Las em­pre­sas que cam­bia­ron de se­de no vol­ve­rán a cor­to pla­zo

El mun­do eco­nó­mi­co con­si­de­ra que la si­tua­ción po­lí­ti­ca no per­mi­te el re­torno

La Vanguardia - - PORTADA - Ma­nel Pé­rez Bar­ce­lo­na

Las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les y los res­pon­sa­bles de las em­pre­sas que cam­bia­ron su se­de en el otoño pa­sa­do des­car­tan un mo­vi­mien­to in­ver­so a cor­to pla­zo. Tam­po­co lo ase­gu­ran a lar­go. Y, des­de lue­go, no creen que la de­ci­sión de­pen­da de una nue­va nor­ma­ti­va le­gal.

El Go­bierno de Pe­dro Sán­chez, por bo­ca de su vi­ce­pre­si­den­ta, Car­men Cal­vo, ha irrum­pi­do en el res­ba­la­di­zo asun­to de la hui­da de las em­pre­sas de Ca­ta­lun­ya, en el otoño del año pa­sa­do, con una pro­pues­ta pa­ra re­vo­car la nor­ma que per­mi­te apro­bar el cam­bio de se­de con el sim­ple acuer­do del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción. Aun­que for­mal­men­te al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les ca­ta­la­nas ha­bían abo­ga­do en fa­vor de tal cam­bio, la reali­dad es que nin­gu­na de ellas otor­ga gran va­lor a una me­di­da de es­te ti­po. In­clu­so hay quien pien­sa que re­cu­pe­rar el an­te­rior sis­te­ma, la apro­ba­ción pre­via de la jun­ta de ac­cio­nis­tas, su­pon­dría im­po­ner más tra­bas pa­ra aque­llas que quie­ran vol­ver.

El pró­xi­mo pre­si­den­te de Foment del Tre­ball, Jo­sep Sán­chez Lli­bre, ya se ha re­fe­ri­do en al­gu­na oca­sión al te­ma. Su pro­gra­ma pa­ra di­ri­gir la pa­tro­nal in­clu­ye tra­ba­jar pa­ra con­se­guir el re­torno de esas em­pre­sas, aun­que el ex par­la­men­ta­rio no ha he­cho nin­gu­na men­ción a la re­for­ma de la nor­ma. “Se­re­mos proac­ti­vos pa­ra ge­ne­rar la con­fian­za y el má­xi­mo con­sen­so pa­ra que ha­ya tran­qui­li­dad. Que las em­pre­sas se­pan que si vuel­ven no vol­ve­rá a ocu­rrir lo mis­mo”.

Un men­sa­je que de­ja cla­ro de ma­ne­ra im­plí­ci­ta que, en es­te asun­to, el pro­ble­ma no es la nor­ma­ti­va vi­gen­te, sino la vi­sión so­bre la si­tua­ción po­lí­ti­ca. Es sa­bi­do que la re­for­ma de la ley pa­ra ha­cer po­si­bles los tras­la­dos ex­prés fue idea ca­ta­la­na, de su sec­tor fi­nan­cie­ro, en pri­mer lu­gar de Jo­sep Oliu, pre­si­den­te del Sa­ba­dell, allá por el año 2015, pa­ra ase­gu­rar­se que­dar ba­jo el pa­ra­guas del eu­ro en el ca­so de que Ca­ta­lun­ya aca­ba­se fue­ra de la mo­ne­da úni­ca o su­frie­ra un epi­so­dio de pá­ni­co ban­ca­rio. Es­to úl­ti­mo fue cier­ta­men­te lo que al fi­nal su­ce­dió en aque­llos ten­sos días de oc­tu­bre del 2017.

Sán­chez Lli­bre y otros di­ri­gen­tes em­pre­sa­ria­les con­sul­ta­dos por es­te dia­rio re­co­no­cen que aque­lla olea­da de tras­la­dos de se­des fue dic­ta­da por la cri­sis po­lí­ti­ca y el te­mor a las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas so­bre las com­pa­ñías. Mar­cha au­tó­no­ma, au­to­in­du­ci­da, pien­san en es­tos ám­bi­tos.

