La ba­ta­lla de Bar­ce­lo­na ya se libra en Ciu­tat Ve­lla

Las aso­cia­cio­nes ve­ci­na­les se po­la­ri­zan en un de­ba­te que de­ter­mi­na­rá las elec­cio­nes

La Vanguardia - - PORTADA - LUIS BENVENUTY

La lu­cha elec­to­ral ya se libra en las ca­lles de Ciu­tat Ve­lla. Su re­vi­ta­li­za­do te­ji­do ve­ci­nal no de­ja de po­la­ri­zar­se. La la­cra de los nar­co­pi­sos co­gió a mu­chas en­ti­da­des de siem­pre a con­tra­pié e im­pul­só un nue­vo mo­vi­mien­to ciu­da­dano. Ha­ce un año, las nue­vas aso­cia­cio­nes aún ten­dían puen­tes, aho­ra se ti­ran los tras­tos a la ca­be­za. El in­fo­grá­fi­co so­bre es­tas lí­neas mues­tra al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas del de­ba­te. Mu­chos par­ti­dos co­que­tean con ellos. Sa­ben que es­te pul­so in­flui­rá en las pró­xi­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les.

To­das las en­ti­da­des di­cen que son apar­ti­dis­tas. Pe­ro los dis­cur­sos de unas fa­vo­re­cen al go­bierno de la al­cal­de­sa Ada Co­lau, y los de otras, a los par­ti­dos de la opo­si­ción. Unas di­cen que el prin­ci­pal ori­gen de la de­gra­da­ción es la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria, la ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca, la ac­ción de los lob­bies… Y ocu­pan pi­sos va­cíos de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras pa­ra im­pe­dir que los nar­cos vuel­van a ins­ta­lar­se en ellos. Otras aso­cia­cio­nes, sin em­bar­go, sos­tie­nen que qui­zás las cons­pi­ra­cio­nes del ca­pi­ta­lis­mo sean cier­tas, pe­ro que los ciu­da­da­nos siem­pre han de cum­plir la ley y las ad­mi­nis­tra­cio­nes, an­te to­do, aca­bar con la in­se­gu­ri­dad y el in­ci­vis­mo.

A es­te la­do son muy da­dos a col­gar fo­tos y ví­deos de je­rin­gui­llas en la ca­lle, de dro­ga­dic­tos des­pa­ta­rra- dos, de pe­leas en­tre ca­me­llos, pros­ti­tu­tas, bo­rra­chos... Úl­ti­ma­men­te es­tos ve­ci­nos son acu­sa­dos de prac­ti­car el po­pu­lis­mo pu­ni­ti­vo, de es­tig­ma­ti­zar sus ba­rrios y de se­guir el jue­go a los fon­dos de in­ver­sión que se apro­ve­chan de la de­gra­da­ción.

“Pi­dien­do más po­li­cías, es­tán

apo­yan­do a mu­chos de los par­ti­dos que nos con­du­je­ron a es­ta si­tua­ción –di­ce Án­gel Cor­de­ro, miem­bro de Ac­ció Ra­val–. El día que dos tra­fi­can­tes sa­lie­ron en to­dos las te­le­vi­sio­nes lián­do­se a ma­che­ta­zos hu­bo 16 desahu­cios en el Ra­val. ¿Qué es más im­por­tan­te? El ba­rrio es­tá me­jor que ha­ce un año por el tra­ba­jo que es­tán ha­cien­do las en­ti­da­des en mu­chas ca­lles y no por las fo­tos de je­rin­gui­llas de mu­chas cuen­tas de Twit­ter. El otro día, en Rie­ra Bai­xa hi­cie­ron una pae­lla pa­ra ayu­dar a dos fa­mi­lias sin re­cur­sos. No que­re­mos que los po­lí­ti­cos se apro­pien de la lu­cha ve­ci­nal. A nues­tras asam­bleas se acer­có gen­te cer­ca­na al PDECat y ERC. Nos pre­gun­ta­ron có­mo nos po­dían ayu­dar. Les di­ji­mos que aquel no era su es­pa­cio. La CUP nos in­vi­tó a unas char­las. Nos pa­re­ció bien. ¿Quie­ren acu­sar­nos de apo­yar a Co­lau? Pre­fe­ri­mos tra­ba­jar a cri­ti­car. No­so­tros no te­ne­mos in­tere­ses po­lí­ti­cos”.

