Nan­da Rea

AS­TRO­FÍ­SI­CA

La Vanguardia - - SUMARIO - JO­SEP CORBELLA

La in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tut de Cièn­cies de l’Es­pai re­ci­bi­rá ma­ña­na el pre­mio Na­cio­nal de Re­cer­ca por los des­cu­bri­mien­tos que ha rea­li­za­do so­bre las es­tre­llas de neu­tro­nes y que han cam­bia­do la vi­sión so­bre es­tos as­tros.

Amí me fas­ci­na­ba más la mú­si­ca que el cos­mos. Es­tu­dié flau­ta tra­ve­se­ra y can­to, des­de la mú­si­ca de la épo­ca ba­rro­ca has­ta el jazz. Mu­cho Bach, tam­bién can­to po­li­fó­ni­co, y mu­cho Co­le Por­ter. Me en­can­ta­ba. Pe­ro es una ca­rre­ra muy di­fí­cil. Me hi­ce fí­si­ca por­que es mu­cho más fá­cil”, ex­pli­ca Nan­da Rea, as­tro­fí­si­ca del Ins­ti­tut de Cièn­cies de l’Es­pai, que ma­ña­na re­co­ge­rá el pre­mio Na­cio­nal de Re­cer­ca en la ca­te­go­ría Ta­len­to Jo­ven en un ac­to en el Tea­tre Na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya.

Rea ha si­do pre­mia­da por sus des­cu­bri­mien­tos so­bre es­tre­llas de neu­tro­nes, que “me gus­tan por­que son ex­tre­mas, son tre­men­da­men­te po­de­ro­sas”. Una es­tre­lla de neu­tro­nes, ex­pli­ca, es el ca­dá­ver de una gran es­tre­lla. Una es­pe­cie de zom­bi cós­mi­co. Las ca­pas ex­ter­nas de la es­tre­lla han si­do ex­pul­sa­das en una su­per­no­va, el ti­po de ex­plo­sión es­te­lar más vio­len­to que se co­no­ce, y en el cen­tro que­dan só­lo neu­tro­nes que se aglo­me­ran lle­gan­do a den­si­da­des tan bru­ta­les que una so­la cu­cha­ra­di­ta de es­tre­lla de neu­tro­nes ten­dría una ma­sa equi­va­len­te a la de to­das las per­so­nas que han vi­vi­do en el mun­do des­de el año 1700 jun­tas.

“Son con­di­cio­nes que no se pue­den re­pro­du­cir en nin­gún la­bo­ra­to­rio de la Tie­rra. Si que­re­mos sa­ber qué pa­sa con las le­yes de la fí­si­ca en con­di­cio­nes ex­tre­mas, te­ne­mos que es­tu­diar­lo allí”, se­ña­la la as­tro­fí­si­ca.

Se ha es­pe­cia­li­za­do en los púl­sa­res, que son es­tre­llas de neu­tro­nes que gi­ran so­bre sí mis­mas a to­da ve­lo­ci­dad, has­ta mil ve­ces por se­gun­do, y de las que nos lle­ga el haz de ra­dia­ción que ba­rre el uni­ver­so en ca­da gi­ro co­mo si fue­ran fa­ros cós­mi­cos. Den­tro de los púl­sa­res, se ha es­pe­cia­li­za­do en los mag­ne­ta­res, que son los púl­sa­res con cam­pos mag­né­ti­cos más in­ten­sos. Mons­truos aún más ex­tre­mos que los púl­sa­res con­ven­cio­na­les, si es que al­gún púl­sar se pue­de con­si­de­rar con­ven­cio­nal.

Su prin­ci­pal des­cu­bri­mien­to, por el que ha re­ci­bi­do pre­mios de la Unión In­ter­na­cio­nal de Fí­si­ca Pu­ra y Apli­ca­da, de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal de Cien­cias Es­pa­cia­les, de la Aca­de­mia de Cien­cias Ru­sa y aho­ra de la Fun­da­ció Ca­ta­la­na per a la Re­cer­ca i la In­no­va­ció, es que no to­dos los mag­ne­ta­res ru­gen siem­pre con to­da su ener­gía. Al­gu­nos per­ma­ne­cen en le­tar­go has­ta el día que es­ta­llan con una có­le­ra atroz. “Si te­ne­mos al­guno cer­ca que no he­mos de­tec­ta­do y es­ta­lla sin avi­so, nos en­via­rá una ra­dia­ción tan in­ten­sa que es­te­ri­li­za­rá la Tie­rra. Se pro­du­ciCu­rie rán ex­tin­cio­nes ma­si­vas. Es­te es uno de los mo­ti­vos pa­ra es­tu­diar­los, por­que no sa­be­mos cuán­tos hay ni dón­de es­tán”, ex­pli­ca Rea.