Un mo­vi­mien­to des­en­ca­de­na­do por una com­bi­na­ción de te­mor y pro­tes­ta po­lí­ti­ca de una bur­gue­sía im­po­ten­te, tras mu­chos años de he­ge­mo­nía dis­cur­si­va, e in­ca­paz de in­fluir en el cur­so de la vi­da po­lí­ti­ca ca­ta­la­na. Una pér­di­da que va del en­ten­di­mien­to con el pu­jo­lis­mo, pa­san­do con la coha­bi­ta­ción con el tri­par­ti­to has­ta el com­ple­to dis­tan­cia­mien­to con Ar­tur Mas, y lue­go ya el cho­que de­fi­ni­ti­vo con Car­les Puig­de­mont y Quim To­rra.

Y, aho­ra, to­ca con­vi­vir con el pai­sa­je des­pués de esa ba­ta­lla re­gis­tral tan eco­nó­mi­ca co­mo po­lí­ti­ca. Es una he­ri­da abier­ta que la psicología del mun­do eco­nó­mi­co ca­ta­lán aún no sa­be có­mo tra­tar. Es­te es pre­ci­sa­men­te el efec­to más vi­si­ble de la tor­men­ta eco­nó­mi­ca de oc­tu­bre, el im­pac­to en la mo­ral del em­pre­sa­ria­do y los pro­fe­sio­na­les que pres­tan ser­vi­cios a las gran­des com­pa­ñías.

So­bre el im­pac­to a me­dio y lar­go pla­zo, la po­lé­mi­ca con­ti­núa, in­clu­so la ma­yo­ría de los ges­to­res de esas com­pa­ñías tras­la­da­das emi­te men­sa­jes som­bríos so­bre su fu­tu­ro en la ca­pi­tal ca­ta­la­na. La hui­da de em­pre­sas su­po­ne un cam­bio es­truc­tu­ral en la eco­no­mía ca­ta­la­na por la vía de que una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de su éli­te de­ci­de vo­tar con los pies, es de­cir, mar­chán­do­se.

La opi­nión ma­yo­ri­ta­ria es que l sec­tor fi­nan­cie­ro, en­ca­be­za­do por Cai­xaBank y el Sa­ba­dell, pe­ro que tam­bién in­clu­ye com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras, des­de Ca­ta­la­na Oc­ci­den­te a Allianz o Zu­rich, no vol­ve­rá a em­pla­zar su se­de en Bar­ce­lo­na.

En el ám­bi­to in­dus­trial o de las em­pre­sas de ser­vi­cios, las apues­tas se in­cli­nan en el mis­mo sen­ti­do pa­ra el ca­so de las que co­ti­zan en bol­sa o cuen­tan con ac­cio­nis­tas ex­tran­je­ros en pro­por­cio­nes re­le­van­tes.

Re­ve­la­dor es el ca­so de Ag­bar, la com­pa­ñía que su­mi­nis­tra el agua a Bar­ce­lo­na y otras mu­chas im­por­tan­tes po­bla­cio­nes ca­ta­la­nas. Mar­chó en la pri­me­ra olea­da de cam­bios, li­de­ra­da por La Cai­xa y el Sa­ba­dell, y vol­vió des­pués del ve­rano, pe­ro sin el ne­go­cio del res­to de Es­pa­ña ni del área in­ter­na­cio­nal.

FOMENT

Sán­chez Lli­bre di­ce que hay que ge­ne­rar con­fian­za y con­sen­so pa­ra que ha­ya re­tor­nos

PRE­SI­DEN­TES Res­pon­sa­bles de em­pre­sas que cam­bia­ron la se­de no ven vuel­ta atrás

DA­NI DUCH

La vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo, el fu­tu­ro lí­der de Foment del Tre­ball, Jo­sep Sán­chez Lli­bre, y el pre­si­den­te del Sa­ba­dell, Jo­sep Oliu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.