Em­bes­ti­da o ata­que re­suel­to al enemi­go o, en si­tua­cio­nes que afec­tan al or­den pú­bli­co, la efec­tua­da por los cuer­pos de Po­li­cía con­tra aque­llos que lo al­te­ran.

El Con­se­jo de Eu­ro­pa cri­ti­ca a Zoi­do por los ex­ce­sos po­li­cia­les

La Vanguardia - - POLÍTICA - PE­DRO VALLÍN Ma­drid

La con­tro­ver­sia in­ter­na­cio­nal por la du­re­za de las imá­ge­nes de las car­gas po­li­cia­les del 1-O no re­mi­te. Ayer, los re­pro­ches al Go­bierno es­pa­ñol por el uso de fuer­za ex­ce­si­va con­tra po­bla­ción ci­vil lle­ga­ron por dos vías. De una par­te, la oe­ne­gé Hu­man Rights Watch (Ob­ser­va­to­rio de los De­re­chos Hu­ma­nos), fun­da­da du­ran­te la gue­rra fría pa­ra vi­gi­lar el cum­pli­mien­to de las con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos en los paí­ses del Pac­to de Var­so­via, emi­tía un du­ro in­for­me en el que de­nun­cia­ba un uso ex­ce­si­vo de la fuer­za por par­te de las fuer­zas po­li­cia­les es­pa­ño­las. “Pue­de que la Po­li­cía tu­vie­ra a la ley de su par­te pa­ra eje­cu­tar una or­den ju­di­cial, pe­ro eso no le da­ba de­re­cho a usar la vio­len­cia con­tra ma­ni­fes­tan­tes pa­cí­fi­cos”, afir­ma en un co­mu­ni­ca­do el in­ves­ti­ga­dor Kar­tik Raj, de­sig­na­do por HRW an­te las de­nun­cias re­ci­bi­das.

Tras en­tre­vis­tar a nu­me­ro­sos tes­ti­gos y exa­mi­nar las imá­ge­nes cap­ta­das tan­to por me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo por po­bla­ción ci­vil, la oe­ne­gé in­di­ca que “en al­gu­nas oca­sio­nes” tan­to la Guar­dia Ci­vil co­mo la Po­li­cía Na­cio­nal hi­cie­ron un uso ex­ce­si­vo de la fuer­za y em­plea­ron ar­mas con­tra po­bla­ción ci­vil que no ofre­cía una re­sis­ten­cia vio­len­ta. La in­ves­ti­ga­ción de HRW no ha si­do ex­haus­ti­va, re­co­no­ce la pro­pia oe­ne­gé, y se ha li­mi­ta­do a aten­der las de­nun­cias re­ci­bi­das re­la­ti­vas a la ciu­dad de Girona y dos mu­ni­ci­pios de las pro­vin­cias de Girona y Bar­ce­lo­na (Ai­gua­vi­va y Fo­no­llo­sa). En los tres ca­sos “en­con­tró que la Guar­dia Ci­vil y el Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía hi­cie­ron en oca­sio­nes un uso ex­ce­si­vo de la fuer­za con­tra ci­vi­les”.

La or­ga­ni­za­ción sub­ra­ya el he­cho de que la or­den ju­di­cial re­ci­bi­da no ex­pli­ca el com­por­ta­mien­to de los agen­tes, ya que no só­lo man­da­ba im­pe­dir la eje­cu­ción de una vo­ta­ción ile­gal, sino que, ex­pre­sa­men­te, “tam­bién les obli­ga­ba a ga­ran­ti­zar la con­vi­ven­cia cons­ti­tu­cio­nal”. Sin em­bar­go, “las imá­ge­nes y fo­tos pu­bli­ca­das por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las que apa­re­cie­ron col­ga­das en las redes so­cia­les y que fue­ron re­vi­sa­das por Hu­man Rights Watch pa­re­cen mos­trar mu­chos otros ca­sos de uso ma­ni­fies­ta­men­te des­pro­por­cio­na­do de la fuer­za con­tra per­so­nas reuni­das pa­cí­fi­ca­men­te en los cen­tros elec­to­ra­les y al­re­de­dor de los mis­mos, ex­pre­san­do su opi­nión po­lí­ti­ca y, en al­gu­nos ca­sos, re­cu­rrien­do a la re­sis­ten­cia pa­si­va pa­ra obs­truir a la Po­li­cía”.