“Sí, nues­tro pre­si­den­te es­tá afi­lia­do al PSC; nues­tra te­so­re­ra, al PDECat; uno de la jun­ta, a Ciu­da­da­nos –di­ce Lau­ra de la Cruz, vi­ce­pre­si­den­ta de Illa Ro­ba­dor Pi­cal­quers Roig (RPR)–, y yo me es­toy pen­san­do pre­sen­tar­me por ERC, si pue­de ser… Quie­ro tra­ba­jar por mi ba­rrio. Hay cues­tio­nes en las que to­dos nos po­de­mos po­ner de acuer­do, in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tros par­ti­dos. No­so­tros siem­pre tu­vi­mos un con­tac­to muy flui­do con to­dos los po­lí­ti­cos. Me­nos con la CUP nos reuni­mos con to­dos. Nos usa­mos los unos a los otros. Qui­zás los que más se mue­ven son los de Ciu­da­da­nos, aun­que el so­cia­lis­ta Jau­me Coll­bo­ni va a to­das par­tes. No­so­tros só­lo pe­di­mos al go­bierno de Co­lau que ha­ga su tra­ba­jo, que nues­tros hi­jos pue­dan ju­gar en los par­ques. Los ve­ci­nos no po­de­mos de­di­car­nos a ocu­par pi­sos pa­ra ahu­yen­tar a los nar­cos. To­dos de­be­mos cum­plir la ley”.

Lo que pa­sa en Ciu­tat Ve­lla nun­ca fue un re­fle­jo de lo que pa­sa en el res­to de los dis­tri­tos. Pe­ro siem­pre in­flu­yó en el vo­to de los bar­ce­lo­ne­ses. Ha­ce mu­cho que el PSC per­dió su gran in­fluen­cia so­bre el te­ji­do ve­de ci­nal, pe­ro más de tres años en el po­der agrie­ta­ron el re­le­vo de BCo­mú. Tam­bién que­da­ron atrás aque­llas mo­vi­li­za­cio­nes en la Bar­ce­lo­ne­ta tan afi­nes a los co­mu­nes que tan­to des­gas­ta­ron al al­cal­de Xa­vier Trias. Años atrás, La Bar­ce­lo­ne­ta Diu Prou y L’Òs­tia ca­na­li­za­ron el des­con­ten­to por la pro­li­fe­ra­ción de pi­sos tu­rís­ti­cos ile­ga­les. Ga­la Pin, aho­ra edil del dis­tri­to, era en­ton­ces una ac­ti­vis­ta vin­cu­la­da a L’Òs­tia. “Me lo he pa­sa­do bom­ba en la ma­ni de la Bar­ce­lo­ne­ta”, tui­teó en agos­to del 2014. “La Bar­ce­lo­ne­ta es de los ve­ci­nos: fue­ra es­pe­cu­la­do­res”, te- cleó Co­lau en esas fe­chas. En el 2015 CiU per­dió aquí una ter­ce­ra par­te de sus vo­tos y BCo­mú le tri­pli­có.

“Lue­go L’Òs­tia re­ba­jó el tono de sus reivin­di­ca­cio­nes y de­jó de ser tan ac­ti­va en las au­dien­cias pú­bli­cas –di­ce Ma­nel Mar­tí­nez, vi­ce­pre­si­den­te de la aso­cia­ción de ve­ci­nos de la Bar­ce­lo­ne­ta–. Ade­más, gen­te de la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca que tam­bién es­ta­ba en La Bar­ce­lo­ne­ta Diu Prou re­pe­tía que te­nía­mos que dar tiem­po al Ayun­ta­mien­to. Al­gu­nos nos fui­mos a otras en­ti­da­des que se es­ta­ban re­no­van­do. Pen­sá­ba­mos que ha­bía que lu­char con­tra la es­pe­cu­la­ción, pe­ro tam­bién con­tra otros pro­ble­mas”. Es­ta aso­cia­ción fue es­te ve­rano uno de los ca­ta­li­za­do­res del tsu­na­mi ve­ci­nal: más de 20 en­ti­da­des de to­da Bar­ce­lo­na con­gre­ga­ron el 15 de sep­tiem­bre a un mi­llar de per­so­nas pa­ra pe­dir al Con­sis­to­rio que aca­ba­se con la in­se­gu­ri­dad y el in­ci­vis­mo. Aun­que al­gu­nas en­ti­da­des afi­lia­das, co­mo la del Ra­val o la Vi­la Olím­pi­ca, se su­ma­ron a su ma­ni­fies­to, la Fe­de­ra­ció d’As­so­cia­cions

