La ten­sa es­pe­ra po­lí­ti­co-ju­di­cial

La Vanguardia - - POLÍTICA - José Ma­ría Brunet

La jus­ti­cia ac­túa con independencia, pe­ro no vi­ve en una bur­bu­ja. Y me­nos en los tiem­pos que co­rren. Es el Es­ta­do en­te­ro, con to­das sus ins­ti­tu­cio­nes en aler­ta, el que sien­te que es­tá en jue­go su su­per­vi­ven­cia. Se cons­ta­ta es­tos días y pu­do per­ci­bir­se ayer con oca­sión de los ac­tos de la fies­ta del 12 de Oc­tu­bre. La vi­ce­pre­si­den­ta, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, de­par­tió es­pe­cial­men­te con los pre­si­den­tes del Cons­ti­tu­cio­nal y del Su­pre­mo, Gon­zá­lez Rivas y Les­mes, res­pec­ti­va­men­te. Y al fis­cal ge­ne­ral, José Manuel Ma­za, se le vio con la antena pues­ta en to­dos los co­rri­llos.

La jus­ti­cia, en su­ma, es­tá co­mo to­dos. In­quie­ta, a la ex­pec­ta­ti­va y en es­pe­ra de una se­ñal. Si el ar­tícu­lo 155 se po­ne en jue­go, en esa me­sa de ope­ra­cio­nes ha­rá fal­ta el bisturí de los ju­ris­tas. Ma­za ya lo ha son­dea­do to­do, me­nos a los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios. Na­die quie­re, en efec­to, már­ti­res po­lí­ti­cos ni de­te­ni­dos, aun­que no ca­be des­car­tar que aca­be ha­bien­do al­guno con ca­rác­ter pre­ven­ti­vo y en­via­do a pri­sión con o sin fian­za.

El co­mún de­seo, en cam­bio, es de­vol­ver las aguas a su cau­ce y en­con­trar el mo­do de pa­sar pá­gi­na. Y ahí es­tá la dis­yun­ti­va. La Fis­ca­lía, por ejem­plo, des­ho­ja es­tos días la mar­ga­ri­ta de qué ha­cer con Tra­pe­ro, el ma­jor de los Mos­sos, y con los pre­si­den­tes de la ANC y de Òm­nium, los Jor­dis, co­mo al­gu­nos lla­man co­lo­quial­men­te a Sán­chez y Cui­xart. Los tres, qué ca­sua­li­dad, com­pa­re­cen an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal el pró­xi­mo lu­nes por la ma­ña­na, y a las diez del mis­mo día ex­pi­ra el pla­zo pa­ra que Puig­de­mont con­tes­te si pro­cla­mó o no la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na.

No es aven­tu­ra­da la hi­pó­te­sis de que la se­ve­ri­dad y el ri­gor de la Fis­ca­lía tal vez se acom­pa­sen al gra­do de cla­ri­dad de la res­pues­ta. El Go­bierno se ha lan­za­do so­bre Puig­de­mont pi­dien­do a la vez que por fa­vor le con­tes­te al­go asu­mi­ble a lo que aga­rrar­se, que no sue­ne a en­ga­ño ni a ju­ga­da de des­pis­te. El ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción es el bo­tón nu­clear ju­rí­di­co y si el Go­bierno lo acciona el re­sul­ta­do se­rá que que­da­rá mu­cha tie­rra que­ma­da. De ahí las cau­te­las, los em­pla­za­mien­tos, re­que­ri­mien­tos y as­pa­vien­tos. La par­ti­da si­gue y ca­da día que pa­sa va su­bien­do la apues­ta. Por eso hay tam­bién cru­ce de men­sa­jes ba­jo la me­sa. A pe­sar de to­dos los pe­sa­res, en efec­to, hay lla­ma­das cru­za­das, son­deos, in­ci­ta­cio­nes. Mien­tras, las to­gas an­sían re­sul­ta­dos, con la mi­ra­da pues­ta en el pac­to en­tre PP y PSOE, y a la es­pe­ra de que lle­gue la an­he­la­da res­pues­ta, el mi­la­gro que evi­te más que­re­llas y ten­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.