La pre­sión de Puig­de­mont por la lis­ta uni­ta­ria al­te­ra los pla­nes del PDECat

El par­ti­do apla­za el cie­rre de can­di­da­tu­ras y ve pe­li­grar su pre­sen­cia en el 21-D

La Vanguardia - - POLÍTICA - JO­SEP GISBERT Bar­ce­lo­na

La pre­sión de Car­les Puig­de­mont por ar­ti­cu­lar una lla­ma­da “can­di­da­tu­ra de país” pa­ra el 21-D que va­ya más allá de los par­ti­dos po­lí­ti­cos e in­clu­ya a re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil es­tá al­te­ran­do se­ria­men­te los pla­nes del PDECat. Una vez ce­rra­do el mar­tes a me­dia­no­che el pla­zo de pre­sen­ta­ción de coa­li­cio­nes sin que fue­ra po­si­ble un acuer­do pa­ra una lis­ta uni­ta­ria del in­de­pen­den­tis­mo en­tre el pro­pio PDECat, ERC y la CUP, la di­rec­ción del par­ti­do re­gis­tró pa­ra con­cu­rrir a las elec­cio­nes la mar­ca Par­tit De­mò­cra­ta-Pac­te De­mo­crà­tic (PDECat-Pac­te) y fi­jó pa­ra el sábado una reunión del con­se­jo na­cio­nal a fin de apro­bar la com­po­si­ción de las can­di­da­tu­ras y pro­cla­mar a los res­pec­ti­vos ca­be­zas de lis­ta. Un trá­mi­te que ayer se vio obli­ga­da a pos­po­ner has­ta el pró­xi­mo miér­co­les con el ob­je­ti­vo de ga­nar tiem­po pa­ra in­ten­tar dar sa­li­da a la in­sis­ten­te pro­pues­ta for­mu­la­da por el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat des­ti­tui­do por el Go­bierno es­pa­ñol en apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción y que sea lo me­nos le­si­va pa­ra sus in­tere­ses.

El pla­zo de pre­sen­ta­ción de las lis­tas fi­na­li­za el día 17 –el vier­nes de la pró­xi­ma se­ma­na– y es por ello que Car­les Puig­de­mont con­si­de­ra que aún tie­ne tiem­po pa­ra ex­plo­rar la op­ción de es­ta “can­di­da­tu­ra de país”. En es­te sen­ti­do, en las úl­ti­mas ho­ras ha de­cla­ra­do des­de Bru­se­las que, fren­te a la ne­ga­ti­va de ERC y la CUP a for­mar una lis­ta uni­ta­ria, “hay otras al­ter­na­ti­vas y po­si­bi­li­da­des que se pue­den re­co­rrer”, an­te la evi­den­cia de que “lo que hay es una de­man­da ma­yo­ri­ta­ria en la so­cie­dad ca­ta­la­na pa­ra ha­cer una alian­za en­tre po­lí­ti­ca y so­cie­dad ci­vil, y aún es­ta­mos a tiem­po de ha­cer­lo”, se­gún pre­ci­só en una en­tre­vis­ta en VRT, ca­de­na de ra­dio­te­le­vi­sión pú­bli­ca fla­men­ca. Y a es­to es a lo que de­di­ca­rán los pró­xi­mos días él y sus co­la­bo­ra­do­res, por un la­do, y el PDECat, por otro. “Es­toy con­ven­ci­da de que el es­fuer­zo por una can­di­da­tu­ra uni­can­di­da­tu­ra ta­ria y de país val­drá la pe­na, cam­bia­mos la fe­cha del con­se­jo na­cio­nal y nos da­mos tiem­po”, tui­teó la pre­si­den­ta del ór­gano de di­rec­ción del par­ti­do, Mer­cè Conesa, des­pués de ha­cer­se pú­bli­co el cam­bio de pla­nes de la for­ma­ción an­te el 21-D.

Una vez fra­ca­sa­da la coa­li­ción in­de­pen­den­tis­ta con ERC y la CUP, no ha si­do el PDECat, sin em­bar­go, el que más ha se­gui­do in­sis­tien­do en la lis­ta uni­ta­ria ar­ti­cu­la­da al­re­de­dor de la fi­gu­ra de Car­les Puig- de­mont, sino un gru­po de mi­li­tan­tes del par­ti­do –aje­nos al ac­tual equi­po de di­rec­ción– y de miem­bros de las en­ti­da­des so­be­ra­nis­tas en­cua­dra­dos en dos pla­ta­for­mas: res­pu­bli­ca.cat y llis­tau­ni­ta­ria.cat. Unas pla­ta­for­mas que hoy tie­nen pre­vis­to anun­ciar que se fu­sio­nan pa­ra au­nar fuer­zas y des­de las que se ha em­pe­za­do a ac­ti­var la re­co­gi­da de fir­mas pa­ra po­der cons­ti­tuir una agru­pa­ción de elec­to­res, que es la úni­ca fórmula que, des­car­ta­da la coa­li­ción, per­mi­ti­ría dar ca­bi­da a la uni­ta­ria y la que, de pros­pe­rar, se aca­ba­ría uti­li­zan­do. Pa­ra crear una agru­pa­ción de elec­to­res se ne­ce­si­tan las fir­mas del 1% del cen­so de ca­da cir­cuns­crip­ción, y pa­ra con­se­guir­las, las dos pla­ta­for­mas invitan a sus se­gui­do­res a des­car­gar­se los im­pre­sos ofi­cia­les en las webs de las jun­tas elec­to­ra­les pro­vin­cia­les co­rres­pon­dien­tes y apro­ve­cha­rán tam­bién la ma­ni­fes­ta­ción de ma­ña­na pa­ra re­ca­bar apo­yos.

