El dra­ma del ma­tri­mo­nio in­fan­til

La Vanguardia - - OPINIÓN -

MI­LLO­NES de ni­ñas en el mun­do son for­za­das a ca­sar­se a tem­pra­na edad, en mu­chos ca­sos con hom­bres bas­tan­te ma­yo­res que ellas, en lo que cons­ti­tu­ye un dra­ma si­len­cio­so que arrui­na sus vi­das, ya que se las so­me­te a al­go pa­ra lo que no es­tán pre­pa­ra­das, ro­bán­do­les así la in­fan­cia. En­se­gui­da tie­nen hi­jos, se han de ha­cer car­go de los tra­ba­jos de la ca­sa, que­dan ba­jo el do­mi­nio del ma­ri­do, acos­tum­bran a su­frir ma­los tra­tos y pier­den to­da opor­tu­ni­dad de es­tu­diar y desa­rro­llar­se en igual­dad de con­di­cio­nes que los hom­bres.

El ma­tri­mo­nio in­fan­til es un pro­ble­ma de dig­ni­dad hu­ma­na que tie­ne una enor­me di­men­sión. Se cal­cu­la que hay cer­ca de cien mi­llo­nes de ni­ñas en el mun­do que no es­tán pro­te­gi­das fren­te a es­ta cos­tum­bre so­cial y cul­tu­ral que ri­ge en nu­me­ro­sos paí­ses, fun­da­men­tal­men­te de Áfri­ca, La­ti­noa­mé­ri­ca y Asia. Ca­da día unas vein­te mil son obli­ga­das a ca­sar­se, se­gún una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Sa­ve the Chil­dren con mo­ti­vo del día in­ter­na­cio­nal de la Ni­ña.

En el re­por­ta­je que pu­bli­ca hoy la sec­ción de Ten­den­cias se ex­pli­ca la la­bor que rea­li­zan al­gu­nas oe­ne­gés pa­ra lu­char con­tra el ma­tri­mo­nio in­fan­til. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo es que las ni­ñas pue­dan per­ma­ne­cer en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo has­ta que sean ma­yo­res, ya que cuan­ta más edu­ca­ción re­ci­ban más pro­ba­bi­li­da­des ten­drán de de­fen­der sus de­re­chos, de cre­cer sa­lu­da­ble­men­te, de ase­gu­rar­se un me­dio de vi­da y de te­ner hi­jos sa­nos que re­ci­ban a su vez una edu­ca­ción ade­cua­da.

La or­ga­ni­za­ción Plan In­ter­na­cio­nal tra­ba­ja des­de hace dé­ca­das pa­ra for­mar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ni­ñas, en nu­me­ro­sos paí­ses, pa­ra que co­noz­can sus de­re­chos y pue­dan desa­rro­llar la fuer­za, la ener­gía y el co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te pa­ra cons­truir un mun­do sin di­fe­ren­cias y, por tan­to, más jus­to. Co­mo di­ce una de esas ni­ñas, que ha es­ta­do invitada en Es­pa­ña, “la edu­ca­ción es el úni­co ins­tru­men­to que te­ne­mos pa­ra lu­char con­tra la de­sigual­dad y la dis­cri­mi­na­ción. Si na­die me en­se­ña que ten­go una se­rie de de­re­chos, si mis ami­gas tam­po­co lo sa­ben, pues no po­de­mos ha­cer na­da ni pe­dir na­da. Só­lo aguan­tar­nos con la vi­da que nos ha to­ca­do vi­vir”.

El tra­ba­jo de Plan In­ter­na­cio­nal es ex­tre­ma­da­men­te me­ri­to­rio, pe­ro len­to y di­fí­cil, ya que se desa­rro­lla de al­dea en al­dea y de ni­ña en ni­ña. Ne­ce­si­ta el re­fuer­zo de la co­mu­ni­dad mun­dial y de los go­bier­nos pa­ra lu­char con­tra el ma­tri­mo­nio in­fan­til y aca­bar con la cul­tu­ra an­ces­tral de mu­chas co­mu­ni­da­des que lo pro­pi­cian. Ha­bría que lo­grar, en es­te sen­ti­do, co­mo pro­po­ne Sa­ve the Chil­dren, que la edad mí­ni­ma pa­ra con­traer ma­tri­mo­nio se fi­je en 18 años en to­do el mun­do. Es una cam­pa­ña que me­re­ce la ayu­da y el apo­yo de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.