Con­cor­dia pa­les­ti­na

La ANP re­cu­pe­ra­rá el con­trol de la fran­ja de Ga­za des­pués de diez años

La Vanguardia - - SUMARIO - PÁ­GI­NA 6

Un acuer­do en­tre Al Fa­tah y Ha­mas fir­ma­do en El Cai­ro po­ne fin a una dé­ca­da de con­flic­to in­terno en­tre los prin­ci­pa­les gru­pos po­lí­ti­cos de Cis­jor­da­nia y la fran­ja de Ga­za.

IN­TER­NA­CIO­NAL

“Es­te es el fi­nal de la di­vi­sión en el pue­blo pa­les­tino con el acuer­do his­tó­ri­co en­tre Al Fa­tah y Ha­mas”, de­cla­ró ayer el pre­si­den­te pa­les­tino, Mah­mud Abas, mi­nu­tos des­pués de la fir­ma de un acuer­do de re­con­ci­lia­ción en El Cai­ro que po­ne fin a una dé­ca­da de con­flic­to in­terno en­tre los dos prin­ci­pa­les gru­pos po­lí­ti­cos de Cis­jor­da­nia y la fran­ja de Ga­za. La reac­ción is­rae­lí fue gé­li­da. “Hace que la paz sea to­da­vía mu­cho más di­fí­cil de con­se­guir”, de­cla­ró el pri­mer mi­nis­tro de Is­rael, Be­nia­min Ne­tan­yahu.

Abas anun­ció que lo acor­da­do en­tra­rá en vi­gor a par­tir del 1 de no­viem­bre y cam­bia­rá la reali­dad en Ga­za, es­pe­cial­men­te en los pa­sos fron­te­ri­zos. El acuer­do se re­fie­re a tres ele­men­tos prin­ci­pa­les, pe­ro por aho­ra no in­clu­ye el desar­me del bra­zo ar­ma­do de Ha­mas.

En pri­mer lu­gar, las dos par­tes, que lle­va­ban dos días ne­go­cian­do en El Cai­ro con me­dia­ción sau­dí, jor­da­na y es­pe­cial­men­te egip­cia ba­jo con­trol per­so­nal del pre­si­den­te Ab­dul Fa­tah al Si­si, des­ta­can la ur­gen­cia pa­ra so­lu­cio­nar la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en Ga­za.

El se­gun­do pun­to es­pe­ci­fi­ca la en­tre­ga de los pa­sos fron­te­ri­zos a la guar­dia pre­si­den­cial de Abas, que in­clu­ye el tras­la­do de 3.000 agen­tes y ofi­cia­les de Cis­jor­da­nia que re­em­pla­za­rán a los hom­bres de Ha­mas, pri­me­ro en el pa­so de Ra­fah, en­tre Ga­za y Egip­to, y pos­te­rior­men­te en los cru­ces con Is­rael de Erez y Ke­rem Sha­lom. Los hom­bres de la guar­dia pre­si­den­cial es­ta­rán acom­pa­ña­dos por ins­pec­to­res de la Unión Eu­ro­pea, tal co­mo ocu­rría an­tes de la vic­to­ria elec­to­ral de los is­la­mis­tas en ve­rano del 2006 y el con­si­guien­te cho­que con Al Fa­tah.

Por úl­ti­mo, se crean co­mi­sio­nes con­jun­tas de con­trol pa­ra unir la au­to­ri­dad po­lí­ti­ca, la jus­ti­cia y las fuer­zas ar­ma­das en to­do el te­rri­to­rio de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal Pa­les­ti­na (ANP). Por aho­ra, el es­ta­tu­to de Eze­din al Qa­sam, el bra­zo ar­ma­do de Ha­mas, per­ma­ne­ce sin al­te­ra­cio­nes.

El je­fe de la de­le­ga­ción de Al Fa­tah, Azam al Ah­mad –que lle­va años in­ten­tan­do crear un go­bierno de uni­dad con Ha­mas–, ma­ni­fes­tó a es­te dia­rio: “Al fi­nal re­sol­ve­re­mos to­dos los pro­ble­mas”. Ade­más, se crea­rá una co­mi­sión pa­ra de­ter­mi­nar las fe­chas de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y le­gis­la­ti­vas, que no se ce­le­bran des­de hace más de 11 años.

Las ne­go­cia­cio­nes in­clu­ye­ron el es­ta­tu­to de los mi­nis­te­rios gu­ber­ga­ni­za­ción na­men­ta­les en Ga­za, que pa­sa­rán a for­mar par­te del go­bierno de uni­dad na­cio­nal, aun­que cier­tos te­mas de se­gu­ri­dad que­dan pen­dien­tes de re­so­lu­ción.

Sa­lah al Aru­ri, di­ri­gen­te is­la­mis­ta que re­cien­te­men­te fue as­cen­di­do, ma­ni­fes­tó sa­tis­fe­cho: “Ha­mas agra­de­ce a Dios y al pue­blo pa­les­tino, que de­mues­tra una pa­cien­cia y una es­pe­ran­za que nos per­mi­te ob­te­ner la re­con­ci­lia­ción”.

