Aus­tria va a elec­cio­nes el do­min­go con un cla­ro gi­ro ha­cia la de­re­cha

Se­bas­tian Kurz, de 31 años, po­dría con­ver­tir­se en el can­ci­ller más jo­ven del país

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - MA­RÍA-PAZ LÓ­PEZ Vie­na En­via­da es­pe­cial

Die neue Volks­par­tei (el nue­vo Par­ti­do Po­pu­lar), so­bre fon­do de co­lor azul, es el le­ma ac­tual de un par­ti­do de to­da la vi­da, el de­mo­cris­tiano Par­ti­do Po­pu­lar Aus­tria­co (ÖVP, por sus si­glas en alemán), que a juz­gar por los son­deos se dis­po­ne a ga­nar las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de Aus­tria el pró­xi­mo do­min­go. Su lí­der, Se­bas­tian Kurz, de 31 años, po­dría así con­ver­tir­se en el can­ci­ller más jo­ven de la his­to­ria mo­der­na de su país, tras ha­ber re­no­va­do a su ima­gen y se­me­jan­za un par­ti­do que lan­gui­de­cía, y cu­yas rien­das to­mó el pa­sa­do ma­yo. En­ton­ces las en­cues­tas da­ban al ÖVP el 20%, y aho­ra le otor­gan has­ta el 34% de vo­tos en es­tos co­mi­cios an­ti­ci­pa­dos.

En teo­ría, Kurz se me­di­rá el do­min­go con el ac­tual can­ci­ller y lí­der del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta de Aus­tria (SPÖ), Christian Kern, de 51 años, con quien ha tra­ba­ja­do en ca­li­dad de mi­nis­tro de Ex­te­rio­res en la úl­ti­ma fa­se del tem­pes­tuo­so Go­bierno de coa­li­ción de so­cial­de­mó­cra­tas y de­mo­cris­tia­nos. En la prác­ti­ca, sin em­bar­go, el jo­ven di­ri­gen­te con­ser­va­dor ha es­ta­do mi­dién­do­se du­ran­te la cam­pa­ña con el ul­tra­na­cio­na­lis­ta Par­ti­do de la Li­ber­tad de Aus­tria (FPÖ). Kurz ha apos­ta­do por in­va­dir sus te­mas fa­vo­ri­tos, en par­ti­cu­lar la inmigración, y ha da­do un cal­cu­la­do gi­ro a la de­re­cha.

El ul­tra­de­re­chis­ta FPÖ, que es­tu­vo en un tris de ha­cer­se con la pre­si­den­cia fe­de­ral en di­ciem­bre del año pa­sa­do –fi­nal­men­te, ga­nó esas elec­cio­nes Ale­xan­der van der Be­llen, in­de­pen­dien­te apo­ya­do por los eco­lo­gis­tas, en de­tri­men­to del ul­tra Nor­bert Ho­fer–, saborea aho­ra son­deos ha­la­güe­ños, que le con­fie­ren el se­gun­do pues­to. Po­dría al­can­zar el 25%, e in­clu­so el 27% de los vo­tos, mien­tras que los so­cial­de­mó­cra­tas de Kern que­da­rían en ter­cer lu­gar, con en­tre el 22% y el 25%.

“Cuan­do Se­bas­tian Kurz me te­le­fo­neó pa­ra pre­gun­tar­me si que­ría en­trar en po­lí­ti­ca, di­je sí in­me­dia­ta­men­te, por­que tie­ne las tres cua­li­da­des que va­lo­ro en un po­lí­ti­co”, afir­ma ra­dian­te mi­cró­fono en mano Karl Mah­rer, el can­di­da­to de­mo­cris­tiano por Vie­na, has­ta aho­ra vi­ce­je­fe de la po­li­cía del land. (Aus­tria es una re­pú­bli­ca fe­de­ral for­ma­da por 9 es­ta­dos fe­de­ra­dos o län­der; y la ca­pi­tal, Vie­na, es uno de ellos).

Es­ta­mos en un cen­tro co­mer­cial del dis­tri­to vie­nés de Lie­sing, don­de el ÖVP ce­le­bra­ba ayer tar­de un en­cuen­tro con ve­ci­nos, en­tre glo­bos azu­les, bo­ca­di­llos gus­to­sos y una rue­da de la for­tu­na con va­les de des­cuen­to pa­ra com­pras en el lu­gar. Tie­ne su la­do cho­can­te ver a un se­ñor que pei­na ca­nas co­mo Mah­rer, de 62 años, de­po­si­tan­do tan­tas es­pe­ran­zas en un po­lí­ti­co al que do­bla exac­ta­men­te la edad.

