EL PO­DER MI­LI­TAR SE ASO­MA A BRA­SIL

Tres dé­ca­das des­pués de la dic­ta­du­ra, los mi­li­ta­res se pre­pa­ran pa­ra go­ber­nar

La Vanguardia - - PORTADA - RO­BERT MUR Bue­nos Ai­res. Co­rres­pon­sal

El des­pa­cho del dipu­tado Jair Bol­so­na­ro es­tá de­co­ra­do con las fo­tos de los cin­co ge­ne­ra­les que ocu­pa­ron la pre­si­den­cia de Bra­sil du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar (1964-1985). El ex­ca­pi­tán del ejér­ci­to tie­ne to­dos los nú­me­ros pa­ra lo­grar que los prin­ci­pios cas­tren­ses re­gre­sen al pa­la­cio de Pla­nal­to de Bra­si­lia, es­ta vez por la vía de­mo­crá­ti­ca. Jun­to a Bol­so­na­ro, asu­mi­ría co­mo vi­ce­pre­si­den­te el ge­ne­ral en la re­ser­va Ha­mil­ton Mou­rão. Más de tres dé­ca­das des­pués, los mi­li­ta­res es­tán lis­tos pa­ra re­gre­sar al po­der con el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio de la po­bla­ción.

El fe­nó­meno Bol­so­na­ro im­pul­só un mi­llar de can­di­da­tu­ras a go­ber­na­do­res o le­gis­la­do­res fe­de­ra­les y re­gio­na­les en los co­mi­cios del pa­sa­do do­min­go, de los que más de ochen­ta con­si­guie­ron su ob­je­ti­vo o pue­den lo­grar­lo en la se­gun­da vuel­ta del 28 de oc­tu­bre, en que el ul­tra­de­re­chis­ta del Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL) li­de­ra las en­cues­tas pa­ra la pre­si­den­cia, con el 58% de in­ten­ción de vo­to, an­te el can­di­da­to pro­gre­sis­ta del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), Fer­nan­do Had­dad, con el 42%.

Tras Bol­so­na­ro y Mou­rão, el car­go más re­le­van­te en li­za que po­dría ser ocu­pa­do por un mi­li­tar es el de go­ber­na­dor de Río de Ja­nei­ro, don­de el ex­juez y exin­fan­te de Ma­ri­na Wil­son Wit­zel sor­pren­dió al ga­nar la pri­me­ra vuel­ta con el 41% fren­te al exal­cal­de ca­rio­ca Eduar­do Paes (19%). Wit­zel es un fé­rreo par­ti­da­rio de la mi­li­ta­ri­za­ción de las fa­ve­las pa­ra lu­char con­tra el nar­co­trá­fi­co y la de­lin­cuen­cia, una de las ban­de­ras, jun­to a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, que han lle­va­do a los bra­si­le­ños a con­fiar en los sol­da­dos pa­ra sa­car al país de la cri­sis.

Ade­más, dos ex­co­man­dan­tes y miem­bros del PSL com­pe­ti­rán en se­gun­da vuel­ta pa­ra go­ber­nar los es­ta­dos de Ron­do­nia y San­ta Ca­te­con­fian­za ri­na. Con re­la­ción a las elec­cio­nes del 2014, se ha cua­dru­pli­ca­do el nú­me­ro de po­lí­ti­cos elec­tos de­cla­ra­dos mi­li­ta­res. En el Par­la­men­to fe­de­ral, dos nue­vos se­na­do­res y 22 dipu­tados res­pon­den a es­ta con­di­ción, mien­tras que cer­ca de se­sen­ta le­gis­la­do­res de pa­sa­do cas­tren­se ten­drán ca­bi­da en las cá­ma­ras de los dis­tin­tos es­ta­dos.

