Un nue­vo Da­lí en Flo­ri­da

Un goua­che se­mi­des­co­no­ci­do so­bre el ba­rrio del Ga­rri­gal de Fi­gue­res se ex­po­ne en Flo­ri­da

La Vanguardia - - SUMARIO - JO­SEP PLAYÀ MASET

Dos chi­cos gitanos es un goua­che se­mi­des­co­no­ci­do so­bre el ba­rrio del Ga­rri­gal de Fi­gue­res que se ex­po­ne en el mu­seo Saint pe­ters­burg de Flo­ri­da. Una can­ción gi­ta­na re­co­ge el in­te­rés ju­ve­nil de Da­lí y Gar­cía Lor­ca por los ga­rro­tins.

El mu­seo Da­lí de Saint Pe­ters­burg, en Flo­ri­da, ex­hi­bi­rá du­ran­te los pró­xi­mos me­ses 25 di­bu­jos y acua­re­las del pin­tor am­pur­da­nés que for­man par­te de su co­lec­ción, pe­ro que ra­ra vez se han mos­tra­do. La ex­po­si­ción in­clu­ye el goua­che Dos chi­cos gitanos (49,5 x 74,5 cm), pin­ta­do en­tre 1920 y 1921, cuan­do Da­lí te­nía tan só­lo 16 años, que re­fle­ja los es­tre­chos la­zos que el pin­tor man­tu­vo con la co­mu­ni­dad gi­ta­na de Fi­gue­res, su ciu­dad na­tal.

Se­gún la no­ta del mu­seo, “el es­ce­na­rio de Two gy­psy lads re­fle­ja una es­ce­na tra­di­cio­nal de un pue­blo con la fi­gu­ra de la iz­quier­da que re­pre­sen­ta a un hom­bre que ha­ce gi­rar un ma­nu­brio. A la de­re­cha, una mu­jer ves­ti­da con una fal­da lar­ga y un chal tí­pi­co es­pa­ñol pa­sea por la ca­lle”. Pues bien, aun­que pa­re­ce que se tra­ta de un es­ce­na­rio fic­ti­cio, es­te dia­rio ha po­di­do ve­ri­fi­car que Da­lí se ins­pi­ró di­rec­ta­men­te en unas ca­sas del ba­rrio del Ga­rri­gal, de Fi­gue­res, hoy des­apa­re­ci­do. Es­te ba­rrio es­ta­ba po­bla­do en su ma­yo­ría por fa­mi­lias de et­nia gi­ta­na que se ha­bían tras­la­da­do allí en 1882 cuan­do con mo­ti­vo de las obras del fe­rro­ca­rril en Fi­gue­res fue­ron des­pla­za­das des­de la zo­na de la pla­za del Gra don­de vi­vían. Una fo­to­gra­fía del ar­qui­tec­to Pe­la­yo Mar­tí­nez, pu­bli­ca­da en el li­bro His­tò­ria grà­fi­ca de Fi­gue­res, edi­ta­do por Inès Pa­dro­sa, per­mi­te ob­ser­var que las tres ca­sas que Da­lí si­túa tras los dos ros­tros in­fan­ti­les son las mis­mas que apa­re­cen en la ima­gen, con la mis­ma dis­po­si­ción de los te­ja­dos y só­lo le­ves di­fe­ren­cias de de­ta­lle. Es­tas ca­sas, si­tua­das a po­cos me­tros de don­de es­tá hoy el Tea­tro-Mu­seo Da­lí de Fi­gue­res, fue­ron de­rri­ba­das en 1968 cuan­do es­te ba­rrio gi­tano se tras­la­dó a otra zo­na de Fi­gue­res, hoy cer­ca­na a la nue­va es­ta­ción del AVE. Cuan­do Da­lí pin­ta Dos chi­cos gitanos aún va al ins­ti­tu­to de Fi­gue­res y por las tar­des acu­de a la es­cue­la de di­bu­jo del pro­fe­sor Juan Nú­ñez. Da­das sus ha­bi­li­da­des pic­tó­ri­cas sus pa­dres le ha­bían des­ti­na­do una ha­bi­ta­ción co­mo ta­ller en su pi­so de la ca­lle Mon­tu­riol. Y en más de una oca­sión se tra­jo allí a jó­ve­nes gitanos que le ser­vían de mo­de­lo. En­tre es­tos gitanos Da­lí era tam­bién muy po­pu­lar y lo lla­ma­ban el Pa­ti­llas. En esa épo­ca Da­lí se dis­tin­guía por su ves­ti­men­ta y por su lar­ga me­le­na y las pa­ti­llas.