¿Cuá­les son las tres cua­li­da­des de Kurz, se­gún el can­di­da­to por Vie­na? “Cree en lo que di­ce, sa­be de lo que ha­bla y quie­re lo me­jor pa­ra Aus­tria”, sin­te­ti­za Mah­rer, que se ex­tien­de lue­go en ca­da uno de los tres as­pec­tos. Y re­cal­ca –a fin de cuen­tas es un po­li­cía, al que al­gu­nos ven ya co­mo fu­tu­ro mi­nis­tro del In­te­rior– su apues­ta por la se­gu­ri­dad.

Lo cier­to es que Se­bas­tian Kurz ha in­su­fla­do mo­der­ni­dad y ex­pec­ta­ti­va de cam­bio al neue Volks­par­tei, y al tiempo ha abor­da­do el ma­les­tar de una par­te de la po­bla­ción (en to­tal 8,7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes) por la lle­ga­da de más de 120.000 so­li­ci­tan­tes de asi­lo des­de el 2015, en abier­ta com­pe­ten­cia con el FPÖ por ese vi­ve­ro de vo­tos. Así, Kurz pro­po­ne re­du­cir las ayu­das so­cia­les a los pe­ti­cio­na­rios de asi­lo, con­tro­lar de mo­do más es­tric­to las en­ti­da­des mu­sul­ma­nas, y re­du­cir a ce­ro las lle­ga­das de re­fu­gia­dos. En un due­lo te­le­vi­sa­do, el lí­der del FPÖ, Heinz Christian Stra­che, de 48 años, le pre­gun­tó iró­ni­ca­men­te si le ha­bía da­do las gra­cias al pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán, por su con­tri­bu­ción a se­llar la ru­ta de los Bal­ca­nes que to­ma­ban los re­fu­gia­dos.

Los ana­lis­tas tra­tan de di­lu­ci­dar qué coa­li­ción de go­bierno po­dría sa­lir de las ur­nas, pues el sis­te­ma elec­to­ral aus­tria­co, de cor­te pro­por­cio­nal, no fa­vo­re­ce las ma­yo­rías ab­so­lu­tas. El FPÖ aca­ri­cia la idea de go­ber­nar con los de­mo­cris­tia­nos. No se­ría la pri­me­ra vez, pues es­te par­ti­do –fun­da­do en 1956 por an­ti­guos na­zis– ya go­ber­nó co­mo so­cio del can­ci­ller con­ser­va­dor Wolf­gang Schüs­sel del 2000 al 2007. En aquel mo­men­to, la Unión Eu­ro­pea se echó las ma­nos a la ca­be­za, y al­gu­nos paí­ses cas­ti­ga­ron a Aus­tria con san­cio­nes eco­nó­mi­cas. Pe­ro el ac­tual FPÖ se ha nor­ma­li­za­do co­mo par­ti­do en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co de su país, y a la UE se le acu­mu­lan los pro­ble­mas en otros fren­tes.

Tam­po­co es del to­do des­car­ta­ble que se re­edi­te el pac­to de de­mo­cris­tia­nos y so­cial­de­mó­cra­tas, que han go­ber­na­do jun­tos des­de el 2007, y an­tes tam­bién va­rias ve­ces des­de la pos­gue­rra. Y es­tá por ver si los tres par­ti­dos pe­que­ños (eco­lo­gis­tas, li­be­ra­les y Lis­ta Pilz, el mo­vi­mien­to del ex­ver­de Peter Pilz), en ca­so de lo­grar su­pe­rar to­dos el mí­ni­mo del 4% pa­ra ob­te­ner re­pre­sen­ta­ción, po­drían apun­ta­lar al­gu­na com­bi­na­ción arit­mé­ti­ca con Kurz a la ca­be­za. Pe­ro pa­re­ce evi­den­te que Christian Kern lle­va las de per­der.

KURZ VIS­TO POR UN CAN­DI­DA­TO

“Cree en lo que di­ce, sa­be de lo que ha­bla y quie­re lo me­jor pa­ra Aus­tria”, di­ce Mah­rer

VE­LA­DA COM­PE­TEN­CIA

El ÖVP abor­da aho­ra un te­ma clá­si­co de la ul­tra­de­re­cha: la cues­tión mi­gra­to­ria

THO­MAS KRONSTEINER / GETTY

En Vie­na, un car­tel elec­to­ral del ÖVP mues­tra a Se­bas­tian Kurz con el le­ma “Aho­ra. ¡O nun­ca!”. Al fon­do, el edi­fi­cio del Par­la­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.