Los mi­li­ta­res, eri­gi­dos el si­glo pa­sa­do en sal­va­pa­trias por la fuer­za, se sien­ten aho­ra con el aval de la po­bla­ción pa­ra po­ner or­den de­mo­crá­ti­ca­men­te. Con ca­si el 80% de sim­pa­tía, las fuer­zas ar­ma­das fi­gu­ran en los son­deos co­mo la ins­ti­tu­ción más res­pe­ta­da de Bra­sil, an­te la des- en los par­ti­dos, el Par­la­men­to, la pre­si­den­cia o el po­der ju­di­cial. En las pro­tes­tas que des­ta­pa­ron el ma­les­tar po­pu­lar des­de el 2013, in­ten­si­fi­ca­das a par­tir del año si­guien­te por la co­rrup­ción en Pe­tro­bras, era co­mún ver car­te­les don­de al­gu­nos ma­ni­fes­tan­tes pe­dían un gol­pe de Es­ta­do.

En es­tos años, va­rios al­tos man­dos en ac­ti­vo per­die­ron los com­ple­jos y, ade­más de reivin­di­car la dic­ta­du­ra, in­si­nua­ron una in­ter­ven­ción ar­ma­da. En­tre ellos, el pro­pio ge­ne­ral Mou­rão, que pre­ci­sa­men­te en­tró en la re­ser­va a fi­na­les del año pa­sa­do tras cri­ti­car la Cons­ti­tu­ción y al go­bierno. “O las ins­ti­tu­cio­nes so­lu­cio­nan el pro­ble­ma po­lí­ti­co por la ac­ción de la jus­ti­cia, re­ti­ran­do de la vi­da pú­bli­ca a esos ele­men­tos en­vuel­tos en de­li­tos, o en­ton­ces no­so­tros ten­dre­mos que im­po­ner­lo”, di­jo Mou­rão en una con­fe­ren­cia en sep­tiem­bre del 2017, cuan­do hi­zo afir­ma­cio­nes ul­tra­de­re­chis­tas, co­mo que los ciu­da­da­nos tie­nen mu­chos de­re­chos y po­cas obli­ga­cio­nes.

Ya en el 2015, la en­ton­ces pre­si­den­ta, Dil­ma Rous­seff, ha­bía ce­sa­do a Mou­rão co­mo co­man­dan­te de la re­gión sur y or­de­na­do su tras­la­do a un car­go bu­ro­crá­ti­co en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, tras pro­fe­rir de­cla­ra­cio­nes an­ti­de­mo­crá­ti­cas en otra char­la. “La ma­yo­ría de los po­lí-

EN­CUES­TAS

Bol­so­na­ro es fa­vo­ri­to pa­ra lo­grar la pre­si­den­cia, con el 58% de in­ten­ción de vo­to

IN­FLUEN­CIA EN AS­CEN­SO

Los co­mi­cios han cua­dru­pli­ca­do los po­lí­ti­cos elec­tos ins­cri­tos co­mo mi­li­ta­res

ti­cos de hoy pa­re­cen pri­va­dos de atri­bu­tos in­te­lec­tua­les pro­pios y de ideo­lo­gías, mien­tras do­mi­nan la téc­ni­ca de pre­sen­tar gran­des ilu­sio­nes que lle­van a los elec­to­res a pen­sar que son las ne­ce­si­da­des rea­les de la so­cie­dad”, ase­gu­ró el ge­ne­ral.

En su des­pe­di­da, en fe­bre­ro, Mou­rão no só­lo no rec­ti­fi­có sino que au­men­tó la apues­ta, exal­tan­do im­plí­ci­ta­men­te la tor­tu­ra al ca­li­fi­car de “hé­roe” al co­ro­nel Car­los Al­ber­to Bril­han­te Us­tra, fa­lle­ci­do en el 2015. Apo­da­do Doc­tor Ti­bi­riçá, Us­tra fue je­fe de in­te­li­gen­cia del ejér­ci­to en São Pau­lo ba­jo la dic­ta­du­ra y res­pon­sa­ble del ma­yor cen­tro de tor­tu­ra, por don­de pa­sa­ron la gue­rri­lle­ra Rous­seff y par­te de los 434 opo­si­to­res ase­si­na­dos. A Us­tra de­di­có Bol­so­na­ro su vo­to co­mo dipu­tado du­ran­te el im­peach­ment con­tra la pre­si­den­ta Rous­seff en el 2016.