Veïns de Bar­ce­lo­na (FAVB) no lo hi­zo. “Lo que hi­ci­mos fue aten­der las re­cla­ma­cio­nes de la gen­te –pro­si­gue Mar­tí­nez–. El Con­sis­to­rio no pue­de ex­cu­sar­se en que to­do es cul­pa del ca­pi­ta­lis­mo. Se­gui­mos en la FAVB, pe­ro so­mos muy crí­ti­cos. De­fen­de­mos un mo­de­lo de gen­te que se une por el ba­rrio, don­de tie­ne ca­bi­da la que cuel­ga la es­te­la­da y la que cuel­ga la ban­de­ra es­pa­ño­la. ¿Di­cen que el día de nues­tra ma­ni­fes­ta­ción ha­bía gen­te de Ciu­da­da­nos y ERC ani­man­do a los co­mer­cian­tes del Ra­val a ir? Si fue así, no me pa­re­ce bien, pe­ro en­tien­do que la opo­si­ción bus­que su hue­co en el mo­vi­mien­to ve­ci­nal, co­mo lo hi­cie­ron Co­lau y Pin. Cuan­do la ma­ni­fes­ta­ción del tsu­na­mi lle­gó a Sant Jau­me, nos es­pe­ra­ban Ca­ri­na Me­jías y Neus Mun­té. Les di­ji­mos que no nos pa­re­cía apro­pia­do”.

“El te­ji­do aso­cia­ti­vo es más in­de­pen­dien­te que nun­ca –di­ce Iña­ki Gar­cía en la li­bre­ría El Lo­kal, un pun­to de en­cuen­tro de ve­ci­nos del Ra­val des­de ha­ce más de 30 años–. Los co­mu­nes ge­ne­ra­ron ex­pec­ta­ti­vas que no se cum­plie­ron. Ello frus­tró a mu­chos. Ade­más, vie­nen unas elec­cio­nes tre­men­da­men­te re­ñi­das. Los po­lí­ti­cos quie­ren acer­car­se a las en­ti­da­des, pe­ro no sa­ben có­mo. Ade­más, el Ra­val es irre­pre­sen­ta­ble, al me­nos de un so­lo mo­do. Por ello mu­chos no apo­ya­mos el tsu­na­mi. He­mos de po­ner so­bre la me­sa cues­tio­nes de ve­ras im­por­tan­tes, ¿por qué no se pue­de mon­tar un de­ba­te se­reno so­bre el Mac­ba y el CAP del ba­rrio? Pe­dir po­li­cías las 24 ho­ras por­que hay me­no­res des­aten­di­dos es un fra­ca­so”.

SI­TUA­CIÓN INÉ­DI­TA

El de­ba­te ve­ci­nal pre­ce­de a las elec­cio­nes más re­ñi­das de Bar­ce­lo­na

EL ORI­GEN

La lu­cha de la gen­te con­tra los nar­co­pi­sos im­pul­só un nue­vo mo­vi­mien­to ciu­da­dano

IN­FOR­MA­CIÓN:Luis BenvenutyIN­FO­GRA­FÍA:Raúl Ca­ma­ñas / LA VAN­GUAR­DIA

ÀLEX GAR­CIA

Ve­ci­nos del Ra­val ce­le­bra­ron ayer con un ver­mut el pri­mer aniver­sa­rio del cie­rre de los nar­co­pi­sos de la ca­lle d’En Roig

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.