As­tu­cia y frus­tra­ción

La Vanguardia - - OPINIÓN - Jo­sep An­to­ni Du­ran Lleida

Lo su­ce­di­do en el Par­la­ment ca­ta­lán el pa­sa­do 10 de oc­tu­bre no pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo pa­ra­dig­ma de la cien­cia ju­rí­di­ca. Des­de lue­go, los ins­pi­ra­do­res y ofi­cian­tes de la per­for­man­ce no ha­brán leí­do a Sa­vigny y su obra De la vo­ca­ción de nues­tro tiempo pa­ra la le­gis­la­ción y la cien­cia del de­re­cho.

De acuer­do con la ile­gal ley del Re­fe­rén­dum, la de­cla­ra­ción for­mal de independencia y su even­tual sus­pen­sión de­be ha­cer­la el Par­la­ment. Sin em­bar­go, fue el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat quien asu­mió el re­sul­ta­do del 1-O. Es de­cir, no só­lo vul­ne­ra­ron la Cons­ti­tu­ción y nues­tro Es­ta­tut, sino que no cum­plie­ron ni sus pro­pias le­yes.

Po­co des­pués los dipu­tados y dipu­tadas de Junts pel Sí y las CUP fir­ma­ron la cons­ti­tu­ción de la “Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na”. En po­cas ho­ras se de­cla­ró una co­sa y se fir­mó la con­tra­ria. En el he­mi­ci­clo se in­ten­tó em­pa­ti­zar con la UE y en la sa­la de ac­tos del Par­la­ment se in­ten­tó cal­mar la ira de las CUP y la de mi­les y mi­les de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas de bue­na fe que es­pe­ra­ban que Puig­de­mont cum­plie­ra con su pa­la­bra. En de­fi­ni­ti­va, un es­per­pen­to que creó ma­yor des­con­cier­to del que ya te­nía­mos. Les ase­gu­ro que im­por­tan­tes di­ri­gen­tes de la UE no dan cré­di­to a lo su­ce­di­do. Una vez más, la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na ad­qui­rió en el Par­la­ment un ele­va­do tono tea­tral. Eso sí, me­jor la co­me­dia que la tra­ge­dia.

Pe­ro co­mo el pro­ble­ma de fon­do y su so­lu­ción es po­lí­ti­co y no ju­rí­di­co, no voy a en­zar­zar­me en re­fle­xio­nes ju­rí­di­cas. En el dis­cur­so de Puig­de­mont se ha que­ri­do ver la año­ra­da fi­nez­za de la po­lí­ti­ca ita­lia­na. Co­mo pa­dez­co glau­co­ma en un ojo, qui­zás la li­mi­ta­ción de mi cam­po vi­sual no me per­mi­tió apre­ciar tal vir­tud en su in­ter­ven­ción. Só­lo vi la as­tu­cia que ha do­mi­na­do des­de el ini­cio del pro­cés y lo úni­co que lo­gró fue crear más con­fu­sión y ge­ne­rar frus­tra­ción en­tre los vo­tan­tes in­de­pen­den­tis­tas.

Se pre­ten­dió in­ge­nua­men­te ha­cer creer que se apos­ta­ba por el diá­lo­go y que al ha­cer­lo ade­más a re­que­ri­mien­to de di­ri­gen­tes eu­ro­peos, se po­nía en un gran aprie­to al Go­bierno es­pa­ñol. Si es­te ac­ti­va­ba el ar­tícu­lo 155, po­nía en ban­de­ja a Puig­de­mont la re­com­po­si­ción de la que­bra­da uni­dad in­de­pen­den­tis­ta. Si por el con­tra­rio Ra­joy acep­ta­ba la su­pues­ta pre­sión de la UE, Puig­de­mont ha­bría ga­na­do gra­cias a la in­ter­ven­ción de las ins­ti­tu­cio­nes o di­ri­gen­tes eu­ro­peos. ¡Ja­que ma­te!