Una vez ce­sa­do y an­tes de ser ele­gi­do por Bol­so­na­ro co­mo can­di­da­to a vi­ce­pre­sen­te, Mou­rão se con­vir­tió en pre­si­den­te del Club Mi­li­tar, tras con­cu­rrir co­mo úni­co as­pi­ran­te a la di­rec­ción de es­ta ins­ti­tu­ción ul­tra­na­cio­na­lis­ta en Río de Ja­nei­ro, aun­que con in­fluen­cia en to­do Bra­sil. Con­tro­la­do por ofi­cia­les en la re­ser­va pe­ro con as­cen­den­cia so­bre to­do el es­ta­men­to cas­tren­se, el Club Mi­li­tar tie­ne pro­ta­go­nis­mo en la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña –hi­zo cam­pa­ña pa­ra des­ti­tuir a Rous­seff– y aho­ra apo­ya a Bol­so­na­ro.

En un con­tex­to de cre­cien­te in­fluen­cia mi­li­tar, in­clu­so el co­man­dan­te en je­fe del ejér­ci­to, ge­ne­ral Eduar­do Vi­llas Bôas, se ha atre­vi­do es­te año a pre­sio­nar al po­der ju­di­cial pa­ra evi­tar el re­torno a la po­lí­ti­ca del ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va. Un día an­tes de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo con­fir­ma­ra la con­de­na a Lu­la por co­rrup­ción que fi­nal­men­te le lle­vó a pri­sión, Vi­llas Bôas tui­teó un men­sa­je don­de, si bien ma­ni­fes­ta­ba su “res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción”, in­di­ca­ba que “el ejér­ci­to bra­si­le­ño juz­ga com­par­tir el an­he­lo de to­dos los bue­nos ciu­da­da­nos de re­pu­dio a la im­pu­ni­dad”.

Tras el apu­ña­la­mien­to de Bol­so­na­ro el 6 de sep­tiem­bre y de que el Tri­bu­nal Elec­to­ral con­fir­ma­ra que Lu­la no po­dría ser can­di­da­to, Vi­llas Bôas car­gó en una en­tre­vis­ta con­tra el ex­man­da­ta­rio y aler­tó de que si el PT in­sis­tía en alar­gar la pos­tu­la­ción del ex­sin­di­ca­lis­ta, se es­ta­ría “di­fi­cul­tan­do la es­ta­bi­li­dad y la go­ber­na­bi­li­dad del fu­tu­ro go­bierno y di­vi­dien­do aún más la so­cie­dad”. An­tes de con­fir­mar a Had­dad co­mo sus­ti­tu­to de Lu­la en los co­mi­cios, el PT reac­cio­nó du­ra­men­te en un co­mu­ni­ca­do con­tra el je­fe del ejér­ci­to. “Es muy gra­ve que un co­man­dan­te con al­ta res­pon­sa­bi­li­dad se arro­gue in­ter­fe­rir di­rec­ta­men­te en el pro­ce­so elec­to­ral, al­go que las fuer­zas ar­ma­das no ha­cían des­de los som­bríos tiem­pos de la dic­ta­du­ra”.

MAR­CE­LO SAYÃO / EFE

MAU­RO PI­MEN­TEL / AFP

La co­rrup­ción y la vio­len­cia que aso­lan Bra­sil im­pul­sa la can­di­da­tu­ra de Bol­so­na­ro, que el do­min­go 28 pue­de ga­nar la pre­si­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.