EE.UU. di­na­mi­ta el mul­ti­la­te­ra­lis­mo

Trump anun­cia la re­ti­ra­da de la Unes­co y ame­na­za el TLC y el pac­to con Irán

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - JOR­DI BARBETA Was­hing­ton. Co­rres­pon­sal

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ha de­cla­ra­do la gue­rra al mul­ti­la­te­ra­lis­mo en to­dos sus fren­tes en una ofen­si­va que lle­va ca­mino de sus­ci­tar cam­bios en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les has­ta el pun­to de pro­pi­ciar un nue­vo or­den mun­dial más pa­re­ci­do al es­ce­na­rio pre­vio a la Gran Gue­rra.

Was­hing­ton co­mu­ni­có ayer que se re­ti­ra­ba de la Unes­co, la or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra. El mis­mo día, re­pre­sen­tan­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se po­nían con­di­cio­nes inacep­ta­bles a Mé­xi­co y Ca­na­dá en la cuar­ta ron­da de ne­go­cia­cio­nes ba­jo la ame­na­za de rom­per el tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio (TLC). Y Trump es­tá a pun­to de pro­po­ner al Con­gre­so una re­vi­sión del acuer­do nu­clear con Irán que con­lle­va­ría inexo­ra­ble­men­te a la rup­tu­ra.

La ofen­si­va de Trump con­tra el mul­ti­la­te­ra­lis­mo em­pe­zó en el mis­mo mo­men­to en que pi­só la Ca­sa Blan­ca. Re­ti­ró a Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do Co­mer­cial Tran­spa­cí­fi­co (TPP), or­de­nó la re­ti­ra­da del acuer­do del Cli­ma de Pa­rís, pu­so nue­vas con­di­cio­nes a los alia­dos de la OTAN y a los so­cios asiá­ti­cos y si­gue hos­ti­gan­do fi­nan­cie­ra­men­te a la ONU. Des­de el mi­nu­to ce­ro de su pre­si­den­cia Trump ha pre­co­ni­za­do en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal una es­tra­te­gia ba­sa­da en acuer­dos bi­la­te­ra­les que le per­mi­tan im­po­ner, por en­ci­ma de to­do, los in­tere­ses de la pri­me­ra po­ten­cia. Sig­ni­fi­ca de he­cho re­nun­ciar al pa­pel de aban­de­ra­do de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos.

Y ello a pe­sar de que el mul­ti­la­te­ra­lis­mo co­mo con­cep­to po­lí­ti­co fue una con­quis­ta en bue­na par­te es­ta­dou­ni­den­ses. Na­ció en 1928 con el pac­to Briand-Ke­llogg fir­ma­do en Pa­rís por el que un pri­mer gru­po de quin­ce paí­ses re­nun­cia­ba a la gue­rra co­mo ins­tru­men­to po­lí­ti­co pa­ra re­sol­ver con­flic­tos mu­tuos. De ese acuer­do pro­pi­cia­do por el mi­nis­tro fran­cés de Ex­te­rio­res (Briand) y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se (Ke­llogg) se han de­ri­va­do to­das las ini­cia­ti­vas pos­te­rio­res pa­ra es­ta­ble­cer alian­zas de tres o más paí­ses pa­ra re­sol­ver los con­flic­tos de ma­ne­ra acor­da­da, con­ci­liar in­tere­ses y, so­bre to­do, evi­tar la gue­rra.

Así pues, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, co­mu­ni­có ayer ofi­cial­men­te a la di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Unes­co, Iri­na Bu­ko­va, que Es­ta­dos Uni­dos aban­do­na­rá el or­ga­nis­mo con fe­cha 31 de di­ciem­bre del año pró­xi­mo con la in­ten­ción de con­ver­tir­se en ob­ser­va­dor per­ma­nen­te y el de­seo de “se­guir co­la­bo­ran­do con la Unes­co co­mo Es­ta­do no miem­bro ob­ser­va­dor a fin de apor­tar opi­nio­nes, pers­pec­ti­vas y co­no­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos de Es­ta­dos Uni­dos so­bre al­gu­nas de las cues­tio­nes im­por­tan­tes em­pren­di­das por la or­ga­ni­za­ción, in­clui­da la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio mun­dial, abo­gan­do por las li­ber­ta­des de la pren­sa y pro­mo­vien­do la co­la­bo­ra­ción cien­tí­fi­ca y la edu­ca­ción”. El co­mu­ni­ca­do del De­par­ta­men­to de Es­ta­do ar­gu­men­ta que la de­ci­sión “no se to­mó a la li­ge­ra, y re­fle­ja las preo­cu­pa­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos con los cre­cien­tes atra­sos en la Unes­co, la ne­ce­si­dad de una re­for­ma fun­da­men­tal en la or­ga­ni­za­ción y la ten­den­cia an­ti Is­rael con­ti­nua en la Unes­co”.

