Lluc Tor­cal

PROCURADOR GRAL. OR­DEN CÍSTER

La Vanguardia - - SUMARIO - JO­SEP PLAYÀ MASET Más in­for­ma­ción so­bre la ac­tua­li­dad re­li­gio­sa en: http://www.ca­ta­lun­ya­re­li­gio.cat

Lluc Tor­cal, li­cen­cia­do en Cien­cias Fí­si­cas y doc­tor en Fi­lo­so­fía, y ac­tual­men­te procurador ge­ne­ral de la or­den cis­ter­cien­se, de­fien­de la ne­ce­si­dad de una con­ver­sión eco­ló­gi­ca se­gún las di­rec­tri­ces del pa­pa Fran­cis­co.

Lluc Tor­cal, mon­je de Po­blet y ac­tual­men­te procurador ge­ne­ral de la or­den del Císter, dio el lu­nes pa­sa­do la lec­ción inau­gu­ral del cur­so de la fun­da­ción Joan Ma­ra­gall de Bar­ce­lo­na –en el tri­gé­si­mo aniver­sa­rio de su crea­ción– con la con­fe­ren­cia Con­ver­sión eco­ló­gi­ca in­te­gral: una res­pues­ta cre­yen­te al gra­ve pro­ble­ma del cam­bio cli­má­ti­co.

¿Sue­na a nue­vo eso de con­ver­sión eco­ló­gi­ca e in­te­gral?

Sa­le de la en­cí­cli­ca Lau­da­to si que se in­te­gra den­tro del Ma­gis­te­rio de la Igle­sia y no se pue­de ca­li­fi­car de opi­nión o de con­ce­sión a las mo­das. En el pen­sa­mien­to del pa­pa Fran­cis­co, es­ta idea de con­ver­tir­se e in­ten­tar me­jo­rar la re­la­ción con el me­dio am­bien­te no es aje­na a la fe, sino que pro­vie­ne de la mi­ra­da de Je­su­cris­to, que pi­de que de­je­mos bro­tar es­ta re­la­ción con la na­tu­ra­le­za, que es la Crea­ción, sur­gi­da de las ma­nos de Dios. Con­ver­tir­se eco­ló­gi­ca­men­te es equi­pa­ra­ble a con­ver­tir­se cris­tia­na­men­te. Con­ver­sión es cam­bio, trans­for­ma­ción, y ba­jo es­te pa­rá­me­tro de in­te­gral la ha­ce emi­nen­te­men­te prác­ti­ca.

¿Pe­ro es nue­vo en el sen­ti­do de que has­ta re­cien­te­men­te no exis­tía en el mun­do es­ta ne­ce­si­dad de pre­ser­var el en­torno?

Es­ta con­ver­sión eco­ló­gi­ca su­po­ne re­plan­tear las re­la­cio­nes hu­ma­nas. Por eso se lla­ma in­te­gral, por­que in­clu­ye to­das las di­men­sio­nes hu­ma­nas.

¿En un sen­ti­do prác­ti­co, qué sig­ni­fi­ca es­ta con­ver­sión?

El pri­mer cam­bio tie­ne que ver con la mi­ra­da, hay que vol­ver a Je­su­cris­to y ver có­mo él con­tem­pla la na­tu­ra­le­za, có­mo se re­la­cio­na, y eso ya es un cam­bio. La se­gun­da con­se- cuen­cia prác­ti­ca es que an­te la gra­ve­dad de la si­tua­ción ha­ce fal­ta una vi­da so­bria. So­brie­dad vie­ne de ver­dad, po­ner las co­sas en su si­tio, ha­cer un uso co­rrec­to de los bie­nes que nos ro­dean, apro­ve­char los re­cur­sos, no ex­tin­guir­los sino de­jar­los pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Y a par­tir de aquí, las obras con­cre­tas de­pen­den mu­cho de las po­si­bi­li­da­des de ca­da uno, de la eco­no­mía de ca­da ca­sa, de po­der in­ci­dir en una re­la­ción vir­tuo­sa con el en­torno. No es só­lo el re­ci­cla­je de des­per­di­cios, sino tam­bién un uso ra­cio­nal del agua, de la luz, de la ener­gía, uti­li­zar tec­no­lo­gías más efi­cien­tes pa­ra re­ba­jar con­su­mo eléc­tri­co, son co­sas prác­ti­cas. A es­ca­la co­mu­ni­ta­ria, la exi­gen­cia es más ele­va­da, re­quie­re cam­biar fuen­tes ener­gé­ti­cas, re­pen­sar co­mo apro­ve­cha­mos los re­cur­sos na­tu­ra­les, evi­tar te­ner que lan­zar co­mi­da... y las gran­des po­lí­ti­cas de co­la­bo­ra­ción en­tre paí­ses. La eco­lo­gía to­ca esa di­men­sión so­cial

¿Exis­te la per­cep­ción que el men­sa­je ha ca­la­do más fue­ra que den­tro de la Igle­sia ?

Es ver­dad, el mis­mo Pa­pa re­co­no­ce es­tos ries­gos; hay pá­rra­fos que sor­pren­den mu­cho por la con­cien­cia que tie­ne so­bre co­mo so­mos los cris­tia­nos, con una eco­lo­gía su­per­fi­cial, de pen­sar que las co­sas no son tan gra­ves y que eco­lo­gía y es­pi­ri­tua­li­dad no tie­nen na­da que ver. El Pa­pa, de ma­ne­ra pro­fé­ti­ca o por con­cien­cia, ya ad­vier­te de es­tos pe­li­gros. Y efec­ti­va­men­te ha pa­sa­do que la en­cí­cli­ca se pu­bli­ca en el 2016 y des­de en­ton­ces se han he­cho en­cuen­tros, hay gru­pos de tra­ba­jo... pe­ro no ha ha­bi­do una acep­ta­ción en­tu­sias­ta de ese tex­to. O, ma­ti­zan­do, no se aca­ba de ver de ma­ne­ra ge­ne­ral una acep­ta­ción prác­ti­ca en to­da la Igle­sia, sal­van­do ex­cep­cio­nes.

