‘Spa­nish are dif­fe­rent’

Las no­ta­bles di­fe­ren­cias au­to­nó­mi­cas que exis­ten en fi­nan­cia­ción, in­fra­es­truc­tu­ras y ser­vi­cios des­mien­ten la su­pues­ta igual­dad de to­dos los es­pa­ño­les.

La Vanguardia - - SUMARIO - CAR­LES CAS­TRO Bar­ce­lo­na

La igual­dad de los es­pa­ño­les es un ob­je­ti­vo que pa­re­ce ob­se­sio­nar a to­dos los go­bier­nos cen­tra­les, in­clu­so a aque­llos cu­ya ideo­lo­gía se opo­ne abier­ta­men­te al igua­li­ta­ris­mo. Y, de pa­so, la igual­dad es uno de los prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos del in­mo­vi­lis­mo au­to­nó­mi­co. Sin em­bar­go, la su­pues­ta igual­dad de los es­pa­ño­les es uno de los mi­tos que peor se sos­tie­nen cuan­do se los con­fron­ta con la reali­dad. Di­fe­ren­tes ni­ve­les de fi­nan­cia­ción, dis­tin­ta do­ta­ción en in­fra­es­truc­tu­ras, desigual ca­li­dad en los ser­vi­cios pú­bli­cos… Un sim­ple re­pa­so de los dis­tin­tos in­di­ca­do­res au­to­nó­mi­cos de­ja al des­cu­bier­to la mag­ni­tud de esa de­sigual­dad.

Pa­ra em­pe­zar, la de­sigual­dad es es­pe­cial­men­te vi­si­ble en­tre las co­mu­ni­da­des de ré­gi­men co­mún –Ca­ta­lun­ya por ejem­plo– y las de ré­gi­men foral (País Vas­co y Na­va­rra, que se fi­nan­cian di­rec­ta­men­te con los im­pues­tos que re­cau­dan, que son ca­si to­dos). Es ver­dad que es­tas úl­ti­mas su­po­nen só­lo un 6% de la po­bla­ción y me­nos del 8% del pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) es­pa­ñol. Sin em­bar­go, al­gu­nos in­di­ca­do­res muy vin­cu­la­dos a la ca­li­dad de los ser­vi­cios pú­bli­cos re­fle­jan un ni­vel de de­sigual­dad cla­mo­ro­so. Por ejem­plo, en gasto sa­ni­ta­rio por ha­bi­tan­te, el País Vas­co es la au­to­no­mía que más in­vier­te (más de 1.600 eu­ros según da­tos del 2015), has­ta el pun­to de su­pe­rar en un 60% a la que me­nos di­ne­ro des­ti­na: An­da­lu­cía (1.090 eu­ros por ha­bi­tan­te). Y una dis­tan­cia si­mi­lar se apre­cia en el gasto pú­bli­co por alumno en en­se­ñan­zas no uni­ver­si­ta­rias. Mien­tras el País Vas­co gas­ta ca­si 9.000 eu­ros por alumno, la me­dia es­pa­ño­la se si­túa en po­co más de 5.000.

Sin em­bar­go, Na­va­rra y Eus­ka­di no son los úni­cos te­rri­to­rios con un ré­gi­men fis­cal di­fe­ren­cia­do. Tam­bién Ca­na­rias –por su in­su­la­ri­dad– go­za de un ré­gi­men eco­nó­mi­co es­pe­cial, con el ob­je­ti­vo de “man­te­ner una sig­ni­fi­ca­ti­va me­nor pre­sión fis­cal que el res­to de Es­pa­ña”.

Aho­ra bien, la de­sigual­dad se re­pro­du­ce tam­bién en­tre las au­to­no­mías de ré­gi­men co­mún… aun­que no siem­pre en la mis­ma di­rec­ción. En mu­chos ca­sos, ade­más, las di­fe­ren­cias vie­nen de­ter­mi­na­das por el uso de las com­pe­ten­cias y de los re­cur­sos que ha­ce ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. Por ejem­plo, el gasto pú­bli­co por alumno si­túa a Ca­ta­lun­ya en la par­te ba­ja de la ta­bla (4.746 eu­ros), a una dis­tan­cia si­de­ral del País Vas­co, Na­va­rra, Can­ta­bria, As­tu­rias y Ga­li­cia (to­das muy por en­ci­ma de los 6.000 eu­ros por alumno). Pe­ro la co­la la ocu­pan Madrid, An­da­lu­cía y Cas­ti­lla-La Man­cha (con 4.500 eu­ros por alumno). Y es­to re­per­cu­te en el nú­me­ro de es­co­la­res por pro­fe­sor: más de 13 en An­da­lu­cía y Ca­ta­lun­ya, y más de 14 en Madrid, pe­ro me­nos de 11 en Ga­li­cia o As­tu­rias. A lo que hay que aña­dir un da­to que in­flu­ye en la com­ple­ji­dad del re­to edu­ca­ti­vo: Ca­ta­lun­ya y Madrid tie­nen uno de los ma­yo­res por­cen­ta­jes de alum­na­do ex­tran­je­ro de Es­pa­ña (en­tre el 11% y el 13%), mien­tras que Ga­li­cia só­lo so­por­ta un 2,6%.

Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo de esos da­tos es que los peo­res re­gis­tros sue­len pro­du­cir­se en las co­mu­ni­da­des que más apor­tan al PIB es­pa­ñol: Ca­ta­lun­ya (19%), Madrid (18,9%), An­da­lu­cía (13,3%) y Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na (9,4%). Ese con­tras­te se acen­túa en el ám­bi­to del gasto sa­ni­ta­rio por ha­bi­tan­te. Al mar­gen del ca­so ya men­cio­na­do de An­da­lu­cía, las co­mu­ni­da­des de Madrid (con 1.243 eu­ros), Va­len­cia (con 1.308) y Ca­ta­lun­ya (con 1.312) se si­túan en la ban­da ba­ja de la ta­bla (pues­tos 16, 12 y 11, res­pec­ti­va­men­te). En la ban­da al­ta, ade­más del País Vas­co, fi­gu­ran As­tu­rias (1.526 eu­ros), Na­va­rra (1.510) y Ex­tre­ma­du­ra (1.501).

¿Tie­nen al­go que ver esas di­fe­ren­cias de gasto con las ne­ce­si­da­des ob­je­ti­vas de ca­da te­rri­to­rio? Las ta­sas de po­bre­za po­drían ser un in­di­ca­dor al res­pec­to. Pe­ro An­da­lu­cía, que es la que me­nos gas­ta en sanidad por ha­bi­tan­te (y que es­tá en los lu­ga­res de co­la en lo re­la­ti­vo al gasto edu­ca­ti­vo por alumno), es pre­ci­sa­men­te la au­to­no­mía que en­ca­be­za el ran­king de po­bre­za: un 35,7% en el 2015, se­gui­da de Mur­cia (31,8%), Ex­tre­ma­du­ra (29%) y Ca­na­rias (28,5%). En el la­do pues­to, los te­rri­to­rios con me­nor ni­vel de po­bre­za son las dos au­to­no­mías fo­ra­les (Na­va­rra, 9,6%, y País Vas­co (10,9%), se­gui­dos de Ca­ta­lun­ya (13,9%) y Ara­gón (14,4%). Madrid (15,1%) ocu­pa la sex­ta pla­za.

El des­em­pleo po­dría ser otro in­di­ca­dor de la si­tua­ción so­cial de ca­da co­mu­ni­dad. Y ahí, de nue­vo, las au­to­no­mías fo­ra­les (Na­va­rra y País Vas­co) mues­tran los me­jo­res in­di­ca­do­res, con ta­sas de pa­ro en torno al 11% (que com­par­ten con La Rio­ja y Ara­gón), mien­tras que las peor co­lo­ca­das son Ex­tre­ma­du­ra y An­da­lu­cía, con por­cen­ta­jes por en­ci­ma del 25%. Ca­ta­lun­ya y Madrid se si­túan en la zo­na me­dia, con ín­di­ces de pa­ro del 13%, cua­tro puntos por de­ba­jo de la me­dia es­ta­tal. La pa­ra-

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia se re­gis­tra en­tre las co­mu­ni­da­des fo­ra­les y las de ré­gi­men co­mún Eus­ka­di, Na­va­rra y As­tu­rias, los que más gas­tan; An­da­lu­cía y Madrid, los que me­nos

do­ja, una vez más, re­si­de en el he­cho de que las au­to­no­mías que dis­po­nen de más re­cur­sos pú­bli­cos son, jus­ta­men­te, las que me­nos po­bre­za y des­em­pleo pa­de­cen.