Las dis­cre­pan­cias de EE.UU. con la Unes­co vie­nen de le­jos y se agra­va­ron en oc­tu­bre del 2012, cuan­do el or­ga­nis­mo apro­bó la

EL AR­GU­MEN­TO Was­hing­ton de­nun­cia el “ses­go an­ti­is­rae­lí” del or­ga­nis­mo y Tel Aviv tam­bién se re­ti­ra

LA RES­PUES­TA La or­ga­ni­za­ción te­me que un me­nor diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral dé alas al ex­tre­mis­mo yiha­dis­ta

ad­he­sión de Pa­les­ti­na co­mo miem­bro de pleno de­re­cho, en con­tra de la opi­nión de EE.UU., que op­tó por sus­pen­der sus con­tri­bu­cio­nes y la con­si­guien­te pér­di­da de su de­re­cho al vo­to. Aun­que dos go­tas han col­ma­do el va­so. La úl­ti­ma, la de­cla­ra­ción de la ciu­dad vie­ja de He­brón co­mo pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad, pe­ro so­bre to­do una re­so­lu­ción apro­ba­da hace un año que, en opi­nión del Go­bierno de Is­rael, ig­no­ra­ba los víncu­los del ju­daís­mo con la ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas y el mu­ro de las La­men­ta­cio­nes, si­tua­da en te­rri­to­rio del Je­ru­sa­lén ocu­pa­do por Is­rael en la gue­rra de los Seis Días. La re­so­lu­ción de la Unes­co se re­fe­ría al Mon­te del Tem­plo ex­clu­si­va­men­te con el nom­bre mu­sul­mán: Ha­ram al Sha­rif y ob­via­ba el to­pó­ni­mo he­breo Har HaBa­yit.

Tras el anun­cio de la re­ti­ra­da es­ta­dou­ni­den­se, el Go­bierno is­rae­lí hi­zo lo pro­pio. “El pri­mer mi­nis­tro Ne­tan­yahu pi­dió al Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res que pre­pa­re la re­ti­ra­da de Is­rael de la or­ga­ni­za­ción en pa­ra­le­lo a Es­ta­dos Uni­dos”, in­for­mó la ofi­ci­na del je­fe del Eje­cu­ti­vo, que aña­dió: “La Unes­co se ha con­ver­ti­do en el tea­tro del ab­sur­do don­de se de­for­ma la his­to­ria en lu­gar de pre­ser­var­la”.

La ini­cia­ti­va de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump fue re­ci­bi­da con es­tu­por por la pro­pia di­rec­to­ra de la Unes­co.“En un mo­men­to en que la lu­cha con­tra el ex­tre­mis­mo vio­len­to exi­ge nue­va in­ver­sión en edu­ca­ción, en diá­lo­go en­tre cul­tu­ras pa­ra pre­ve­nir el odio, es pro­fun­da­men­te la­men­ta­ble que Es­ta­dos Uni­dos se re­ti­re de la agen­cia de la ONU que se ocu­pa de esas cues­tio­nes”, de­cla­ró Bo­ko­va. En tér­mi­nos pa­re­ci­dos se pro­nun­ció el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, An­tó­nio Gu­te­rres.

Y la ofen­si­va con­tra el mul­ti­la­te­ra­lis­mo co­bra­rá un nue­vo im­pul­so de for­ma in­mi­nen­te cuan­do, se­gún to­das las pre­vi­sio­nes, la Ad­mi­nis­tra­ción Trump “des­cer­ti­fi­que” el acuer­do nu­clear con Irán que fir­ma­ron to­das las po­ten­cias del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU más Ale­ma­nia. Eso sig­ni­fi­ca que el Con­gre­so de­be­rá re­vi­sar el acuer­do y en su ca­so de­ci­dir nue­vas san­cio­nes eco­nó­mi­cas al ré­gi­men de Tehe­rán, lo que de­ja­ría en li­ber­tad a la re­pú­bli­ca de los aya­to­lás pa­ra re­em­pren­der el desa­rro­llo del ar­ma nu­clear.

La te­sis de Was­hing­ton, com­par­ti­da con el Go­bierno is­rae­lí de Ne­tan­yahu, es que el pac­to nu­clear fue un mal acuer­do y que Tehe­rán es­tá in­cum­plien­do el espíritu del pac­to, una ver­sión no com­par­ti­da con el res­to de fir­man­tes. Has­ta aho­ra to­das las ve­ri­fi­ca­cio­nes cons­ta­tan que Tehe­rán sí es­tá cum­plien­do los tér­mi­nos del pac­to. Só­lo una po­si­ción de fir­me­za de Ru­sia, Chi­na y los alia­dos eu­ro­peos de Es­ta­dos Uni­dos po­dría fre­nar es­te ím­pe­tu an­ti­mul­ti­la­te­ra­lis­ta de la pre­si­den­cia de Do­nald Trump.

Si el Con­gre­so dic­ta nue­vas san­cio­nes a Tehe­rán, el pac­to que­da­rá ro­to

Las po­ten­cias fir­man­tes in­ten­tan fre­nar in ex­tre­mis el ím­pe­tu del pre­si­den­te de EE.UU.

YOAN VALAT / EFE

Vis­ta del edi­fi­cio prin­ci­pal de la se­de ofi­cial de la Unes­co, en Pa­rís

ALEX BRAN­DON / AP

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, el pa­sa­do miér­co­les en Midd­le­town (Pen­sil­va­nia)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.