Ade­más de es­ta obra se co­no­cen otros dos re­tra­tos de Da­lí so­bre gitanos. El óleo Gi­tano de Fi­gue­res (1923) per­te­ne­ce al Mu­seo Na­cio­nal Cen­tro de Ar­te Rei­na So­fía de Ma­drid y en él apa­re­ce un gi­tano sen­ta­do en una si­lla, en el ta­ller de Da­lí, ro­dea­do de una gui­ta­rra y cua­dros del pin­tor. Se­gún Pa­co Do­ya, me­dia­dor de la co­mu­ni­dad gi­ta­na en Fi­gue­res, le sir­vió de mo­de­lo On­cle Ne­gro, bai­laor del ba­rrio y fa­mi­liar su­yo. Los Do­ya eran gitanos de Llei­da que se ins­ta­la­ron en Fi­gue­res en 1914. Un hi­jo de On­cle Ne­gro co­no­ci­do co­mo el Mo­rao ac­tuó bas­tan­tes años des­pués pa­ra Da­lí en Portlli­gat, co­mo tam­bién lo ha­ría la Tía Bo­teu, otra bai­la­do­ra fla­men­ca de Fi­gue­res. Ya en los años se­sen­ta y se­ten­ta, Da­lí in­vi­tó a ac­tuar en su ca­sa de Portlli­gat a gitanos más fa­mo­sos co­mo Ma­ni­tas de Pla­ta y La Chun­ga y fue ami­go de Car­men Ama­ya y del po­pu­lar Gi­tano de la Cos­ta Bra­va, que ac­tua­ba en el ho­tel Lla­franc.

Aún exis­te otro Re­tra­to de gi­tano (c. 1921), en el Tea­tro-Mu­seo Da­lí. Es­ta acua­re­la po­dría es­tar ins­pi­ra­da en otro gi­tano co­no­ci­do co­mo Mit­ja­nit. Por el his­to­ria­dor Eduard Ro­de­ja sa­be­mos ade­más que Da­lí pin­tó un cua­dro en su es­tu­dio en el que apa­re­cía un gru­po de ami­gos (An­to­ni Pa­pell, En­ric Sa­le­sa, Jo­sep So­ler Grau y el pro­pio Ro­de­ja) sen­ta­dos al­re­de­dor de una me­sa mien­tras Mit­ja­nit, ves­ti­do con frac ro­jo, les ser­vía un ca­fé. Un cua­dro que no se ha con­ser­va­do y tam­po­co se sa­be si lle­gó a com­ple­tar­se. Sí que exis­te otro goua­che, Es­ce­na noc­tur­na en Fi­gue­res (c. 1921), don­de apa­re­ce en pri­mer plano un per­so­na­je que to­ca la gui­ta­rra y al fon­do va­rias per­so­nas sen­ta­das jun­to a unas me­sas.

PO­PU­LA­RI­DAD

Una can­ción gi­ta­na re­co­ge el in­te­rés de Da­lí y Gar­cía Lor­ca por los ‘ga­rro­tins’

El pro­pio Da­lí se fo­to­gra­fió esos años con el tor­so des­nu­do y una gui­ta­rra en las ma­nos. Con su tez mo­re­na y sus lar­gas pa­ti­llas ju­ga­ba tam­bién a si­mu­lar raí­ces gi­ta­nas.

El Ga­rri­gal, con sus ba­res mu­si­ca­les y sus lo­ca­les de pros­ti­tu­ción, fue un ba­rrio muy fre­cuen­ta­do en los años vein­te, con una au­reo­la co­mo la del ba­rrio chino de Bar­ce­lo­na, sal­van­do las dis­tan­cias. Jo­sep Ma­ria de Sagarra fue uno de los pre­go­ne­ros de su po­pu­la­ri­dad. Otros ar­tis­tas co­mo Jo­sep Bo­na­te­rra, Ma­rià Baig, Bech de Ca­re­da o Fe­lip Vi­là pin­ta­ron es­ce­nas del ba­rrio y los gitanos. Una ver­sión no ve­ri­fi­ca­da apun­ta a que cuan­do Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca vi­si­tó a Da­lí en Fi­gue­res fue­ron al Ga­rri­gal. Exis­te una can­ción po­pu­lar es­cri­ta por On­cle Àn­gel, gi­tano de Llei­da, que ha­ce re­fe­ren­cia al in­te­rés de Lor­ca y Da­lí por el fla­men­co y el su­pues­to de­seo ex­pre­sa­do por el poe­ta gra­na­dino de co­no­cer el am­bien­te don­de se in­ter­pre­ta­ban los

ga­rro­tins. Es­ta can­ción di­ce así: “Aques­ta fes­ta, sen­yors, / tra­ves­sa­rà fron­te­res, / a Ga­lí­cia i a Per­pin­yà, / a Gi­ro­na i a Fi­gue­res / I us con­ta­ré lo més gran. / Quan Lor­ca li diu al Da­lí / “amic, mar­xem cap a Llei­da, / vull co­nèi­xer els ga­rro­tins”. El ma­nus­cri­to ori­gi­nal del On­cle Àn­gel aña­de al pie de la can­ción un “No pu­do ser”, con una or­to­gra­fía que ni Da­lí hu­bie­ra su­pe­ra­do, ya que es­cri­bía tal co­mo pro­nun­cia­ba: “No ba pu­ge ce”.

©SALVADOR DA­LÍ. FUN­DA­CIÓ GA­LA-SALVADOR DA­LÍ

PE­LA­YO MAR­TÍ­NEZ / ‘HIS­TÒ­RIA GRÀ­FI­CA DE FI­GUE­RES’

Te­lón de fon­doEl re­tra­to que hi­zo Da­lí de es­tos dos jó­ve­nes gitanos, acom­pa­ña­dos de una mu­jer y un hom­bre que to­ca un ma­nu­brio, tie­ne co­mo fon­do unas ca­sas que se co­rres­pon­den con las que ha­bía en el Ga­rri­gal, tal co­mo se ve en la fo­to del ar­qui­tec­to Pe­la­yo Mar­tí­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.