Cassini

La Vanguardia - - OPINIÓN - Pi­lar Raho­la

El uni­ver­so es, sin du­da, la ma­dre de to­das las pre­gun­tas, la in­cóg­ni­ta pri­me­ra y fi­nal

Ma­nías que ten­go, y una de ellas es la de sa­ber la his­to­ria que se es­con­de de­trás de los nom­bres que po­nen a sa­té­li­tes, pla­ne­tas, es­tre­llas y to­do lo que cir­cu­la por el uni­ver­so. Con­fie­so, en la previa, que soy una enamo­ra­da de la as­tro­no­mía, en la me­di­da jus­ta en la que un pro­fano pue­de lle­gar a en­ten­der. Pe­ro to­dos esos des­cu­bri­mien­tos, ese afán de ir más allá, de res­pon­der a vie­jas pre­gun­tas y for­mu­lar otras nue­vas, esa in­que­bran­ta­ble vo­lun­tad del ser hu­mano por el co­no­ci­mien­to, me re­sul­ta fas­ci­nan­te. So­mos se­res ob­se­si­va­men­te cu­rio­sos, in­ca­pa­ces de aban­do­nar el de­seo de res­pues­tas. Y el uni­ver­so es, sin du­da, la ma­dre de to­das las pre­gun­tas, la in­cóg­ni­ta pri­me­ra y fi­nal.

En es­tas, pues, he bus­ca­do los mo­ti­vos del nom­bre Cassini con el que se bau­ti­zó la sonda es­pa­cial que par­tió ha­ce vein­te años, que du­ran­te tre­ce ha or­bi­ta­do por Sa­turno y cu­yo via­je fi­nal ha cul­mi­na­do es­tre­llán­do­se en el pla­ne­ta. A ella se de­ben mi­llo­nes de da­tos que los cien­tí­fi­cos tar­da­rán dé­ca­das en des­ci­frar, y las imá­ge­nes que ha en­via­do du­ran­te es­te lar­go via­je han cam­bia­do pa­ra siem­pre el co­no­ci­mien­to de Sa­turno y, so­bre to­do, de sus ani­llos y sus ex­tra­ñas lu­nas. Acon­se­jo, pa­ra los aman­tes de la be­lle­za, un pa­seo por ese es­plén­di­do ál­bum de fo­tos de la luna Ti­tán, de las co­lo­ri­das tor­men­tas en Sa­turno, de la pe­que­ña luna Mi­mas y, so­bre to­do, del es­plén­di­do pai­sa­je de géi­se­res de la luna En­cé­la­do, el más fas­ci­nan­te de los sa­té­li­tes de Sa­turno. Los cien­tí­fi­cos con­si­de­ran que las re­ve­la­cio­nes que Cassini ha da­do de En­cé­la­do, son de una im­por­tan­cia vi­tal, tan­to por el des­cu­bri­mien­to de pe­na­chos ri­cos en agua co­mo por los cho­rros de va­por de agua de sus más de cien géi­se­res, o, so­bre to­do, el gran océano de agua des­cu­bier­to en su po­lo sur.

De­cía, pues que he bus­ca­do los mo­ti­vos del nom­bre Cassini y la bús­que­da me ha llevado a una fa­mi­lia en­te­ra de gran­des as­tró­no­mos y geo­des­tas, cu­ya ac­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca se re­par­tió en­tre el si­glo XVII y el XIX. El pa­dre, Gian­ni Cassini, na­ci­do en Gé­no­va en 1625, vi­vió en Pa­rís don­de mon­tó gran­des te­les­co­pios y par­ti­ci­pó de las con­tro­ver­sias con New­ton. Su hi­jo, Jac­ques, na­ci­do en 1677, fue un gran geó­gra­fo; su nie­to, Cé­sar, na­ci­do en 1714, ela­bo­ró un ma­pa en­te­ro de Fran­cia a gran es­ca­la y su biz­nie­to, Jac­ques Do­mi­ni­que, si­guió el legado fa­mi­liar. Los cua­tro fue­ron di­rec­to­res del Ob­ser­va­to­rio de Pa­rís, y su nom­bre ha bau­ti­za­do un crá­ter de Mar­te y otro en la Luna, dos as­te­roi­des y la na­ve que se aca­ba de es­tre­llar en Sa­turno. Es de­cir, la co­mu­ni­dad as­tro­nó­mi­ca los ha hon­ra­do de una for­ma be­lla: con su nom­bre gra­va­do en el uni­ver­so.

Ad­mi­ro y amo a es­tos gran­des cien­tí­fi­cos que se aven­tu­ran en los abis­mos del co­no­ci­mien­to. Si­len­cio­sa­men­te, pau­sa­da­men­te, pa­cien­te­men­te, pa­san­do el tes­ti­go del sa­ber de ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción, ayu­dán­do­nos a en­ten­der y a en­ten­der­nos. Son pe­que­ñas lu­ces en me­dio una os­cu­ri­dad tre­men­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.