Cie­los ase­qui­bles

La ae­ro­lí­nea ad­quie­re una po­si­ción do­mi­nan­te y Rya­nair ha­bla de “cons­pi­ra­ción”

La Vanguardia - - SUMARIO - PIERGIORGIO M. SANDRI Bar­ce­lo­na

La com­pa­ñía aé­rea de ban­de­ra ale­ma­na Luft­han­sa des­pe­ga ha­cia el ba­jo cos­te gra­cias a la com­pra de la ma­yo­ría de los ac­ti­vos de la low cost Air Ber­lin, en es­ta­do de ban­ca­rro­ta, que con­tri­bui­rá a po­ten­ciar su ofer­ta de vue­los ba­ra­tos a fin de ser más com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do eu­ro­peo.

El gi­gan­te alemán Luft­han­sa des­pe­ga ha­cia el ba­jo cos­te. La com­pa­ñía de ban­de­ra ger­ma­na se ha que­da­do con la ma­yo­ría de los ac­ti­vos de Air Ber­lin, en es­ta­do de ban­ca­rro­ta, pa­ra po­ten­ciar su ofer­ta de vue­los ba­ra­tos y ser más com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do eu­ro­peo.

El con­jun­to de la ope­ra­ción, va­lo­ra­da en 1.500 mi­llo­nes, ha­rá que la ae­ro­lí­nea ad­quie­ra una po­si­ción do­mi­nan­te en el mer­ca­do in­terno (Air Ber­lin era la se­gun­da com­pa­ñía del país), con lo que de­be­rá en­fren­tar­se al exa­men de los ór­ga­nos ad­mi­nis­tra­ti­vos que tu­te­lan el li­bre mer­ca­do, te­nien­do en cuen­ta que la ae­ro­lí­nea ya era lí­der en Ale­ma­nia con el 35% del sec­tor. El con­se­je­ro de­le­ga­do de Luft­han­sa, Cars­ten Spohr, ha ad­mi­ti­do es­tar “al bor­de de lo que las au­to­ri­da­des de la com­pe­ten­cia pue­den acep­tar”.

Es un ries­go que la com­pa­ñía es­tá dis­pues­ta a pa­gar, ya que es­ta ex­pan­sión le per­mi­ti­rá cap­tar nue­vos clien­tes (Air Ber­lin trans­por­ta­ba unos 80.000 pa­sa­je­ros dia­rios) en un mo­men­to en que el sec­tor de la avia­ción se en­fren­ta con pro­ble­mas de rentabilidad. “En nues­tra in­dus­tria, los pre­cios han es­ta­do dis­mi­nu­yen­do du­ran­te años y son tan ba­jos que las ae­ro­lí­neas es­tán lu­chan­do pa­ra so­bre­vi­vir”, aña­dió el eje­cu­ti­vo. Las ac­cio­nes de Luft­han­sa subie­ron ayer has­ta el má­xi­mo de los úl­ti­mos 17 años.

Air Ber­lin era una op­ción ape­ti­to­sa, al ha­ber­se que­da­do de fac­to in­sol­ven­te es­te ve­rano. El año pa­sa­do ce­rró con unas pér­di­das de 782 mi­llo­nes de eu­ros y en la ac­tua­li­dad es­ta­ba ope­ran­do só­lo gra­cias a un cré­di­to es­ta­tal de 150 mi­llo­nes de eu­ros. Fi­nal­men­te, des­pués de un in­te­rés más o me­nos ex­plí­ci­to de Rya­nair y de Easy­Jet, ha si­do Luft­han­sa la que se ha lle­va­do el trozo más gran­de del pas­tel. En con­cre­to, Luf­han­sa se hi­zo con 81 avio­nes (so­bre 144), la fi­lial de vue­los re­gio­na­les LGW y la ae­ro­lí­nea aus­tria­ca de vue­los va­ca­cio­na­les Niki.

Unos 3.000 em­plea­dos de Air Ber­lin (so­bre un to­tal de 8.500) pa­sa­rán a en­gro­sar las fi­las del nue­vo gru­po, pe­ro no se sa­ben las con­di­cio­nes. “No po­de­mos pa­gar los sa­la­rios que pa­ga­mos hace 20 años, es la tris­te reali­dad del trans­por­te aé­reo hoy”, ad­vir­tió el je­fe de Luft­han­sa.

COM­PE­TEN­CIA

La fi­lial Eu­ro­wings ab­sor­be­rá los ac­ti­vos y la em­pre­sa ten­drá ca­si un mo­no­po­lio en su país

PO­LÉ­MI­CA

La com­pa­ñía ir­lan­de­sa cree que Ale­ma­nia fa­vo­re­ció la ope­ra­ción y lo de­nun­cia a la UE

La fi­lial de ba­jo cos­te de Luft­han­sa, Eu­ro­wings, se­rá la que ab­sor­be­rá los ac­ti­vos. Los em­plea­dos de Air Ber­lin de­be­rán so­li­ci­tar ser con­tra­ta­dos por la nue­va em­pre­sa y se les re­co­no­ce­rá los años tra­ba­ja­dos en su an­te­rior com­pa­ñía. Es­ta in­cor­po­ra­ción su­pon­drá aña­dir en­tre 70 y 90 mi­llo­nes de be­ne­fi­cios a Eu­ro­wings a me­dio pla­zo.

Air Ber­lin ce­sa­rá de vo­lar a fi­na­les de oc­tu­bre. La tran­si­ción du­ra­rá has­ta nue­ve me­ses. Los pa­sa­je­ros que ha­yan re­ser­va­do bi­lle­tes con Air Ber­lin des­pués del 15 de agos­to po­drán con­tar con un re­em­bol­so, pe­ro hay 100.000 via­je­ros que ha­bían con­tra­ta­do vue­los de lar­go re­co­rri­do que per­de­rán par­te o la to­ta­li­dad de su di­ne­ro.

Rya­nair ha­bía acu­sa­do al Go­bierno alemán de ges­tar “una cons­pi­ra­ción evi­den­te” jun­to con Luft­han­sa pa­ra ex­cluir a a los prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res de la pu­ja y de ha­ber ig­no­ra­do la nor­ma­ti­va de ayu­das es­ta­ta­les. La fir­ma ir­lan­de­sa de­nun­ció los he­chos an­te la UE por con­si­de­rar que di­cha fu­sión es incompatible con el de­re­cho co­mu­ni­ta­rio. Bru­se­las dis­po­ne de un pla­zo de has­ta dos me­ses pa­ra eva­luar la si­tua­ción.

Por cier­to, el pró­xi­mo lu­nes ter­mi­na el pla­zo de pu­ja por Ali­ta­lia, por la que ha­bía pre­sen­ta­do una ofer­ta la com­pa­ñía ir­lan­de­sa Rya­nair, que al fi­nal se re­ti­ró. “Si hu­bie­ra una opor­tu­ni­dad de crear una nue­va Ali­ta­lia, en­ton­ces Luft­han­sa se­rá la pri­me­ra in­tere­sa­da”, se­gún con­fe­só el má­xi­mo eje­cu­ti­vo de la ale­ma­na. Las cons­pi­ra­cio­nes, reales o pre­sun­tas, con­ti­núan.

HAN­NI­BAL HANSCHKE / REUTERS

Luft­han­sa pa­sa­rá a ser to­da­vía más gran­de tras ha­cer­se con la ma­yo­ría de ac­ti­vos de Air Ber­lin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.