¿Qué in­di­ca­do­res po­drían ex­pli­car, en­ton­ces, el ma­les­tar y la desafec­ción ca­ta­la­na? ¿O aca­so no es só­lo una cues­tión de di­ne­ro? Al­gu­nas ci­fras re­ve­lan una he­te­ro­ge­nei­dad en el des­plie­gue de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que po­dría ali­men­tar el sen­ti­mien­to de agra­vio. Por ejem­plo, la dis­tri­bu­ción te­rri­to­rial de los em­plea­dos pú­bli­cos. Es ver­dad que Ca­ta­lun­ya es la ter­ce­ra co­mu­ni­dad con más efec­ti­vos al ser­vi­cio de la ad­mi­nis­tra­ción (más de 300.000), por de­trás de An­da­lu­cía (ca­si 460.000) y Madrid (con cer­ca de 400.000). Pe­ro en tér­mi­nos re­la­ti­vos, mien­tras en Ca­ta­lun­ya hay 40 em­plea­dos pú­bli­cos por ca­da mil ha­bi­tan­tes, en Ex­tre­ma­du­ra hay 82, y en Ara­gón, Cas­ti­lla y León y Madrid hay más de 60. Y el res­to de las au­to­no­mías, sal­vo la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na (con 45 por ca­da 1.000 ha­bi­tan­tes), cuen­tan con más de 50 em­plea­dos pú­bli­cos por ca­da mil ha­bi­tan­tes.

En apa­rien­cia, las ci­fras que ex­pli­ca­rían me­jor el sen­ti­mien­to ob­je­ti­vo de agra­vio se si­túan en el ám­bi­to his­tó­ri­co de las in­fra­es­truc­tu­ras. Y ello más allá de un mo­de­lo ra­dial que per­mi­te via­jar en al­ta ve­lo­ci­dad de Cuen­ca a Al­ba­ce­te o de Se­go­via a Zamora, pe­ro no de Va­len­cia a Bar­ce­lo­na (don­de to­da­vía que­da al­gún tra­mo de vía úni­ca co­mo ocu­rría en bue­na par­te de las lí­neas en­tre Za­ra­go­za y Bar­ce­lo­na an­tes de la aper­tu­ra del AVE). El nú­cleo del pro­ble­ma se ha ve­ni­do si­tuan­do en el ca­pí­tu­lo de las in­ver­sio­nes. Y si al­go re­fle­ja me­jor que na­da esas de­sigual­da­des es la red de ca­rre­te­ras es­ta­ta­les y au­to­nó­mi­cas. Con da­tos del 2015, la co­rre­la­ción en­tre au­to­vías li­bres y au­to­pis­tas de pea­je brin­da la me­jor ima­gen del agra­vio com­pa­ra­ti­vo. Mien­tras Ca­ta­lun­ya cuen­ta con la red de pa­go más ex­ten­sa de Es­pa­ña (633 ki­ló­me­tros, cua­tro ve­ces más que Madrid , el tri­ple que An­da­lu­cía y am­bas Cas­ti­llas o el do­ble que Ga­li­cia, cu­ya su­per­fi­cie es si­mi­lar), sus ki­ló­me­tros de au­to­vía (815) su­po­nen ca­si una ter­ce­ra par­te de los cons­trui­dos en An­da­lu­cía o Cas­ti­lla y León, la mi­tad que en Cas­ti­lla-La Man­cha y só­lo un 30% más que en Madrid, pe­se a que Ca­ta­lun­ya cua­dru­pli­ca su su­per­fi­cie.

Y otro ejem­plo vis­to­so de la dis­cri­mi­na­ción in­ver­so­ra se apre­cia en el tra­to que re­ci­be el ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na en con­tras­te con el de Madrid, pe­se a que El Prat re­gis­tra un trá­fi­co de pa­sa­je­ros (44 mi­llo­nes anua­les) muy cer­cano al de Ba­ra­jas (50 mi­llo­nes) y unos re­sul­ta­dos (339 mi­llo­nes de eu­ros) muy por en­ci­ma de los de Madrid (27 mi­llo­nes). La in­ver­sión en Ba­ra­jas pa­ra los pró­xi­mos cua­tro años, en cam­bio, tri­pli­ca la des­ti­na­da a El Prat.

El gráfico di­bu­ja una ra­dio­gra­fía com­ple­ta de esa Es­pa­ña desigual. Pe­ro los nú­me­ros no lo di­cen to­do. La desafec­ción ca­ta­la­na tie­ne tam­bién que ver con su ni­vel de au­to­go­bierno y el res­pe­to a su iden­ti­dad.

Ca­ta­lun­ya tie­ne la red de pea­jes más ex­ten­sa de Es­pa­ña, el tri­ple que An­da­lu­cía o las Cas­ti­llas Madrid, País Vas­co, Na­va­rra y Ca­ta­lun­ya li­de­ran el PIB per cá­pi­ta y Ex­tre­ma­du­ra lo cie­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.