Los pla­tos ro­tos

La Vanguardia - - SUMARIO - PÁ­GI­NA 26

El es­cri­tor Ig­na­cio Martínez de Pi­són re­fle­xio­na so­bre la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca: “Otra de esas fa­la­cias mil ve­ces re­pe­ti­da era la de que en Ca­ta­lun­ya no exis­tía nin­gu­na frac­tu­ra so­cial. Quie­nes la sos­te­nían han te­ni­do mu­chas oca­sio­nes de tra­gar­se sus pa­la­bras. No hay na­die en Ca­ta­lun­ya que a cuen­ta del pro­ce­so no ha­ya vis­to có­mo se de­te­rio­ra­ba su re­la­ción con fa­mi­lia­res y ami­gos. El den­so te­ji­do de afec­tos, afi­ni­da­des e in­tere­ses com­par­ti­dos que el tiempo ha cons­trui­do se es­tá vo­la­ti­li­zan­do día tras día”.

Es­cri­bo es­tas lí­neas en un avión, a mi­les de ki­ló­me­tros de ca­sa. En la pan­ta­lla tác­til de mi asien­to se su­ce­den los grá­fi­cos que in­di­can el iti­ne­ra­rio del vue­lo. El pri­mer mapa mues­tra un plano muy ale­ja­do, con los con­ti­nen­tes y los océa­nos y el di­bu­ji­to de mi avión se­ña­lan­do la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, muy pe­que­ña en pro­por­ción al pro­pio avión, de he­cho más pe­que­ña que es­te. Los ma­pas si­guien­tes ofre­cen pers­pec­ti­vas más cer­ca­nas. En uno de ellos la Pe­nín­su­la que­da de­fi­ni­ti­va­men­te fue­ra de plano y en los pos­te­rio­res, des­apa­re­ci­do ya el Atlán­ti­co, se dis­tin­guen los de­ta­lles de una abrup­ta oro­gra­fía sal­pi­ca­da de her­mo­sos to­pó­ni­mos: Bu­ca­ra­man­ga, Cú­cu­ta... Des­de el le­jano cie­lo de Co­lom­bia, qué pe­que­ña pa­re­ce Es­pa­ña, y no di­ga­mos Ca­ta­lun­ya, di­mi­nu­ta, po­co más que una briz­na es­con­di­da en un re­co­do del atlas. Y sin em­bar­go, pe­se a su re­du­ci­do ta­ma­ño, ¡qué om­ni­pre­sen­cia la de Ca­ta­lun­ya du­ran­te es­tas dos se­ma­nas que he pa­sa­do fue­ra!

Las imá­ge­nes de la re­pre­sión po­li­cial del 1 de oc­tu­bre se vie­ron en to­das las te­le­vi­sio­nes, y des­de ese día no he ha­bla­do con na­die que no me pre­gun­ta­ra por lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. Sí, esa “in­ter­na­cio­na­li­za­ción del con­flic­to” que los ti­mo­ne­les del pro­ce­so se ha­bían pro­pues­to con­se­guir es ya una reali­dad in­ne­ga­ble. Pe­ro eso no quie­re de­cir que la cau­sa del in­de­pen­den­tis­mo ha­ya ga­na­do mu­chos adep­tos. Más bien al con­tra­rio. Quie­nes en Ar­gen­ti­na, Chi­le o Co­lom­bia se in­tere­sa­ban por el asun­to lo ha­cían so­bre to­do con tris­te­za y preo­cu­pa­ción. Por ejem­plo, los co­lom­bia­nos, que sa­ben mu­cho de con­flic­tos gra­ves y du­ra­de­ros co­mo la de­sigual­dad ex­tre­ma, la gue­rri­lla, los pa­ra­mi­li­ta­res, el nar­co o los si­ca­rios, ven que en el mun­do ha irrum­pi­do un con­flic­to nue­vo que tar­da­rá dé­ca­das en so­lu­cio­nar­se. ¡Bas­tan­te com­pli­ca­do es­tá to­do pa­ra que uno de los en­cla­ves más prós­pe­ros de la opu­len­ta Eu­ro­pa se em­pe­ñe en com­pli­car­lo más por un quí­ta­me allá esas ban­de­ras!

