La con­ni­ven­cia de Co­lau con el in­de­pen­den­tis­mo irrita al PSC

Los so­cia­lis­tas lle­van a la Fis­ca­lía las ame­na­zas re­ci­bi­das por sus al­cal­des

La Vanguardia - - POLÍTICA - RAÚL MONTILLA Bar­ce­lo­na

Ha­ce se­ma­nas que la am­bi­güe­dad de la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau, res­pec­to el 1-O mo­les­ta en el PSC. Pe­ro el ges­to de ayer, su apo­yo a los edi­les ci­ta­dos por la Fis­ca­lía, y sus pa­la­bras ase­gu­ran­do que son ob­je­to de “per­se­cu­ción” e “in­ti­mi­da­ción”, cuan­do los al­cal­des so­cia­lis­tas es­tán re­ci­bien­do, in­clu­so, ame­na­zas de muer­te, por no co­la­bo­rar en una con­sul­ta de­cla­ra­da ile­gal por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, ha irri­ta­do y mu­cho al PSC.

“El Ayun­ta­mien­to es ca­sa de to­dos/as. Hoy más que nun­ca mi pen­sa­mien­to es­tá con los al­cal­des y con las al­cal­de­sas so­cia­lis­tas que su­fren pre­sio­nes y ame­na­zas”, es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter el se­gun­do te­nien­te de al­cal­de de la ciu­dad, Jau­me Coll­bo­ni (tam­bién di­ri­gen­te del área mu­ni­ci­pal del PSC), jus­to cuan­do la al­cal­de­sa de la ca­pi­tal ca­ta­la­na mos­tra­ba su “so­li­da­ri­dad” fren­te a los a los elec­tos in­de­pen­den­tis­tas. “Co­lau=Apo­yo a los al­cal­des que se sal­tan la ley + Nin­gún ges­to pa­ra los al­cal­des so­cia­lis­tas ame­na­za­dos y aco­sa­dos por res­pe­tar la ley”, se que­jó tam­bién a tra­vés de las re­des so­cia­les el siem­pre pre­ca­vi­do secretario de or­ga­ni­za­ción del PSC, Sal­va­dor Illa.

“Se es­tán dan­do ca­sos de ver­da­de­ro aco­so. Y ya no só­lo a al­cal­des y a con­ce­ja­les, sino tam­bién a mi­li­tan­tes”, apun­tan fuen­tes del PSC en el área me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na, aun­que la in­ten­si­dad de la pre­sión no es igual en to­das par­tes: Un edil de una gran ciu­dad pue­de re­ci­bir mu­chos más in­sul­tos que el una po­bla­ción más pe­que­ña, pe­ro el de es­ta úl­ti­ma re­ci­be ma­yor pre­sión tan só­lo sa­lir por la puer­ta de su ca­sa.

So­cia­lis­tas de al­gu­nas fe­de­ra­cio­nes, co­mo los de las co­mar­cas de Llei­da, Pi­ri­neo y Aran ha­blan in­clu­so de una “per­se­cu­ción po­lí­ti­ca”, im­pues­ta por la Ge­ne­ra­li­tat “pa­ra es­con­der el fra­ca­so del re­fe­rén­dum del 1-O”.

El PSC lle­va días re­co­pi­lan­do in­sul­tos y ame­na­zas que, le­jos de ir a la ba­ja, au­men­tan ca­da día. Ver­ti­das en re­des so­cia­les, a tra­vés de pin­ta­das o car­te­les, así co­mo men­sa­jes de tex­to o gri­ta­das des­de la ca­lle, al­gu­nas ame­na­zas las han tras­la­da­do a Fis­ca­lía. Co­mo el men­sa­je que re­ci­bió el al­cal­de de Ba­gà, en el que se de­cía que los so­cia­lis­tas “no de­be­rían ni po­der sa­lir de ca­sa”, ha­bría que “de­co­mi­sar­les to­dos sus bie­nes”, dar­les “una bue­na pa­li­za” o, in­clu­so, “fu­si­lar­los”.

Si a la al­cal­de­sa de San­ta Co­lo­ma, Nú­ria Par­lon, la han lla­ma­do, en­tre otras co­sas, “char­ne­ga de mier­da”; el de Te­rras­sa, Jor­di Ba­llart, ha si­do ob­je­to de una ver­da­de­ra cam­pa­ña de aco­so. “Me han di­cho que soy un

bo­ti­fler, un ven­di­do, un co­bar­de, un ca­gue­ta y un trai­dor”, de­nun­ció él mis­mo días atrás. La si­tua­ción es­tá ha­cien­do, in­clu­so, que al­gu­nos di­ri­gen­tes ha­yan in­cre­men­ta­do su se­gu­ri­dad per­so­nal.

So­bre es­ta cues­tión, se pro­nun­ció ayer la lí­der de los so­cia­lis­tas vas­cos, Idoia Men­dia, que apun­tó que “los in­sul­tos, las coac­cio­nes y las pre­sio­nes es­tán crean­do un ambiente (en Ca­ta­lun­ya) que, por des­gra­cia, re­cuer­da al vi­vi­do en los ayun­ta­mien­tos vas­cos no ha­ce tan­to”. El lí­der del PSC, Mi­quel Ice­ta, la­men­tó a tra­vés de su vi­deo­blog que se es­té pi­dien­do ex­pli­ca­cio­nes a sus al­cal­des por cum­plir la ley.

Idoia Men­dia (PSE) di­ce que el ambiente que se es­tá crean­do en Ca­ta­lun­ya le re­cuer­da al vi­vi­do en Eus­ka­di

MANÉ ES­PI­NO­SA

El se­gun­do te­nien­te de al­cal­de de Bar­ce­lo­na y lí­der mu­ni­ci­pal del PSC, Jau­me Coll­bo­ni, en un ac­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.