Pe­ro los men­sa­jes de la UE, in­clui­do el di­ri­gi­do a Puig­de­mont por el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, des­de el Co­mi­té de Re­gio­nes de la UE, nun­ca fue­ron los que des­de Ca­ta­lun­ya se han di­vul­ga­do por el ofi­cia­lis­mo. A la Unión Eu­ro­pea no le gus­ta­ron las imá­ge­nes de las car­gas po­li­cia­les del 1-O. ¡Cier­to! Co­mo lo es tam­bién que desean fer­vo­ro­sa­men­te que nues­tro pro­ble­ma se re­suel­va con diá­lo­go y sin vio­len­cia. Pe­ro diá­lo­go en el mar­co de la Cons­ti­tu­ción y de los tra­ta­dos de la UE. Y siem­pre exi­gien­do res­pe­to a la uni­dad te­rri­to­rial. Y de aquí no se mo­ve­rán. No quie­ren la dis­gre­ga­ción de Ca­ta­lun­ya por el efec­to do­mi­nó que su­pon­dría en al­gu­nos de sus es­ta­dos. Nun­ca apos­ta­rán por la mo­di­fi­ca­ción ile­gal y sin acuer­do de sus fron­te­ras, cons­cien­tes de que el cur­so de la his­to­ria re­quie­re que la UE si­ga el ca­mino in­ver­so, el de la uni­dad. Nues­tro gran re­to co­mo ca­ta­la­nes, ya sea en Es­pa­ña o en Eu­ro­pa, es que es­ta se fun­da­men­te en la má­xi­ma di­ver­si­dad po­si­ble. No es fá­cil, y me­nos lo se­rá sin re­cu­pe­rar el pres­ti­gio per­di­do.

Se re­cla­ma me­dia­ción eu­ro­pea, pe­ro sorprende que los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas no en­tien­dan que el Es­ta­do es­pa­ñol no ad­mi­ti­rá una me­dia­ción con una par­te de su te­rri­to­rio. A quien pre­ten­de cons­truir un nue­vo Es­ta­do hay que exi­gir­le que ten­ga una mí­ni­ma cul­tu­ra de Es­ta­do pa­ra com­pren­der­lo. De ahí la in­sis­ten­cia ma­cha­co­na de la UE: se tra­ta de un asun­to in­terno. Es­tas úl­ti­mas se­ma­nas se ha re­mar­ca­do la idea de que “só­lo cuan­do sea­mos un Es­ta­do po­drá dar­se tal me­dia­ción”. Y tam­po­co es cier­to. Por­que siem­pre que ha in­ter­ve­ni­do la UE, lo ha he­cho tras con­flic­tos ar­ma­dos con de­ce­nas, cen­te­na­res o mi­les de víc­ti­mas. La UE me­dió en­tre Es­lo­ve­nia y el ejér­ci­to yu­gos­la­vo tras muer­tos de una y otra par­te; lo hi­zo en­tre Ko­so­vo y Ser­bia tras una gue­rra, e in­ter­vino en las ne­go­cia­cio­nes en­tre los bri­tá­ni­cos e Ir­lan­da del Nor­te en el Uls­ter. ¿Es que al­guno de nues­tros di­ri­gen­tes pien­sa en es­ce­na­rios co­mo el de la de­sin­te­gra­ción de Yu­gos­la­via? ¿O aca­so al­gu­nos es­tán ur­dien­do un es­ce­na­rio co­mo el del Uls­ter y no les bas­ta con esa mal­di­ta ob­se­sión de til­dar de unio­nis­tas a to­dos aque­llos que no pien­san co­mo ellos?

Des­car­ta­da por tan­to la me­dia­ción, nos que­da el diá­lo­go. Ra­joy ha re­cu­rri­do tam­bién a la as­tu­cia con la apli­ca­ción di­fe­ri­da del 155. Pe­dro Sán­chez ha ju­ga­do bien sus car­tas ob­te­nien­do una con­cre­ción de los pla­zos pa­ra una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. ¡Qué lás­ti­ma que Ra­joy no nos hu­bie­ra es­cu­cha­do an­tes! ¡Cuán­tas co­sas ha­brían cam­bia­do y cuán­to nos ha­bría­mos aho­rra­do! Si la úl­ti­ma as­tu­cia de Puig­de­mont di­vi­dió a la ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta de Junts pel Sí y las CUP, la de Sán­chez y Ra­joy abre una enor­me grie­ta en el seno de Junts pel Sí.

