Los te­mas del día

La Vanguardia - - SUMARIO -

El dia­rio re­fle­xio­na so­bre el au­ge de la ex­tre­ma de­re­cha y con­clu­ye que de­be­mos ser fuer­tes en la de­fen­sa de los va­lo­res éti­cos e im­ple­men­tar po­lí­ti­cas que com­ba­tan la de­sigual­dad. En un se­gun­do edi­to­rial, co­men­ta, a raíz del fes­ti­val de Sit­ges, la ne­ce­si­dad de po­ner lí­mi­tes a la pro­vo­ca­ción en el ci­ne.

EL Fes­ti­val de Ci­ne Fan­tás­ti­co de Sit­ges bus­ca la pro­vo­ca­ción del es­pec­ta­dor. Es­te fue pre­ci­sa­men­te el ar­gu­men­to del ju­ra­do pa­ra ga­lar­do­nar ayer co­mo me­jor pe­lí­cu­la la pro­duc­ción fran­ce­sa Cli­max, de Gas­par Noé, un re­la­to psi­co­dé­li­co en un en­torno de dan­za ur­ba­na que “lo­gra agi­tar e im­pli­car al pú­bli­co”, se­gún la no­ta de jus­ti­fi­ca­ción del pre­mio, y cu­ya vi­sión “te de­ja en es­ta­do de shock”.

Evi­den­te­men­te, no es só­lo la pro­vo­ca­ción lo que cuen­ta, sino tam­bién la ca­li­dad de la ima­gen, del guion, de la mú­si­ca y, por su­pues­to, la cre­di­bi­li­dad del re­la­to, ca­si siem­pre de to­nos hi­per­bó­li­cos, ra­zón por la cual la cin­ta Laz­za­ro fe­li­ce, de Ali­ce Rohr­wa­cher, se ha lle­va­do los ga­lar­do­nes del ju­ra­do, la crí­ti­ca y el ju­ra­do jo­ven.

Sit­ges clau­su­ró ayer una ex­ce­len­te edi­ción de su 51.º fes­ti­val tras ha­ber reuni­do un con­jun­to de pe­lí­cu­las muy no­ta­bles, así co­mo a un ex­ce­len­te elen­co de es­tre­llas in­vi­ta­das, des­de Ni­co­las Ca­ge has­ta Ed Ha­rris, Pe­ter Weir, John Car­pen­ter, Til­da Swin­ton o Pam Grier, en­tre otros. La ra­zón es que, des­de ha­ce años, el fes­ti­val de Sit­ges tra­ba­ja con el ob­je­ti­vo de equi­pa­rar el ci­ne fan­tás­ti­co, un pro­duc­to de in­te­rés ma­si­vo, con avan­zar en las rea­li­za­cio­nes de in­te­li­gen­te ca­li­dad, más allá de quie­nes bus­can en es­te ti­po de ci­ne emo­cio­nes de las lla­ma­das fuer­tes.

Qui­zás por esa ra­zón, una de pe­lí­cu­las que par­tían co­mo fa­vo­ri­tas, si no la que más, The hou­se that Jack built, del da­nés Lars von Trier, se ha que­da­do sin ga­lar­dón. Des­pués de una pri­me­ra ho­ra es­pec­ta­cu­lar so­bre la his­to­ria de un ase­sino en se­rie en los Es­ta­dos Uni­dos de los se­ten­ta, la cin­ta desem­bo­ca en una or­gía de vio­len­cia que una par­te del pú­bli­co de Sit­ges re­cha­zó, co­mo ya le ha­bía ocu­rri­do en el pa­sa­do fes­ti­val de Can­nes. Lo mis­mo po­dría de­cir­se de Mandy, de Pa­nos Cos­ma­tos y pro­ta­go­ni­za­da por el arri­ba ci­ta­do Ni­co­las Ca­ge. Un re­la­to de des­truc­ción oní­ri­ca que va­lió a su au­tor el ga­lar­dón al me­jor di­rec­tor, cuan­do su ob­je­ti­vo era ob­te­ner más pre­mios.

Y es que la pro­vo­ca­ción tie­ne sus lí­mi­tes. Al­gu­nos in­ten­ta­rán que es­ta 51.ª edi­ción pa­se a la his­to­ria por un ins­ta­gra­mer, Wis­mi­chu, que pre­ten­dió pro­vo­car al pú­bli­co con un filme, Bo­ca­di­llo, que fue in­ter­pre­ta­do co­mo una to­ma­du­ra de pe­lo. No se­rá así. La apor­ta­ción a la his­to­ria de es­ta edi­ción ha­brá si­do con­tri­buir a la con­so­li­da­ción de un fes­ti­val que se ha con­ver­ti­do a lo lar­go de los años en la gran ci­ta in­ter­na­cio­nal del ci­ne en Ca­ta­lun­ya, en un acon­te­ci­mien­to cul­tu­ral de pri­mer or­den que ele­va nues­tro po­si­cio­na­mien­to cul­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.