Nay­de­lin

Una nue­va ge­ne­ra­ción de ni­ñas lu­cha por el fin de la dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro

La Vanguardia - - SUMARIO - PÁ­GI­NA 28

ES­TU­DIAN­TE

A sus 13 años, es­ta ado­les­cen­te de Gua­te­ma­la, jun­to a otras com­pa­ñe­ras, ha to­ma­do sim­bó­li­ca­men­te el po­der de al­gu­nas de las ins­ti­tu­cio­nes más im­por­tan­tes de Es­pa­ña pa­ra exi­gir el cum­pli­mien­to de los de­re­chos de las ni­ñas.

La edu­ca­ción es el úni­co ins­tru­men­to que te­ne­mos las ni­ñas pa­ra lu­char con­tra la de­sigual­dad y la dis­cri­mi­na­ción. ¡No es una fra­se, yo lo he vis­to! Si na­die me en­se­ña que ten­go una se­rie de de­re­chos, si mis ami­gas tam­po­co lo sa­ben, pues no po­de­mos ha­cer na­da ni pe­dir na­da. Só­lo aguan­tar­nos con la vi­da que nos ha to­ca­do vi­vir, siem­pre más di­fí­cil pa­ra no­so­tras por­que so­mos ni­ña. Y ser ni­ña en mu­chos si­tios sig­ni­fi­ca ser me­nos, no po­der es­tu­diar, ca­sar­te con quie­nes otros di­cen, criar, aguan­tar que te pe­guen...Pe­ro co­no­ce­mos nues­tros de­re­chos, na­die po­drá ca­llar­me, na­die po­drá ca­llar­nos”.

Es­te pá­rra­fo no es­tá sa­ca­do de nin­gún dis­cur­so. Quien pro­nun­cia es­tas pa­la­bras tie­ne só­lo 13 años, una pre­cio­sa son­ri­sa y un cuer­po pe­que­ño que des­pren­de unas in­men­sas ga­nas de vi­vir. Se lla­ma Nay­de­lin y es de Gua­te­ma­la y du­ran­te dos días (10 y 11 de oc­tu­bre) ha to­ma­do el man­do por unos mi­nu­tos, jun­to a otras jó­ve­nes, de ins­ti­tu­cio­nes ta­les co­mo el Con­gre­so de los Dipu­tados, el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial o el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, de la mano de la oe­ne­gé Plan In­ter­na­tio­nal.

Otras 500 ni­ñas han he­cho lo pro­pio en otros 60 paí­ses. Es­ta to­ma de po­der tie­ne un ob­je­ti­vo cla­ro, anun­ciar al mun­do que es­ta ge­ne­ra­ción de jo­ven­ci­tas sa­be cuá­les son sus de­re­chos y exi­gen que se cum­plan. “Y lo va­mos a con­se­guir por­que te­ne­mos la ra­zón”, di­ce re­suel­ta. Jun­to a ella, la tam­bién gua­te­mal­te­ca Es­te­fany, de 20 años, Jo­sep­hi­ne, de 16, y Eze­li­na, de 13, am­bas de Ma­la­wi.

Nay­de­lin es una ac­ti­vis­ta (“vo­ce­ra”, di­ce ella) de los de­re­chos de las ni­ñas, y por ex­ten­sión, de los ni­ños tam­bién, des­de los 10 años. Se “afi­lió” a Plan In­ter­na­tio­nal cuan­do te­nía 3 años. La oe­ne­gé su­fra­ga sus gas­tos edu­ca­ti­vos y, an­tes, se hi­zo car­go de la ope­ra­ción de ca­de­ra que pre­ci­sa­ba (“ten­go una lu­xa­ción de ca­de­ra des­de que na­cí. Me sa­ca­ron a lo bru­to”). Des­de “bien chi­ca” asis­te a los cur­sos de for­ma­ción so­bre de­re­chos hu­ma­nos. “Nos con­ta­ban que los ni­ños te­nía­mos de­re­cho a la edu­ca­ción, a que nos tra­ten bien, a que nos cui­den, a no tra­ba­jar, a es­tu­diar, a no ca­sar­nos cuan­do so­mos pe­que­ñas. Tam­bién a que nos quie­ran”, re­la­ta.

Ella, sin du­dar­lo, con­si­de­ra que el de la edu­ca­ción es el más im­por­tan­te. “Por­que con for­ma­ción apren­do y en­ton­ces, pue­do en­se­ñar a los de­más. Ade­más si es­tu­dio, ten­go mu­chas po­si­bi­li­da­des de te­ner un buen tra­ba­jo y ayu­dar a mi fa­mi­lia y así ca­sar­me cuan­do yo crea y no por­que es­té obli­ga­da a ha­cer­lo pa­ra ayu­dar al­go a mis pa­dres”. Es­ta pe­que­ña quie­re ser abo­ga­da.

Es­te es el ar­gu­men­to que es­ta pe­que­ña vo­ce­ra uti­li­za pa­ra con­ven­cer a sus ami­gas de la al­dea Ca­rri­zal Gran­de, del mu­ni­ci­pio de Ja­pa­la, de que no es ne­ce­sa­rio unir­se con un cha­val y te­ner hi­jos pa­ra po­der so­bre­vi­vir. Al­gu­nas no le ha­cen ca­so, otras sí. Lo mis­mo pa­sa con las mu­je­res adul­tas, ma­dres a su vez de ellas. “Mu­chas no quie­ren ni es­cu­char­nos, pe­ro la ver­dad es que ca­da vez so­mos más”, re­la­ta eu­fó­ri­ca. ¿Y los va­ro­nes? Pues “al­go peor, por­que a ellos no les in­tere­sa mu­cho el te­ma. Pe­ro hay al­gu­nos que sí. Mi pa­pá ha he­cho una agen­da con las ta­reas que te­ne­mos que ha­cer en ca­sa los hi­jos (dos ni­ñas y dos ni­ños)”.