Nos con­vie­ne a to­dos cla­ri­fi­car ur­gen­te­men­te la si­tua­ción. Alar­gar más el des­con­cier­to, la in­cer­ti­dum­bre y la ines­ta­bi­li­dad per­ju­di­ca gra­ve­men­te nues­tra con­vi­ven­cia. ¿Qué ha que­da­do de los es­ló­ga­nes “Un sol po­ble o “Som 6 mi­li­ons”? Y pro­lon­gar la ines­ta­bi­li­dad es tam­bién sui­ci­da pa­ra nues­tra eco­no­mía, por mu­cho que irres­pon­sa­ble­men­te des­de el Go­vern de la Ge­ne­ra­li­tat se mi­nus­va­lo­re la sa­li­da de ban­cos y em­pre­sas. Des­de hace años se ha afir­ma­do sin pu­dor que Eu­ro­pa nos es­pe­ra­ba con los bra­zos abier­tos; que ja­más sal­dría­mos de la UE; que los ban­cos y em­pre­sas nun­ca aban­do­na­rían Ca­ta­lun­ya. O han es­ta­do en­ga­ñan­do do­lo­sa­men­te o es que no te­nían au­to­ri­dad mo­ral al­gu­na pa­ra di­ri­gir un país.

Me que­da una úl­ti­ma re­fle­xión. Cuan­do es­cri­bo es­te ar­tícu­lo, la pe­lo­ta es­ta en el te­ja­do del Go­vern de la Ge­ne­ra­li­tat. Ha­go vo­tos pa­ra que se res­ta­blez­ca el im­pe­rio de la ley y pa­ra que la po­lí­ti­ca sus­ti­tu­ya a los tri­bu­na­les. Va­le la pe­na re­pa­sar la his­to­ria de los úl­ti­mos 80 años. El 6 de oc­tu­bre de 1934 aca­bó con el Go­vern de Ca­ta­lun­ya en pri­sión y se su­pri­mió la au­to­no­mía. Año y me­dio más tar­de se pro­du­jo la vic­to­ria de las iz­quier­das y lle­gó la con­fron­ta­ción en­tre el Fren­te Po­pu­lar y el de

Ra­joy uti­li­za con as­tu­cia la apli­ca­ción di­fe­ri­da del ar­tícu­lo 155 y Pe­dro Sán­chez ha ju­ga­do bien sus car­tas

Unos han de re­nun­ciar a la DUI aca­tan­do la Cons­ti­tu­ción y los otros han de apos­tar por la po­lí­ti­ca

las de­re­chas. Lue­go se vi­vió la fra­tri­ci­da gue­rra que nos abo­có al tú­nel del fran­quis­mo. ¿Al­guno de es­tos epi­so­dios ofre­ció re­sul­ta­dos po­si­ti­vos a Ca­ta­lun­ya o a Es­pa­ña? El pe­rio­do de ma­yor pro­gre­so eco­nó­mi­co y so­cial pa­ra to­dos y de ma­yor au­to­go­bierno de la his­to­ria de Ca­ta­lun­ya lle­gó con la Cons­ti­tu­ción de 1978. ¿Por qué no ser ca­pa­ces de re­no­var y adap­tar el con­sen­so que la hi­zo po­si­ble?

Unos han de re­nun­ciar a la DUI aca­tan­do la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tut, y los otros han de apos­tar de­fi­ni­ti­va­men­te por la po­lí­ti­ca pa­ra ofre­cer so­lu­cio­nes. Si no es así, se im­pon­drá el 155 y la bol­che­vi­qui­za­ción de Ca­ta­lun­ya al man­do de los es­ca­ños de las CUP y de dos en­ti­da­des que nun­ca pa­sa­ron por las ur­nas. Des­ta­co la de­cla­ra­ción de una dipu­tada cu­pe­ra al aban­do­nar el Par­la­ment el pa­sa­do mar­tes: “Las vic­to­rias se ob­tie­nen en las ca­lles, no en los par­la­men­tos”. Ha­brá que re­cor­dar a Joan Fus­ter cuan­do de­cía que “los fra­ca­sos nun­ca fue­ron fru­to de la im­pro­vi­sa­ción”.

ÓS­CAR ASTROMUJOFF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.