Sin in­fan­cia

Más de 20.000 ni­ñas son obli­ga­das a ca­sar­se ca­da día sin ha­ber al­can­za­do la edad mí­ni­ma per­mi­ti­da por la ley

La Vanguardia - - TENDENCIAS - C. LÓ­PEZ

Fat­ma­ta, de 16 años, de Sie­rra Leo­na se ca­só el año pa­sa­do. “Te­nía 15 años cuan­do co­no­cí a mi ma­ri­do. Aho­ra mis­mo no es­toy muy feliz por­que no tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer lo que que­ría en la vi­da y aho­ra es­toy em­ba­ra­za­da”.

Lei­la es una ado­les­cen­te de 16 años de Qa­mish­li (Si­ria). Su ma­dre mu­rió cuan­do dio a luz y su pa­dre se mar­chó a Eu­ro­pa. La cria­ron sus abue­los. A Lei­la le gus­ta­ba es­tu­diar, pe­ro co­men­zó la gue­rra en su tie­rra y tu­vie­ron que huir a Iraq. Sin di­ne­ro, se alo­ja­ron en el cam­po de re­fu­gia­dos de Qush­ta­pa, en Ir­bil. Lei­la ne­ce­si­ta de­ses­pe­ra­da­men­te en­con­trar una ma­ne­ra de con­se­guir la me­di­ca­ción dia­ria de su abue­la, dia­bé­ti­ca. Unos 160 dó­la­res al mes.

“In­ten­té en­con­trar un em­pleo des­de que lle­gué al cam­po, pe­ro no con­tra­tan por ser de­ma­sia­do jo­ven. La úni­ca so­lu­ción fue ca­sar­me con un hom­bre que pro­me­tió cuidar de mis abue­los”, na­rra. Lei­la su­frió pa­li­zas dia­rias tras la bo­da. Un año des­pués, sus abue­los la ayu­da­ron a di­vor­ciar­se y vi­ve con ellos. Otros fa­mi­lia­res la re­cha­zan.

Es­tas ado­les­cen­tes son dos de las 20.000 ni­ñas que son obli­ga­das a ca­sar­se ca­da día, de las 7,5 mi­llo­nes de me­no­res que son for­za­das a con­traer ma­tri­mo­nio, en mu­chos ca­sos, con hom­bres que tri­pli­can su edad, y de las ca­si 100 mi­llo­nes que no es­tán pro­te­gi­das con­tra el ma­tri­mo­nio in­fan­til por las le­yes de sus paí­ses.

Así lo in­di­ca una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Sa­ve the Chil­dren con mo­ti­vo del día in­ter­na­cio­nal de la Ni­ña, que re­cuer­da “cuan­to más tiempo per­ma­nez­ca una ni­ña en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, más pro­ba­bi­li­da­des ten­drá de cre­cer sa­na, ase­gu­rar­se un me­dio de vi­da y te­ner hi­jos sa­nos que re­ci­ban una edu­ca­ción ade­cua­da”.

An­te es­te pa­no­ra­ma, Sa­ve the Chil­dren exi­ge que se to­men me­di­das ur­gen­tes pa­ra abor­dar el ma­tri­mo­nio in­fan­til tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal. Es ne­ce­sa­ria una re­for­ma le­gal, ase­gu­ran, pa­ra fi­jar la edad mí­ni­ma pa­ra con­traer ma­tri­mo­nio en 18 años y pa­ra eli­mi­nar cual­quier ti­po de ex­cep­cio­nes.

Pe­ro, ade­más, tam­bién se ne­ce­si­tan es­tra­te­gias na­cio­na­les con in­ter­ven­cio­nes es­pe­cí­fi­cas bien di­se­ña­das, es­pe­cial­men­te pa­ra per­mi­tir que las ni­ñas per­ma­nez­can en la es­cue­la co­mo una al­ter­na­ti­va via­ble al ma­tri­mo­nio.

Un nú­me­ro cre­cien­te de paí­ses (es­te año, por ejem­plo, Gua­te­ma­la y Ma­laui) ha au­men­ta­do la edad le­gal del ma­tri­mo­nio o ha eli­mi­na­do las ex­cep­cio­nes en la ley que per­mi­ten el ma­tri­mo­nio a eda­des tem­pra­nas gra­cias al con­sen­ti­mien­to de los pa­dres o de un tri­bu­nal. Sin em­bar­go, “po­ner en prác­ti­ca es­te ti­po de le­yes su­po­ne to­da­vía un gran desafío. Más de dos ter­cios de los ma­tri­mo­nios in­fan­ti­les que ocu­rren en to­do el mun­do tie­nen lu­gar por de­ba­jo de la edad mí­ni­ma per­mi­ti­da por la le­gis­la­ción na­cio­nal, lo que de­mues­tra la di­fi­cul­tad de po­ner fin a es­ta prác­ti­ca”.

Mu­chas ni­ñas son en­tre­ga­das a hom­bres sin que me­die un do­cu­men­to ofi­cial, bien por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas o bien si­guien­do las cos­tum­bres lo­ca­les. “Las tra­di­cio­nes pro­fun­da­men­te arrai­ga­das y las di­fe­ren­tes creen­cias re­li­gio­sas ha­cen que los lí­de­res tra­di­cio­na­les de es­tas co­mu­ni­da­des si­gan apo­yan­do a me­nu­do es­ta prác­ti­ca”, se­ña­la el in­for­me.

He­lle Thor­ning-Sch­midt, de Sa­ve the Chil­dren In­ter­na­cio­nal, es ta­jan­te: “No ve­re­mos un mun­do don­de las ni­ñas y los ni­ños ten­gan las mis­mas opor­tu­ni­da­des de te­ner éxi­to en la vi­da has­ta que erra­di­que­mos el ma­tri­mo­nio in­fan­til”. “Cuan­do una chi­ca se ca­sa de­ma­sia­do jo­ven, se hace car­go en se­gui­da de su pa­pel co­mo es­po­sa y ma­dre, lo que au­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des de que aban­do­ne la es­cue­la, se que­de em­ba­ra­za­da o pue­da su­frir cual­quier ti­po de abu­so”, aña­de.

Mu­chos de los paí­ses con las ta­sas más al­tas de ma­tri­mo­nio in­fan­til per­te­ne­cen al con­ti­nen­te afri­cano, so­bre to­do a la par­te cen­tral y oc­ci­den­tal. Só­lo en es­ta re­gión tie­nen lu­gar ca­da año 1,7 mi­llo­nes de es­te ti­po de unio­nes por de­ba­jo de la edad mí­ni­ma na­cio­nal, una de las pro­por­cio­nes más ele­va­das a ni­vel mun­dial.

Fat­ma­ta: “Con 15 años co­no­cí a mi ma­ri­do; no soy muy feliz, no pu­de ha­cer lo que que­ría; es­toy em­ba­ra­za­da”

SA­VE THE CHIL­DREN

La so­ma­lí Ais­ha, de 15 años, con su pe­que­ño, fue obli­ga­da a ca­sar­se a los 13

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.