Nay­de­lin re­co­no­ce que cam­biar la si­tua­ción no es fá­cil. “Una ami­ga de la al­dea, de 15 años, se unió a un chi­co de 17. No se han ca­sa­do por­que des­de es­te ve­rano es­tá prohi­bi­do en Gua­te­ma­la el ma­tri­mo­nio in­fan­til y así se lo di­je a mi ma­dre, y és­ta a la su­ya, y así... Pe­ro ella, que se que­dó em­ba­ra­za­da y ya tie­ne el be­bé, di­ce que

“Ve­ni­mos a anun­ciar al mun­do que sa­be­mos cuá­les son nues­tros de­re­chos y que­re­mos que se cum­plan”

ya no tie­ne nin­gu­na po­si­bi­li­dad de vi­vir sin él. Y eso que el chi­co la pe­ga, la mal­tra­ta, pe­ro aguan­ta por­que no tie­ne di­ne­ro”, ex­pli­ca sin de­jar de son­reír.

“Di­ne­ro, siem­pre es cues­tión de di­ne­ro”. A sus 15 años, Jo­sep­hi­ne tie­ne cla­ro que ahí re­si­de el pro­ble­ma. En su al­dea, las ni­ñas son en­tre­ga­das en ma­tri­mo­nio “a vie­jos de 50 años” por “unas va­cas”. Ella se in­cor­po­ró a Plan In­ter­na­tio­nal gra­cias al di­rec­tor de la es­cue­la, que de­ci­dió que acu­die­ra a una char­la de la oe­ne­gés. “Ahí des­cu­brí que ha­bía otra vi­da”, in­di­ca es­ta jo­ven que es­tá em­pe­ña­da en es­tu­diar Cien­cias So­cia­les.

Su ma­yor preo­cu­pa­ción en es­te mo­men­to es con­se­guir quien le fi­nan­cie los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. “La edu­ca­ción es la lla­ve del éxi­to”, se­ña­la, ade­más de ser la úni­ca po­si­bi­li­dad que hay pa­ra elu­dir el ma­tri­mo­nio, con­si­de­ra­do co­mo el fin del sue­ño. Por­que ca­sa­das y con hi­jos, se aca­bó el fu­tu­ro más allá de la ca­sa, los ni­ños y los mal­tra­tos en la ma­yo­ría de los ca­sos. “Se aca­ba ca­si la vi­da”, di­ce Jo­sep­hi­ne.

Es­te­fany, a sus 20 años, es por­ta­voz del mo­vi­mien­to Por ser ni­ña en Gua­te­ma­la. Es una vo­ce­ra con­ven­ci­da de que se pue­de cam­biar el mun­do, “po­de­mos ha­cer­lo. Pa­ra ello ne­ce­si­ta­mos que las ni­ñas es­tu­dien, de­fien­dan sus de­re­chos, ha­gan va­ler su voz y tra­ba­jen, por­que con ese di­ne­ro ayu­da­rán a sus fa­mi­lias. Así to­dos nos res­pe­ta­rán”.

Es­te­fany vi­ve en el ca­se­río El Co­yo­li­to, una al­dea de 250 ha­bi­tan­tes en el mu­ni­ci­pio de San Jerónimo (12.000). Gra­cias a Plan In­ter­na­tio­nal se gra­duó en Cien­cias y Le­tras con orien­ta­ción agro­fo­res­tal. “Pe­ro no tu­ve di­ne­ro pa­ra ir a la uni­ver­si­dad (que­ría ser in­ge­nie­ra Agró­no­ma). Y ahí se aca­bó la po­si­bi­li­dad de me­jo­ra...”, se­ña­la. Pe­se a ello no se des­ani­ma. Si­gue lu­chan­do con fuer­za pa­ra que sus her­ma­na pe­que­ña pue­da ha­cer­lo, y su ami­gas, y las ami­gas de es­tas. Da char­las so­bre los de­re­chos de los ni­ñas, es­pe­cial­men­te, so­bre el de­re­cho a es­tu­diar. “Es que es fun­da­men­tal. Yo di­go en las char­las que el co­no­ci­mien­to es el ar­ma pa­ra em­po­de­rar­nos, pa­ra ser más per­so­nas, pa­ra ayu­dar a nues­tro pue­blo, a nues­tra gen­te. El mun­do no pue­de pres­cin­dir de no­so­tras, por­que ese mun­do, en­ton­ces, no es bueno”.

Es­te­fany ha tra­ba­ja­do mu­cho con­tra el ma­tri­mo­nio in­fan­til, un au­tén­ti­co las­tre pa­ra esas ni­ñas, a las que se las so­me­te a al­go pa­ra lo que no es­tán pre­pa­ra­das, ro­bán­do­les la in­fan­cia. “Es una bar­ba­ri­dad ver ni­ñas con un hi­jo ba­jo el bra­zo. A esa edad, de­be­rían lle­var li­bros”.

Nay­de­lin, de 13 años, ex­pli­ca a sus ami­gas que la edu­ca­ción es el ar­ma que tie­nen pa­ra ser res­pe­ta­das

Es­te­fany, de 20 años (iz­quier­da); Jo­sep­hi­ne, de 16 (cen­tro), y Nay­de­lin, de 13, han to­ma­do el man­do de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes de Ma­drid du­ran­te unos mi­nu­tos

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.