El in­fierno

La Vanguardia - - OPINIÓN - Pi­lar Raho­la

En el en­tre­ac­to de los mu­chos ac­tos de es­tos días en los que vi­vi­mos pe­li­gro­sa­men­te, me pa­ro pa­ra ob­ser­var el mun­do, que con­ti­núa su cur­so. Y, por lo que veo, tam­bién llue­ve. John Len­non te­nía una bo­ni­ta fra­se que re­cu­pe­ro de me­mo­ria. Más o me­nos de­cía que vi­vi­mos en un mun­do don­de nos es­con­de­mos pa­ra amar­nos, mien­tras prac­ti­ca­mos la vio­len­cia a ple­na luz. Es de Ber­trand Rus­sell otra ci­ta lu­mi­no­sa: la his­to­ria del mun­do es la su­ma de to­do lo que hu­bie­ra si­do evi­ta­ble. O, pa­ra ser ge­ne­ro­sos con la ra­za hu­ma­na, la su­ma de to­do lo que no he­mos po­di­do evi­tar.

Es­tos días la cró­ni­ca ne­gra la es­cri­be Co­rea del Nor­te, ha­bi­tual pro­ta­go­nis­ta de esas trá­gi­cas lo­cu­ras evi­ta­bles que, sin em­bar­go, mues­tran una re­sis­ten­cia fe­roz a su­cum­bir al mí­ni­mo sen­ti­do co­mún. No só­lo es un ré­gi­men atroz, que so­me­te a los ciu­da­da­nos a un la­va­do de ce­re­bro que des­tru­ye to­da in­di­vi­dua­li­dad, con­ver­ti­dos en me­ras ma­sas al ser­vi­cio de la ideo­lo­gía. Ade­más, nos re­ga­la lin­dos lan­za­mien­tos de mi­si­les nu­clea­res pa­ra re­cor­dar­nos la na­tu­ra­le­za del mal. Y por si la fu­ria de Pyong­yang no fue­ra su­fi­cien­te, nos acer­ca­mos a la tor­men­ta per­fec­ta con el peor pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano po­si­ble pa­ra li­diar con­tra la lo­cu­ra de su ho­mó­lo­go nor­co­reano. Es cier­to que el lío de Co­rea del Nor­te siem­pre nos tie­ne en vi­lo, y que, sin

Cual­quier signo, un ro­sa­rio, una Bi­blia, los con­de­na a la zo­na de muer­te del cam­po de adoc­tri­na­mien­to

em­bar­go, tam­bién siem­pre se que­da en el lí­mi­te, pe­ro los equi­li­brios son tan vo­lá­ti­les, y la na­tu­ra­le­za del ré­gi­men es tan en­lo­que­ci­da, que nin­gún mal au­gu­rio es des­car­ta­ble.

Con to­do, lo peor de Co­rea del Nor­te no es la fo­to am­plia­da que en­ne­gre­ce las no­ti­cias, sino la lu­pa pe­que­ña que ra­ra­men­te con­se­gui­mos co­lo­car por­que es­ta­mos an­te el país más blin­da­do del pla­ne­ta. Aun así, los tes­ti­mo­nios se es­ca­pan por las ren­di­jas y nos lle­gan con su gri­to he­la­do. Per­so­nal­men­te, a raíz de un li­bro que es­toy es­cri­bien­do so­bre la per­se­cu­ción de los cris­tia­nos en el mun­do, he to­pa­do con al­gu­nos de esos tes­ti­mo­nios que só­lo son creí­bles por­que des­gra­cia­da­men­te son cier­tos.

Al­gu­nos da­tos pa­ra la lu­pa pe­que­ña: to­dos los ciu­da­da­nos de Co­rea del Nor­te, na­da más na­cer, per­te­ne­cen a una de las tres cla­ses so­cia­les, los fie­les (que con­si­guen los pues­tos de po­der), los du­do­sos y los hos­ti­les.

Quie­nes es­tán en la úl­ti­ma ca­te­go­ría es­tán so­me­ti­dos a una vi­da vi­gi­la­da, vio­len­ta­da y a me­nu­do aca­ban en los te­rri­bles cam­pos de adoc­tri­na­mien­to. En el ca­so de mi li­bro, y por el odio que el ré­gi­men sien­te ha­cia el cris­tia­nis­mo, to­dos los nor­co­rea­nos que eran cris­tia­nos an­tes de la gue­rra son “cla­se hos­til”, y tam­bién sus hi­jos, de ma­ne­ra que su­fri­rán el es­tig­ma del ré­gi­men na­da más na­cer. Y cual­quier signo de re­li­gión, un ro­sa­rio, una Bi­blia, una ora­ción, los con­de­na pa­ra to­da la vi­da en la zo­na de muer­te de los cam­pos de in­ter­na­mien­to. Los tes­ti­mo­nios que he leí­do re­cuer­dan lo peor de la hu­ma­ni­dad.

Co­rea del Nor­te es un in­fierno en la Tie­rra. No hay mu­cho más que aña­dir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.