¿Hay re­sis­ten­cias?

La Igle­sia no ha es­ta­do pa­ra­da, pe­ro hay gru­pi­tos, en la lí­nea del pen­sa­mien­to neo­con­ser­va­dor, que se opo­nen a que ten­ga que in­ter­ve­nir en es­tos cam­pos, co­mo tam­bién pa­sa­ba con pro­ble­mas de po­bre­za o del ter­ce­ro mun­do.

En el mo­nas­te­rio de Po­blet, cuan­do era prior, fue­ron pio­ne­ros en prác­ti­cas eco­ló­gi­cas. ¿Aho­ra, des­de Ro­ma, ha po­di­do en­viar di­rec­ti­vas al con­jun­to de los mo­nas­te­rios de la or­den?

En la ca­sa ge­ne­ral, en la cu­ria, he­mos to­ma­do me­di­das co­mo cam­biar cal­de­ras pa­ra ser más efi­cien­tes, in­cor­po­rar ais­la­mien­tos tér­mi­cos y acús­ti­cos, ra­cio­na­li­zar el uso del agua... y en la me­di­da en que me in­vi­tan a los mo­nas­te­rios he ha­bla­do, las di­rec­tri­ces son cla­ras, pe­ro ca­da ca­sa es au­tó­no­ma. De he­cho, los pri­me­ros mon­jes vi­vían siem­pre de ma­ne­ra sos­te­ni­ble. La idea de pre­ser­var y cui­dar de la na­tu­ra­le­za, en tan­to que gran­de­za de la crea­ción, exis­te des­de el prin­ci­pio de la vi­da mo­nás­ti­ca.

Pe­ro al mis­mo tiem­po ve­mos que cre­ce un cier­to mo­vi­mien­to con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, en Es­ta­dos Uni­dos, en­tre nú­cleos neo­con­ser­va­do­res...

En la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca no hay dis­cu­sión, se da por he­cho que exis­te y en to­do ca­so se dis­cu­te so­bre la ra­pi­dez y unas con­se­cuen­cias ca­da vez más im­pre­vi­si­bles. No co­noz­co cien­tí­fi­cos que nie­guen el cam­bio cli­má­ti­co, es una co­sa más po­lí­ti­ca o de unos in­tere­ses que pre­fie­ren el re­la­to ne­ga­cio­nis­ta pa­ra de­fen­der sus ne­go­cios.

¿Una Igle­sia más po­bre es tam­bién una Igle­sia más so­bria?

Lo que va li­ga­do es la ac­ti­tud. Hay que cui­dar de la na­tu­ra­le­za por­que en ella es­tá el hom­bre. Y en eso nos di­fe­ren­cia­mos del mo­vi­mien­to eco­lo­gis­ta más ex­tre­mis­ta por­que lo ha­ce­mos no tan­to por que la tie­rra en sí sea sa­gra­da sino por­que es la tie­rra de los hom­bres. El Pa­pa ha­bla de la di­ver­si­dad co­mo una ri­que­za di­vi­na. Hay que res­pe­tar cual­quier es­pe­cie vi­vien­te, por­que si des­apa­re­ce, lo ha­ce tam­bién el re­fle­jo de Dios.

¿Y el men­sa­je eco­lo­gis­ta ha cua­ja­do en otras re­li­gio­nes?

El bu­dis­mo y el hin­duis­mo siem­pre han si­do res­pe­tuo­sos con el en­torno, tie­nen una vi­sión sa­cra­li­za­da de la na­tu­ra­le­za. Ex­cep­to Chi­na, en el res­to del mun­do orien­tal, las re­li­gio­nes an­ces­tra­les man­tie­nen es­te res­pe­to. El mun­do ju­dío e is­lá­mi­co es­tán bas­tan­te con­cien­cia­dos, y la en­cí­cli­ca ha si­do muy bien aco­gi­da. Di­ría que tam­bién en Ca­ta­lun­ya, don­de hay va­rias ini­cia­ti­vas.

¿Co­mo procurador ge­ne­ral de la or­den del Císter, có­mo ve la si­tua­ción de su co­mu­ni­dad?

Me preo­cu­pa el fu­tu­ro. So­mos unos 3.000 mon­jes, de los cua­les 1.500 es­tán en Viet­nam, pe­ro en ge­ne­ral son co­mu­ni­da­des en­ve­je­ci­das. Nos que­dan cien mo­nas­te­rios, pe­ro ya he­mos ce­rra­do cin­co en Eu­ro­pa. En al­gu­nos lu­ga­res va­mos bien, co­mo en los mo­nas­te­rios de Po­blet o Cra­co­via. Pe­ro es di­fí­cil, en Su­da­mé­ri­ca es­ta­mos en Bra­sil y Bo­li­via, y don­de te­ne­mos una co­mu­ni­dad jo­ven y muy ac­ti­va es en Etio­pía y Eri­trea.

RE­SIS­TEN­CIAS

“Sal­van­do ex­cep­cio­nes, no ha ha­bi­do acep­ta­ción en­tu­sias­ta de la ‘Lau­da­to si’ en la Igle­sia”

AR­CHI­VO

Lluc Tor­cal, en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.