Ban­non en Bru­se­las

La Vanguardia - - SUMARIO - Mà­rius Ca­rol DI­REC­TOR

EL dia­rio Le Fi­ga­ro ti­tu­ló es­ta se­ma­na: “Po­pu­lis­mos, la in­quie­tan­te cam­pa­ña eu­ro­pea de Ste­ve Ban­non”. El ro­ta­ti­vo, que en­tre­vis­ta­ba al es­tra­te­ga elec­to­ral de Do­nald Trump, lle­va­ba su edi­to­rial a la por­ta­da ad­vir­tien­do que la in­ten­ción del per­so­na­je era fe­de­rar to­dos los par­ti­dos eu­ro­es­cép­ti­cos pa­ra dar la ba­ta­lla en las elec­cio­nes eu­ro­peas. Ban­non ha abier­to des­pa­cho en Bru­se­las y se ha en­tre­vis­ta­do con el pri­mer mi­nis­tro po­la­co, pe­ro tam­bién con la di­rec­ción de la Agru­pa­ción Na­cio­nal fran­ce­sa o de la Li­ga ita­lia­na. De­fen­sor del na­cio­na­lis­mo más reac­cio­na­rio, in­ten­ta rom­per la UE en un mo­men­to en que el po­pu­lis­mo pa­re­ce un vien­to hu­ra­ca­na­do que da la vuel­ta al pla­ne­ta, de EE.UU. a Fi­li­pi­nas, pa­san­do por Bra­sil, Po­lo­nia o Ita­lia. Ban­non ha cru­za­do el Atlán­ti­co pa­ra apro­ve­char­se del mie­do de las cla­ses me­dias cas­ti­ga­das por la cri­sis, pa­ra de­nun­ciar la trai­ción de las éli­tes y pa­ra ad­ver­tir de los pe­li­gros de la in­mi­gra­ción. En de­fi­ni­ti­va, pa­ra de­bi­li­tar aún más el sis­te­ma y po­ner­se al fren­te de una In­ter­na­cio­nal po­pu­lis­ta eu­ro­pea.

Ste­ve Ban­non fue el hom­bre que hi­zo pre­si­den­te a Do­nald Trump, pe­ro aca­bó des­pe­di­do co­mo ase­sor –él siem­pre ha di­cho que pre­sen­tó la re­nun­cia– por­que, se­gún el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, per­dió la ra­zón. En reali­dad, en po­co más de seis me­ses, se ga­nó la ene­mis­tad de los co­la­bo­ra­do­res de Trump, in­clui­da su fa­mi­lia, al tiem­po que su pen­sa­mien­to ra­cis­ta y an­ti­se­mi­ta es­can­da­li­za­ba al pro­pio Par­ti­do Re­pu­bli­cano. En cual­quier ca­so, no en­ga­ñó a na­die es­te ex­ban­que­ro de in­ver­sión, pues su web Breit­bart News re­fle­ja su pen­sa­mien­to de ex­tre­ma de­re­cha. Su des­pi­do co­mo con­se­je­ro pre­si­den­cial tu­vo cos­tes, ya que lle­gó a de­cla­rar que el in­te­lec­to de Trump era el de un ni­ño de 11 años, que su yerno Ja­red Kush­ner era el ce­re­bro de to­dos los erro­res y que su hi­ja era más ton­ta que un la­dri­llo. Pa­ra

Ban­non, la Ca­sa Blan­ca es his­to­ria, aun­que de­bi­li­tan­do –o rom­pien­do– Eu­ro­pa ha­ría un úl­ti­mo fa­vor a su ex­je­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.