En Ga­za, don­de vi­ven cer­ca de dos mi­llo­nes de pa­les­ti­nos, se aco­gió con gran ale­gría un acuer­do que sor­pren­dió por la ra­pi­dez con la que fue fir­ma­do, an­te las pre­sio­nes del pre­si­den­te egip­cio. Al Si­si con­tri­bu­yó re­cien­te­men­te a que Ha­mas, mo­vi­mien­to crea­do en Ga­za en 1987 y que vi­ve uno de sus pe­rio­dos más crí­ti­cos, cor­ta­se sus víncu­los con los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes egip­cios –enemi­go nú­me­ro 1 de Al Si­si–, y se de­cla­ra­se un mo­vi­mien­to au­tó­no­mo pa­les­tino. Abas ha di­cho que no per­mi­ti­rá que el bra­zo ar­ma­do de Ha­mas se con­vier­ta en al­go si­mi­lar a Hiz­bu­lah en Lí­bano, es de­cir, en una fuer­za mi­li­tar pa­ra­le­la al ejér­ci­to li­ba­nés. “La úni­ca so­lu­ción es una so­la ar­ma en Pa­les­ti­na”, di­jo el ve­te­rano di­ri­gen­te de Ra­ma­la.

Ne­tan­yahu, a quien el acuer­do co­gió en ple­na fies­ta ju­día del Su­cot, reac­cio­nó de for­ma ta­jan­te: “Is­rael se opo­ne a cual­quier acuer­do de re­con­ci­lia­ción en el que la or- te­rro­ris­ta Ha­mas no en­tre­gue sus ar­mas y no re­nun­cie a su com­ba­te por la des­truc­ción de Is­rael”, es­cri­bió en su cuen­ta de Fa­ce­book.

Co­mo sím­bo­lo de la re­con­ci­lia­ción, el pre­si­den­te Abas vi­si­ta­rá pró­xi­ma­men­te la fran­ja de Ga­za, que no pi­sa­ba des­de que Ha­mas to­mó el po­der en el 2006. El 17 de se­tiem­bre el gru­po is­la­mis­ta anun­ció que des­man­te­la­ba su go­bierno en la som­bra en la Fran­ja, y Abas en­vió a su pri­mer mi­nis­tro, Ra­mi Ham­da­lah, tras la au­sen­cia du­ran­te un de­ce­nio de al­tos car­gos de la ANP.

El te­ma del ar­ma­men­to de Eze­din al Qa­sam y la Yihad Is­lá­mi­ca es aho­ra el gran es­co­llo en las ne­go­cia­cio­nes. Se­gún me­dios egip­cios, una de­le­ga­ción mi­li­tar is­rae­lí lle­gó a El Cai­ro el do­min­go y fue in­for­ma­da por la in­te­li­gen­cia egip­cia de to­do lo que ocu­rría en el ma­ra­tón de ne­go­cia­cio­nes en­tre Al Fa­tah y Ha­mas. Ne­tan­yahu y Al Si­si ha­blan por te­lé­fono con fre­cuen­cia, y en los úl­ti­mos años exis­te un te­lé­fono ro­jo en­tre Je­ru­sa­lén y El Cai­ro que fun­cio­na las 24 ho­ras del día.

Mu­chos se pre­gun­tan qué pro­vo­có la di­vi­sión en­tre las dos Pa­les­ti­nas. Al Fa­tah, el mo­vi­mien­to fun­da­dor de la cau­sa na­cio­nal pa­les­ti­na, per­dió el po­der en el 2006 cuan­do Ha­mas lo­gró una sor­pren­den­te vic­to­ria en los co­mi­cios pa­ra el con­se­jo le­gis­la­ti­vo pa­les­tino. Las ten­sio­nes en­tre los dos ri­va­les pro­vo­ca­ron nu­me­ro­sos en­fren­ta­mien­tos en Ga­za. A prin­ci­pios del 2007, am­bos acor­da­ron crear una coa­li­ción pa­ra fre­nar la vio­len­cia, pe­ro en ju­nio del mis­mo año Ha­mas se apo­de­ró de Ga­za por la fuer­za. Ma­tó, hi­rió y ex­pul­só a mi­les de fun­cio­na­rios y po­li­cías de la ANP, e ins­tau­ró un go­bierno is­la­mis­ta en­fren­ta­do al eje­cu­ti­vo de Ra­ma­la. Ha­mas, que lla­ma a la des­truc­ción de Is­rael, ha lu­cha­do tres gue­rras con­tra el Es­ta­do ju­dío en­tre el 2008 y el 2014. Su bra­zo ar­ma­do es con­si­de­ra­do una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta por Is­rael, EE.UU., la UE, Reino Uni­do y otros paí­ses.

En los úl­ti­mos años, la fran­ja de Ga­za se en­cuen­tra en­tre la es­pa­da is­rae­lí y la pa­red egip­cia, que man­tie­nen un blo­queo en sus fron­te­ras te­rres­tres y ma­rí­ti­mas. La po­bla­ción su­fre cor­tes ener­gé­ti­cos fre­cuen­tes y dis­po­ne de po­cas ho­ras de elec­tri­ci­dad al día. An­te las pre­sio­nes egip­cias, sau­díes y jor­da­nas pa­ra el desar­me de su bra­zo ar­ma­do, la res­pues­ta is­la­mis­ta, por aho­ra, es que só­lo lo ha­rá cuan­do “Pa­les­ti­na sea li­be­ra­da”.

REAC­CIÓN GÉ­LI­DA EN IS­RAEL “El acuer­do hace que la paz sea mu­cho más di­fí­cil de con­se­guir”, di­ce Ne­tan­yahu

LA CUES­TIÓN SIN RE­SOL­VER Ha­mas se nie­ga a des­man­te­lar su bra­zo ar­ma­do has­ta que “Pa­les­ti­na sea li­be­ra­da”

MAH­MUD HAMS / AFP

Pa­les­ti­nos de Ga­za, con ban­de­ras de Pa­les­ti­na, Egip­to, Al Fa­tah y Ha­mas, ce­le­bran­do el acuer­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.