Otro mo­ti­vo es que los mag­ne­ta­res son un la­bo­ra­to­rio mag­ní­fi­co pa­ra ex­plo­rar có­mo in­ter­ac­túan la ma­te­ria y el mag­ne­tis­mo en unas con­di­cio­nes que no se pue­den si­mu­lar aquí en la Tie­rra. Cuan­do se le pre­gun­ta pa­ra qué sir­ve lo que ha­ce, que es “una de las pre­gun­tas que me ha­cen más a me­nu­do”, re­cuer­da que “la ma­yo­ría de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos se ba­san en prin­ci­pios fí­si­cos que, cuan­do se des­cu­brie­ron, no se sa­bía aún pa­ra qué ser­vi­rían”. Pue­den in­ten­tar ha­cer una lis­ta y ve­rán có­mo no lle­gan al fi­nal: la ra­dio, la te­le, los te­lé­fo­nos, los or­de­na­do­res, las eco­gra­fías, las re­so­nan­cias mag­né­ti­cas, la ra­dio­te­ra­pia, el en­va­sa­do al va­cío, los avio­nes, los ra­da­res, el GPS… Po­drían se­guir has­ta ma­ña­na.

Na­ci­da en Ro­ma, hi­ja de ma­dre ira­ní y pa­dre ita­loar­gen­tino, Rea no des­cu­brió su pa­sión por el uni­ver­so has­ta el úl­ti­mo cur­so de la ca­rre­ra, cuan­do se apun­tó a una asig­na­tu­ra de as­tro­fí­si­ca y la en­tu­sias­ma­ron los agu­je­ros ne­gros y los púl­sa­res. “Has­ta aquel mo­men­to, yo pen­sa­ba que me de­di­ca­ría a la bio­fí­si­ca, a cons­truir bra­zos y pier­nas me­cá­ni­cos pa­ra per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, que era al­go que me atraía mu­cho”.

Pe­ro en­con­tró que la gra­ve­dad de los agu­je­ros ne­gros ejer­cía una atrac­ción más fuer­te. Tras li­cen­ciar­se en la Uni­ver­si­dad de Ro­ma Tor Ver­ga­ta y em­pe­zar allí el doc­to­ra­do, ob­tu­vo una be­ca Ma­rie pa­ra in­cor­po­rar­se a la Agen­cia de In­ves­ti­ga­ción Es­pa­cial Ho­lan­de­sa. Des­de allí pa­só a la Uni­ver­si­dad de Syd­ney, don­de es­tu­vo tra­ba­jan­do con ra­dio­te­les­co­pios de Aus­tra­lia, que “fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa”, an­tes de re­gre­sar a Ho­lan­da a la Uni­ver­si­dad de Ams­ter­dam.

En el 2009, pen­san­do ya en te­ner hi­jos, “me gus­ta­ba la idea de que se cria­ran en un país me­di­te­rrá­neo”, re­cuer­da. “La si­tua­ción de la cien­cia en Ita­lia era desas­tro­sa y en Es­pa­ña ha­bía me­jo­ra­do mu­cho en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo”, lo que la lle­vó a in­cor­po­rar­se al Ins­ti­tut de Cièn­cies de l’Es­pai, en el cam­pus de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma (UAB), don­de ac­tual­men­te es cien­tí­fi­ca ti­tu­lar del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC).

¿Y la mú­si­ca? “¡No la he aban­do­na­do! Aho­ra can­to so­bre to­do jazz. La flau­ta no la to­co mu­cho, só­lo de vez en cuan­do pa­ra mis hi­jos. Aho­ra to­co más el ba­jo y la gui­ta­rra. Me gus­ta mu­cho la com­bi­na­ción de voz y ba­jo, co­mo ha­ce Es­pe­ran­za Spal­ding”.

La mú­si­ca y la cien­cia, ase­gu­ra, son ac­ti­vi­da­des her­ma­nas. “En las dos hay unas nor­mas que tie­nes que co­no­cer bien, por ejem­plo, nor­mas de to­na­li­dad, de ar­mo­nía, pe­ro tie­nes que in­ter­pre­tar­las a tu ma­ne­ra. Tie­nes que ir más allá. Tie­nes que ex­plo­rar, ser crea­ti­va. Y al­gu­nas ve­ces te das cuen­ta de que has ido de­ma­sia­do le­jos y la co­sa no fun­cio­na. Pe­ro otras ve­ces des­cu­bres al­go que es muy be­llo y muy no­ve­do­so”. Al­go tan be­llo co­mo un mag­ne­tar.

Ma­ña­na re­ci­be el pre­mio Na­cio­nal de Re­cer­ca por un des­cu­bri­mien­to que ha cam­bia­do la vi­sión de los púl­sa­res

LLIBERT TEIXIDÓ

Nan­da Rea, en la te­rra­za del edi­fi­cio del Ins­ti­tut de Cièn­cies de l’Es­pai, en el cam­pus de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.