En­tre las mu­chas ne­ce­da­des que es­tos úl­ti­mos años han cir­cu­la­do es­tá la de que el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta pro­vo­ca­ría de re­bo­te la re­ge­ne­ra­ción de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. No ha­cía fal­ta ha­ber leí­do mu­chos li­bros de his­to­ria pa­ra sa­ber que el efec­to se­ría exac­ta­men­te el con­tra­rio. Los na­cio­na­lis­mos se ali­men­tan mu­tua­men­te, y lo pre­vi­si­ble era lo que es­tá ocu­rrien­do: que por cul­pa del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán Es­pa­ña se es­té con­vir­tien­do en Yu­gos­la­via (eso sí, una Yu­gos­la­via sin ar­mas). ¡Ay, Oriol Jun­que­ras, hom­bre de lá­gri­ma fá­cil, cuán­to te va a ha­cer llo­rar es­ta Ca­ta­lun­ya que es­tás de­jan­do he­cha unos zo­rros! Con el Bre­xit su­pi­mos que mu­chas de las men­ti­ras que lo ha­bían nu­tri­do que­da­ron al des­cu­bier­to cuan­do ya era de­ma­sia­do tar­de. Aquí al me­nos hay al­gu­nas fa­la­cias que la reali­dad ya se ha apre­su­ra­do a des­men­tir. De­cían que no se mar­cha­ría nin­gún ban­co y nin­gu­na em­pre­sa, y lo que sa­be­mos es que ha em­pe­za­do la desbandada y que, al igual que ocu­rrió en Que­bec, lo más pro­ba­ble es que nin­guno de esos ban­cos y esas em­pre­sas re­gre­se ja­más: Cai­xaBank, el Sa­ba­dell y los de­más son a la Ca­ta­lun­ya de hoy lo que el Ro­se­llón y la Cer­da­ña fue­ron a la Ca­ta­lun­ya de los se­ga­dors. Es­ta­mos en ma­nos de unos go­ber­nan­tes que no nos me­re­ce­mos: el exal­ta­do de Puig­de­mont, que arra­sa­ría Ca­ta­lun­ya si eso con­du­je­ra a la an­sia­da independencia, y el in­com­pe­ten­te de Ra­joy, que el 1 de oc­tu­bre pro­por­cio­nó al na­cio­na­lis­mo el agra­vio his­tó­ri­co que es­te lle­va­ba tiempo bus­can­do. Si la pri­me­ra obli­ga­ción de los go­ber­nan­tes es ga­ran­ti­zar la con­vi­ven­cia de sus con­ciu­da­da­nos, es­tá cla­ro que nin­guno de los dos ha que­da­do li­bre de cul­pas. Sal­vo que am­bos apro­ve­chen el pe­que­ño res­qui­cio de dis­ten­sión que se en­tre­abrió el pa­sa­do mar­tes en el Par­la­ment, es­tá cla­ro que la his­to­ria aca­ba­rá con­de­nán­do­los.

Otra de esas fa­la­cias mil ve­ces re­pe­ti­da era la de que en Ca­ta­lun­ya no exis­tía nin­gu­na frac­tu­ra so­cial. Quie­nes la sos­te­nían han te­ni­do mu­chas oca­sio­nes de tra­gar­se sus pa­la­bras. No hay na­die en Ca­ta­lun­ya que a cuen­ta del pro­ce­so no ha­ya vis­to có­mo se de­te­rio­ra­ba su re­la­ción con fa­mi­lia­res y ami­gos. El den­so te­ji­do de afec­tos, afi­ni­da­des e in­tere­ses com­par­ti­dos que el tiempo ha cons­trui­do se es­tá vo­la­ti­li­zan­do día tras día. Si los po­lí­ti­cos no son ca­pa­ces de pro­te­ger ese te­ji­do, ten­dre­mos que ha­cer­lo no­so­tros. Ha­brá que em­pe­zar por vol­ver a lo ele­men­tal, a lo bá­si­co, a to­do eso que nos hace hu­ma­nos. Ten­dre­mos que res­ti­tuir a las pa­la­bras su pro­por­ción y su sen­ti­do, ais­lar a los que in­sul­tan, des­con­fiar de los que vo­ci­fe­ran, des­pre­ciar a quie­nes aplau­den la vio­len­cia. Ten­dre­mos que re­nun­ciar al con­sue­lo ba­ra­to de la sus­pi­ca­cia. Ten­dre­mos que re­cu­pe­rar cier­ta no­ción de res­pon­sa­bi­li­dad y arre­glar co­sas que no ha­ya­mos es­tro­pea­do no­so­tros. Ten­dre­mos que acep­tar que nun­ca na­die tie­ne to­da la ra­zón, res­pe­tar las opi­nio­nes aje­nas, ad­mi­tir las ra­zo­nes de los que no pien­san co­mo no­so­tros. Ten­dre­mos que ser to­le­ran­tes con to­dos me­nos con los in­to­le­ran­tes y re­cor­dar­nos una y otra vez que el bien más pre­cia­do es la con­vi­ven­cia. En de­fi­ni­ti­va, ten­dre­mos que in­sis­tir en el sen­ci­llo axio­ma de que siem­pre se­rá me­jor lle­var­se bien que lle­var­se mal.

Si la pri­me­ra obli­ga­ción de un go­ber­nan­te es ga­ran­ti­zar la con­vi­ven­cia, ni Puig­de­mont ni Ra­joy es­tán li­bres de cul­pa

Ima­gen del sky­li­ne de la ciu­dad de Mon­treal, en Que­bec

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.