Ocu­pa­ción en la Bar­ce­lo­ne­ta

Una mu­jer mal­ven­de su pi­so ocu­pa­do al no po­der re­cu­pe­rar­lo y ver­se aho­ga­da por las deu­das

La Vanguardia - - VIVIR - DA­VID GUE­RRE­RO

No to­do son pi­sos tu­rís­ti­cos en la Bar­ce­lo­ne­ta ni al­qui­le­res desor­bi­ta­dos al al­can­ce de unos po­cos. Nuria Gon­zá­lez al­qui­la­ba su quart

de ca­sa reha­bi­li­ta­do por 400 eu­ros para cu­brir los gas­tos de la hi­po­te­ca mien­tras vi­vía en Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria por mo­ti­vos la­bo­ra­les. El in­qui­lino an­te­rior era buen pa­ga­dor... has­ta que de­jó de cum­plir men­sual­men­te. Al ca­bo de un tiem­po de im­pa­gos se fue.

El pi­so que­dó va­cío y la pro­pie­ta­ria ne­ce­si­ta­ba una im­por­tan­te can­ti­dad de di­ne­ro para ha­cer fren­te a las deu­das acu­mu­la­das por su ex­ma­ri­do, al que ava­ló en su mo­men­to. Por eso, muy a su pe­sar, a fi­na­les de ma­yo de­ci­dió po­ner el pi­so a la ven­ta. La Cam­bra de la Pro­pie­tat Ur­ba­na de Barcelona asu­mió el en­car­go. Po­cos días des­pués, cuan­do fue­ron a re­vi­sar que to­do es­ta­ba en or­den para en­se­ñar­lo a un po­si­ble in­tere­sa­do se en­con­tra­ron con la ce­rra­du­ra cam­bia­da y rui­dos den­tro del in­mue­ble. Es­ta­ba ocu­pa­do.

Pa­re­cía que el an­te­rior in­qui­lino se ha­bía ido por las bue­nas, pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra sus lla­ves aca­ba­ron en ma­nos de una de las ban­das or­ga­ni­za­das que ocu­pan pi­sos y pos­te­rior­men­te re­ven­den las lla­ves. Por 1.000 eu­ros, un tal Moha­med le ofre­ció a un pes­ca­dor y su fa­mi­lia el ac­ce­so al pi­so de 35 me­tros cua­dra­dos en una de las ca­lles de la Bar­ce­lo­ne­ta más au­tén­ti­ca.

La gran ma­yo­ría de vi­vien­das ocu­pa­das en Ca­ta­lun­ya per­te­ne­cen a ban­cos. Las en­ti­da­des es­tán acos­tum­bra­das a tra­tar es­tos ca­sos con la ad­mi­nis­tra­ción pe­ro cuan­do es un pro­pie­ta­rio par­ti­cu­lar el que se en­cuen­tra su pi­so ocu­pa­do lo tie­ne más di­fí­cil. Lo pri­me­ro que hi­zo Nuria fue de­nun­ciar­lo a los Mos­sos d’Es­qua­dra. La vía ju­di­cial le lle­va­ría, co­mo mí­ni­mo, un año. Ha­bía un com­pra­dor in­tere­sa­do y ella ne­ce­si­ta­ba el di­ne­ro, así que de­ci­dió to­mar­se la jus­ti­cia por su mano. “En el buen sen­ti­do de la pa­la­bra”, apun­ta.

Se pre­sen­tó en la fin­ca y ha­bló con la mu­jer que le abrió la puer­ta. Le ofre­ció 3.000 eu­ros para que se fue­ran de su ca­sa y pu­die­ran bus­car otra co­sa. Pa­re­cía fá­cil, la mu­jer acep­tó el trato in­me­dia­ta­men­te. La tar­de del mar­tes lo iban a ha­cer efec­ti­vo y Nuria te­nía pen­sa­do que­dar­se a dor­mir en el que ha­bía si­do su ho­gar du­ran­te unos años para ase­gu­rar­se de que no en­tra­ba na­die más has­ta que se for­ma­li­za­ra el con­tra­to de ven­ta. Pe­ro al lle­gar allí se en­con­tró a un hom­bre que de muy ma­las ma­ne­ras le di­jo que no que­rían ese di­ne­ro, que te­nían una ni­ña pe­que­ña y no pen­sa­ban ir­se, que los ten­drían que echar a pa­ta­das co­mo ya fue­ron ex­pul­sa­dos de la an­te­rior vi­vien­da ocu­pa don­de ha­bi­ta­ron du­ran­te unos me­ses en Ba­da­lo­na...

Nuria se de­rrum­bó. Ha­bía via­ja­do has­ta Barcelona con el di­ne­ro pres­ta­do de unos ami­gos para po­der re­sol­ver el pro­ble­ma y con­se­guir sal­dar las deu­das que no le de­jan dor­mir por las no­ches. En 2006 se hi­po­te­có para ad­qui­rir la vi­vien­da en la que pa­só al­guno de sus me­jo­res mo­men­tos pe­ro tam­bién de los peo­res. Ahí re­si­dió du­ran­te los me­ses que es­tu­vo re­ci­bien­do tra­ta­mien­to para su­pe­rar un tu­mor ce­re­bral ya cu­ra­do.

La ilu­sión de su vi­da, di­ce Nuria, se­ría vol­ver al­gún día a Barcelona pe­ro ha re­nun­cia­do a ello. “La Bar­ce­lo­ne­ta se les ha ido de las ma­nos, ten­go un sen­ti­mien­to de de­sen­can­to ha­cia una ciu­dad que siem­pre he ama­do”, la­men­ta es­ta hi­ja de un ca­na­rio y una man­re­sa­na que cre­ció a ca­ba­llo de am­bas tie­rras.

La de­ses­pe­ra­ción por con­se­guir un di­ne­ro que ne­ce­si­ta y el te­mor a no po­der ha­cer fren­te a na­da y que

el pi­so aca­ba­ra en ma­nos del banco la lle­vó a mal­ven­der ayer el pi­so con la fa­mi­lia ocu­pa den­tro. El com­pra­dor ha apro­ve­cha­do la cir­cuns­tan­cia para sa­car­le una re­ba­ja tan gran­de que nin­gu­na de las par­tes im­pli­ca­das se atre­ve a ha­cer pú­bli­ca.

El ge­ren­te de la Cam­bra de la Pro­pie­tat Ur­ba­na, Òs­car Gor­gues, pi­de so­lu­cio­nes con­tun­den­tes a la ad­mi­nis­tra­ción. “No se pue­de pri­var a una per­so­na de su vi­vien­da por­que la fa­mi­lia que lo ocu­pa es­té muy ne­ce­si­ta­da”, di­ce Gor­gues, que apun­ta a la fal­ta de vi­vien­da pú­bli­ca para ca­sos vul­ne­ra­bles co­mo uno de los gran­des pro­ble­mas de la ciu­dad.

Si el nue­vo pro­pie­ta­rio si­gue la vía le­gal, no po­drá en­trar en la vi­vien­da que aca­ba de ad­qui­rir has­ta den­tro de un año, co­mo mí­ni­mo. Nuria co­gió un vue­lo ayer por la tar­de ha­cia las is­las Ca­na­rias con la tran­qui­li­dad de fre­nar las deu­das que la aho­gan pe­ro con el mal sa­bor de bo­ca de no ha­ber po­di­do des­pe­dir­se de su pi­so.

DA­VID AIROB

Nuria Gon­zá­lez en la puer­ta de la pro­pie­dad ocu­pa­da en una de las ca­lles del ba­rrio ma­ri­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.