La fórmula de la agru­pa­ción de elec­to­res su­pon­dría pa­ra el PDECat, en to­do ca­so, un notable hán­di­cap, por­que en la prác­ti­ca re­pre­sen­ta­ría que el par­ti­do co­mo tal no con­cu­rri­ría a las elec­cio­nes, sino que lo ha­rían sim­ple­men­te sus re­pre­sen­tan­tes a tí­tu­lo in­di­vi­dual. La re­nun­cia a la vi­sua­li­za­ción de la si­glas no gus­ta a la di­rec­ción de la for­ma­ción, y me­nos cuan­do era no só­lo la pri­me­ra opor­tu­ni­dad que te­nía de con­tras­tar­las en las ur­nas, sino cuan­do su ob­je­ti­vo era po­der ofre­cer un per­fil pro­pio que le di­fe­ren­cia­ra de ERC y de la CUP que, en es­ta si­tua­ción, es ob­vio que no po­dría lle­var a ca­bo. El par­ti­do, de to­dos mo­dos, ce­rra­rá fi­las con Car­les Puig­de­mont, y si el desen­la­ce es la “lis­ta de país” la nu­tri­rá con los can­di­da­tos que las asam­bleas te­rri­to­ria­les ya han de­sig­na­do, en­tre ellos, por ejem­plo, Lluís Gui­nó, Marc Sol­so­na y Jordi Sen­dra co­mo pre­vi­si­bles ca­be­zas de lis­ta en Gi­ro­na, Llei­da y Ta­rra­go­na y Neus Mun­té, Mi­quel Buch, Joan Ra­mon Ca­sals o Neus Llo­ve­ras, en­tre otros, co­mo in­te­gran­tes de la de Bar­ce­lo­na. Pe­ro del mis­mo mo­do con­fía en que si al fi­nal la can­di­da­tu­ra uni­ta­ria en­tre po­lí­ti­ca y so­cie­dad ci­vil no es po­si­ble, el 130.º pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat se man­ten­ga co­mo can­di­da­to del PDECat.

Más allá de los pro­ble­mas in­ter­nos que le aca­rrea la pre­sión de Car­les Puig­de­mont, la for­ma­ción con­si­de­ra, por otro la­do, que es­ta in­sis­ten­cia por la vía uni­ta­ria in­ter­pe­la tam­bién al res­to de fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas, so­bre to­do a ERC, y en es­te es­ce­na­rio la es­pe­ran­za del PDECat es que el par­ti­do de Oriol Jun­que­ras pu­die­ra ver­se obli­ga­do a rec­ti­fi­car. La cú­pu­la de la an­ti­gua CDC es cons­cien­te, con to­do, de que las po­si­bi­li­da­des son muy es­ca­sas, por­que de mo­men­to na­da in­di­ca que ERC –que ma­ña­na ce­le­bra con­se­jo na­cio­nal pa­ra apro­bar las lis­tas y en su ca­so no ha pos­pues­to la reunión– pien­se cam­biar de pos­tu­ra. La coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del PDECat, Mar­ta Pas­cal, ha es­ta­do en con­tac­to en las úl­ti­mas ho­ras con la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de ERC, Mar­ta Ro­vi­ra, y lo que en prin­ci­pio que­da cla­ro es que la for­ma­ción re­pu­bli­ca­na no tie­ne in­ten­ción de mo­ver­se de sus po­si­cio­nes.

AL­TER­NA­TI­VA A LA COA­LI­CIÓN La fórmula se­ría una agru­pa­ción de elec­to­res sin si­glas de par­ti­dos y con so­cie­dad ci­vil

DI­FI­CUL­TA­DES IN­TER­NAS La for­ma­ción que pre­si­de Mas se da tiem­po en bus­ca de una sa­li­da lo me­nos le­si­va

ES­TRA­TE­GIAS DI­FE­REN­TES Pas­cal y Ro­vi­ra es­tán en con­tac­to, pe­ro por aho­ra ERC no se mue­ve de su po­si­ción con­tra­ria

EM­MA­NUEL DUNAND / AFP

Car­les Puig­de­mont, el mar­tes en Bru­se­las, en el ac­to con los al­cal­des, re­pre­sen­ta­dos en la foto por Neus Llo­ve­ras (AMI) y Mi­quel Buch (ACM)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.