Res­pec­to a lo ocu­rri­do en Girona, don­de HRW en­tre­vis­tó a 37 per­so­nas, de las que va­rias ex­hi­bían he­ri­das por cau­sa de la ac­ción po­li­cial, el in­for­me des­ta­ca que “el Go­bierno es­pa­ñol tie­ne la obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar una in­ves­ti­ga­ción efec­ti­va so­bre las de­nun­cias del uso ex­ce­si­vo de la fuer­za, in­clui­dos los gra­ves in­ci­den­tes do­cu­men­ta­dos por Hu­man Rights Watch”. El in­for­me da cuen­ta de tes­ti­mo­nios se­gún los cua­les los agen­tes res­pon­dían a gol­pes a quie­nes so­li­ci­ta­ban sus ór­de­nes ju­di­cia­les pa­ra en­trar en los co­le­gios.

HRW re­cuer­da que Es­pa­ña es par­te del con­ve­nio eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos, así co­mo del pac­to in­ter­na­cio­nal de De­re­chos Ci­vi­les y Po­lí­ti­cos, que im­po­nen obli­ga­cio­nes es­pe­cí­fi­cas con res­pec­to al de­re­cho de reu­nión pa­cí­fi­ca, la li­ber­tad de ex­pre­sión y el uso de la fuer­za por las fuer­zas del or­den. Y aña­de que, “da­da la ten­sión ac­tual en­tre las au­to­ri­da­des cen­tra­les y re­gio­na­les y las pre­gun­tas com­ple­jas de ju­ris­dic­ción, Es­pa­ña de­be­ría con­si­de­rar so­li­ci­tar la asis­ten­cia de un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal in­de­pen­dien­te”.

Al tiempo, la Asam­blea del Con­se­jo de Eu­ro­pa de­ba­tió ayer lo ocu­rri­do en Ca­ta­lun­ya y las crí­ti­cas ha­cia las car­gas arre­cia­ron. El pre­si­den­te de la Alian­za de los Li­be­ra­les y De­mó­cra­tas por Eu­ro­pa (AL­DE), Hen­drik Daems, re­cor­dó que la li­ber­tad de ex­pre­sión y de reu­nión es “incompatible” con la “vio­len­cia” que se vio el 1 de oc­tu­bre y la­men­tó que “ni Ra­joy ni el Rey” ha­yan he­cho re­fe­ren­cias so­bre lo ocu­rri­do, y se­ña­ló que “Ma­drid y Bar­ce­lo­na han de ofre­cer diá­lo­go, de­jan­do de la­do su or­gu­llo po­lí­ti­co y sus cálcu­los elec­to­ra­les”. El coor­di­na­dor de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Po­de­mos, Pa­blo Bus­tin­duy, sub­ra­ya­ba el he­cho de que “la po­si­ción del Go­bierno es­pa­ñol la han de­fen­di­do par­la­men­ta­rios de Tur­quía, Azer­bai­yán y Ser­bia, ade­más de los re­pre­sen­tan­tes del PP, el PSOE y Cs”.

En mi­tad de es­te am­bien­te de cen­su­ra in­ter­na­cio­nal a la ac­ción de los an­ti­dis­tur­bios, la Unión Fe­de­ral de Po­li­cía (UFP) pu­bli­có en Twit­ter una fo­to de agen­tes ar­ma­dos y con pa­sa­mon­ta­ñas con el tex­to: “Con­tra los gol­pis­tas... ¿Ha­bla­mos?”. El pro­pio pre­si­dent Car­les Puig­de­mont se que­jó al mi­nis­tro de In­te­rior, Juan Ig­na­cio Zoi­do, por se­me­jan­te ame­na­za ex­pre­sa. El sin­di­ca­to po­li­cial que la lan­zó la con­si­de­ra un chis­te pa­ra ali­viar ten­sión. Un me­me sin más, di­cen.

UN ME­ME

Puig­de­mont se que­ja al mi­nis­tro por un tuit ame­na­zan­te de un sin­di­ca­to po­li­cial

LA OR­DEN JU­DI­CIAL

HRW re­cuer­da que el au­to de la juez obli­ga­ba tam­bién a “ga­ran­ti­zar la con­vi­ven­cia”

EMI­LIO MORENATTI / AP

Un agen­te de la Po­li­cía Na­cio­nal es­gri­me la po­rra du­ran­te la jor­na­da del 1-O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.