Atra­so y os­cu­ran­tis­mo

La Vanguardia - - SU­MA­RIO - PÁ­GI­NA 24

La de­ri­va ais­la­cio­nis­ta de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump; y el dra­ma de las ni­ñas lle­va­das al ma­tri­mo­nio en nu­me­ro­sos paí­ses del mun­do.

ES­TA­DOS Uni­dos anun­ció ayer su re­ti­ra­da de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra de las Na­cio­nes Uni­das (Unes­co). Es­ta en­ti­dad, que jun­to a otras vein­te (la FAO, la OIT, la OMS, et­cé­te­ra) in­te­gra la red de agen­cias es­pe­cia­li­za­das de la ONU, fue crea­da en 1945 y reúne a más de 190 paí­ses. Sus prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos son aho­ra la lu­cha con­tra el anal­fa­be­tis­mo y en pro de la edu­ca­ción de ca­li­dad, la ex­pan­sión de las nue­vas tec­no­lo­gías y la co­la­bo­ra­ción cien­tí­fi­ca, la de­fen­sa de la li­ber­tad de ex­pre­sión, la igual­dad en­tre se­xos, el me­dio ambiente, la cul­tu­ra del agua, et­cé­te­ra. Aun­que su ac­ti­vi­dad más po­pu­lar qui­zás sea el re­par­to de tí­tu­los de pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad que otor­ga a mo­nu­men­tos y tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les de paí­ses de to­do el mun­do.

Es­ta­dos Uni­dos adu­jo ayer, co­mo mo­ti­vo de su re­ti­ra­da de la Unes­co, efec­ti­va a fi­na­les del 2018, el su­pues­to “ses­go an­ti­is­rae­lí” de la or­ga­ni­za­ción. De he­cho, ho­ras des­pués Is­rael anun­ció tam­bién su sa­li­da de la Unes­co. Es­ta lí­nea ar­gu­men­tal no es nue­va. En el 2011, sien­do Ba­rack Oba­ma pre­si­den­te de EE.UU., es­te país vo­tó en con­tra de la ad­mi­sión de Pa­les­ti­na co­mo miem­bro de pleno de­re­cho, al igual que lo hi­cie­ron Is­rael, Ca­na­dá y Ale­ma­nia. La di­rec­ción de la Unes­co te­mió en­ton­ces por su pre­su­pues­to, ya que en­tre los cua­tro paí­ses men­cio­na­dos apor­ta­ban al­go más del 20% de los re­cur­sos a la en­ti­dad. De he­cho, ese mis­mo 2011 EE.UU. de­jó de pa­gar sus cuo­tas. En con­se­cuen­cia, per­dió su de­re­cho a vo­to en el or­ga­nis­mo dos años des­pués. EE.UU., que ha so­li­ci­ta­do se­guir en la Unes­co co­mo ob­ser­va­dor, tam­bién apor­tó, co­mo cau­sa de su de­ci­sión, la ne­ce­si­dad de que la Unes­co se re­nue­ve y re­ge­ne­re.

Di­cho es­to, y más allá de las ra­zo­nes has­ta aquí enu­me­ra­das, la sa­li­da de EE.UU. de la Unes­co se ins­cri­be en las po­lí­ti­cas re­su­mi­das en el le­ma “Ame­ri­ca First” que ver­te­bra­ron la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Do­nald Trump, y que si­guen fi­jan­do su rum­bo aho­ra que ocu­pa la Ca­sa Blan­ca. Tan­to la cri­sis eco­nó­mi­ca, que au­men­tó el pa­ro en­tre los tra­ba­ja­do­res in­dus­tria­les nor­te­ame­ri­ca­nos, co­mo las mi­sio­nes mi­li­ta­res en Irak y Af­ga­nis­tán fue­ron fac­to­res que alla­na­ron el ca­mino a ese “Ame­ri­ca First” y a la ten­ta­ción ais­la­cio­nis­ta de Trump. El pre­si­den­te ma­ni­fes­tó, an­tes de ocu­par su car­go, que que­ría re­vi­sar los tra­ta­dos de co­mer­cio in­ter­na­cio­na­les. Una vez en la Ca­sa Blan­ca, re­ti­ró a EE.UU. del tra­ta­do de Pa­rís con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Ha exi­gi­do a los miem­bros de la OTAN que cum­plan con las apor­ta­cio­nes pre­vis­tas, ba­jo ve­la­da ame­na­za de re­du­cir las de EE.UU. Por no ha­blar de su in­ten­ción de re­du­cir un 32% la do­ta­ción de los pro­gra­mas di­plo­má­ti­cos y de ayu­da a otros paí­ses...

Es­te gra­dual aban­dono nor­te­ame­ri­cano de la es­ce­na in­ter­na­cio­nal se pro­du­ce, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, cuan­do las ame­na­zas glo­ba­les re­sul­tan ca­da día más ob­vias, ya ten­gan que ver con el ca­len­ta­mien­to glo­bal, el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta o la po­si­bi­li­dad de que el ré­gi­men nor­co­reano aca­be des­en­ca­de­nan­do una con­fla­gra­ción nu­clear. Cier­ta­men­te, la aten­ción a las prio­ri­da­des de la po­lí­ti­ca na­cio­nal no pa­re­ce una ex­cu­sa su­fi­cien­te co­mo pa­ra des­cui­dar las obli­ga­cio­nes ex­te­rio­res que tie­ne la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial. La po­lí­ti­ca ex­te­rior de EE.UU. –su lu­cha con­tra las dic­ta­du­ras en tiem­po de guerra, su de­fen­sa y ex­pan­sión de la de­mo­cra­cia li­be­ral en tiem­pos de paz– ha te­ni­do efec­tos muy po­si­ti­vos. Los ha te­ni­do pa­ra di­ver­sos paí­ses del mun­do, sin du­da. Y los ha te­ni­do pa­ra el pro­pio EE.UU., que por es­ta vía ha vis­to re­for­za­do su li­de­raz­go glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.