Car­les Puig­de­mont, que, co­mo al­cal­de de Gi­ro­na, es­tu­vo du­ran­te cua­tro años di­rec­ta­men­te im­pli­ca­do en el desa­rro­llo de los ac­tos de la Fun­da­ció, re­ci­bió ayer, co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, al Rey sin que, apa­ren­te­men­te, el anun­cio del re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta para el 1 de oc­tu­bre res­ta­ra pre­sión al apre­tón de ma­nos que el Je­fe del Es­ta­do y el je­fe del eje­cu­ti­vo ca­ta­lán se die­ron a las puer­tas del Au­di­to­ri de Gi­ro­na. Una nor­ma­li­dad ins­ti­tu­cio­nal que se ex­ten­dió a la pre­sen­cia, jun­to a los Re­yes, de la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Do­lors Mon­tse­rrat, el de­le­ga­do del Go­bierno, En­ric Mi­llo, y la al­cal­de­sa de Gi­ro­na, Mar­ta Ma­dre­nas, así co­mo la di­rec­to­ra de la Fun­da­ció, Mónica Mar­ga­rit.

Los Re­yes, que hoy es­ta­rán en los

di­fe­ren­tes ta­lle­res or­ga­ni­za­dos en torno al pro­gra­ma Có­mo se edu­ca el

ta­len­to em­pren­de­dor, en­tre­ga­ron ayer los pre­mios Prin­ce­sa de Gi­ro­na a cin­co jó­ve­nes: Héc­tor Gómez, experto en in­ge­nie­ría compu­tacio­nal; Juan Za­mo­ra, ar­tis­ta; Miriam Re­yes, edu­ca­do­ra, y Da­mià Tor­mo, em­pren­de­dor y bio­quí­mi­co y la oe­ne­gé bri­tá­ni­ca Teach a Man to Fish (en­se­ña a un hom­bre a pes­car). El Rey, con la re­sa­ca del dis­cur­so ins­ti­tu­cio­nal que el miér­co­les pro­nun­ció en el Con­gre­so, pa­seó ano­che por un te­rreno que ha he­cho su­yo, con un men­sa­je de cor­te hu­ma­nis­ta, com­pro­me­ti­do con la educación y las opor­tu­ni­da­des.

El Rey hi­zo al fi­nal de su dis­cur­so una pro­fe­sión de fe y un can­to de es­pe­ran­za. Ma­ni­fes­tó, de­lan­te de Puig­de­mont su com­pro­mi­so de la Fun­da­ció con Gi­ro­na y con Ca­ta­lun­ya, “que sig­ni­fi­ca creer en es­ta tie­rra y amar­la”, y se mos­tró con­ven­ci­do de que “el año que vie­ne, cuan­do nos vol­va­mos a ver, ten­dre­mos la oca­sión de re­afir­mar ese com­pro­mi­so con los va­lo­res en los que se ba­sa el pro­gre­so de Ca­ta­lun­ya y, por tan­to, el pro­gre­so de Es­pa­ña”. Ade­más, para com­ple­tar la ju­ga­da, no se ol­vi­dó de fe­li­ci­tar al Gi­ro­na FC por su as­cen­so a Pri­me­ra Di­vi­sión.

El Rey afir­ma an­te Puig­de­mont que el com­pro­mi­so con Ca­ta­lun­ya es “creer en es­ta tie­rra y amar­la”

PE­RE DURAN / NORD ME­DIA

Los Re­yes, con Puig­de­mont y la mi­nis­tra Mon­tse­rrat, en­tre­gan­do uno de los pre­mios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.