La pe­lo­ta y las re­des

Los clubs se es­fuer­zan en re­gu­lar la con­duc­ta de los ju­ga­do­res en in­ter­net

La Vanguardia - - SUMARIO - AN­TO­NI LÓ­PEZ TOVAR

Los clubs de to­das las dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas se es­fuer­zan en re­gu­lar la con­duc­ta de los ju­ga­do­res en in­ter­net. Los con­tra­tos y los có­di­gos de con­duc­ta con­tie­nen re­gu­la­cio­nes es­pe­cí­fi­cas so­bre las re­des so­cia­les y reac­cio­nan cuan­do se in­cum­plen. Es­ta se­ma­na, el Ba­rça obli­gó a re­trac­tar­se a Ar­tu­ro Vidal des­pués de que­jar­se de sus su­plen­cias en Ins­ta­gram.

Cris­tiano Ro­nal­do tie­ne más de 300 mi­llo­nes de se­gui­do­res en las re­des so­cia­les, Ney­mar su­pe­ra los 200. Son los re­yes del ci­be­res­pa­cio y la re­per­cu­sión de cual­quier men­sa­je o fo­to­gra­fía que de­ci­den com­par­tir ad­quie­re mag­ni­tu­des des­co­no­ci­das has­ta aho­ra. Los fut­bo­lis­tas en ge­ne­ral han en­con­tra­do en Twit­ter, Ins­ta­gram y Fa­ce­book las prin­ci­pa­les re­des, un vehícu­lo ideal pa­ra co­mu­ni­car­se con los afi­cio­na­dos, cons­truir­se una ima­gen o in­cre­men­tar sus in­gre­sos a tra­vés de cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias. Pe­ro las con­se­cuen­cias de un uso inapro­pia­do pue­den ser de­mo­le­do­ras tan­to pa­ra los ad­mi­ra­dos usua­rios co­mo pa­ra los clubs, que se es­fuer­zan en evi­tar des­ma­nes a tra­vés de los re­gla­men­tos de ré­gi­men in­terno o de la in­clu­sión de cláu­su­las es­pe­cí­fi­cas en los con­tra­tos de los fut­bo­lis­tas.

Aun­que se tra­ta de un fe­nó­meno al al­za, no exis­te un pa­trón so­bre el uso de las re­des so­cia­les por par­te de los fut­bo­lis­tas, ase­gu­ran los ex­per­tos. Ge­rard Pi­qué es un asi­duo, de la mis­ma ma­ne­ra que Ser­gio Bus­quets pres­cin­de de ellas. Unos ges­tio­nan per­so­nal­men­te sus men­sa­jes, mien­tras otros pre­fie­ren con­fiar los con­te­ni­dos a em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das pa­ra evi­tar me­te­du­ras de pa­ta co­mo las de Ar­tu­ro Vidal. El chi­leno lan­zó la se­ma­na pa­sa­da a tra­vés de Ins­ta­gram men­sa­jes críp­ti­cos pa­ra que­jar­se de sus su­plen­cias. “Ha fal­ta­do el res­pe­to a sus com­pa­ñe­ros y es­toy se­gu­ro de que rec­ti­fi­ca­rá”, re­pli­có el má­na­ger ge­ne­ral de fút­bol del Bar­ce­lo­na, Pep Se­gu­ra. Rec­ti­fi­có. Vidal se ha es­pe­cia­li­za­do en los des­pro­pó­si­tos 2.0. An­tes de un par­ti­do de su se­lec­ción di­fun­dió una fo­to con sus hi­jos dur­mien­do: “Des­can­sen hi­jos míos!!! Pa­pá tie­ne que tra­ba­jar y lle­var a Chi­le al Mun­dial”. El equi­po que­dó ex­clui­do de Ru­sia y el es­car­nio al ju­ga­dor se ex­ten­dió por Su­da­mé­ri­ca a la ve­lo­ci­dad de la luz. Opues­to a la im­pru­den­cia del chi­leno, el por­te­ro Ter Ste­gen tui­teó ayer un tex­to de apo­yo a una cam­pa­ña con­tra el cáncer de ma­ma.

En cues­tión de re­des, ca­da ju­ga­dor es un mun­do, ca­da en­tre­na­dor tie­ne su pro­pio ma­nual y ca­da club, cons­cien­te de que se tra­ta de un ar­ma de do­ble fi­lo, es­ta­ble­ce di­fe­ren­tes ti­pos de con­trol. Luis En­ri­que Mar­tí­nez, que aca­ba de prohi­bir la pre­sen­cia de te­lé­fo­nos mó­vi­les en los ága­pes de la se­lec­ción, anun­ció lí­mi­tes res­pec­to a las re­des so­cia­les cuan­do fue pre­sen­ta­do co­mo en­tre­na­dor del Bar­ce­lo­na: “No ten­go por nor­ma res­trin­gir fue­ra del re­cin­to de­por­ti­vo. Den­tro, pac­ta­re­mos qué es lo que con­si­de­ra­mos nor­mal. Pac­ta­re­mos qué se pue­de ha­cer o no en las zo­nas co­mu­nes por res­pe­to a to­dos. Fue­ra, ca­da uno tie­ne su res­pon­sa­bi­li­dad”.

Los clubs in­ter­pre­tan un do­ble pa­pel en el nue­vo es­ce­na­rio. Por una par­te, se es­fuer­zan en in­cre­men­tar su no­to­rie­dad en las re­des so­cia­les, in­clu­so so­li­ci­tan­do a los ju­ga­do­res que res­pal­den y re­di­ri­jan sus men­sa­jes. Por otra, ejer­cen con­trol so­bre las co­mu­ni­ca­cio­nes de los fut­bo­lis­tas. Los re­gla­men­tos de ré­gi­men y dis­ci­pli­na de las en­ti­da­des son ex­plí­ci­tos res­pec­to al uso de Twit­ter. “No uti­li­zar es­te me­dio pa­ra ver­ter que­jas, re­cla­ma­cio­nes o pro­pues­tas de me­jo­ra so­bre el club y, me­nos aún, ha­cién­do­lo me­dian­te men­sa­jes pú­bli­cos”, pres­cri­be, por ejem­plo, el có­di­go del Gim­nàs­tic de Ta­rra­go­na. Hoy en día los fut­bo­lis­tas son ad­ver­ti­dos des­de el pri­mer mo­men­to, des­de que es­tam­pan la fir­ma. En es­te sen­ti­do, en con­tra­tos del Atlé­ti­co de Ma­drid fi­gu­ra la si­guien­te cláu­su­la: “Sin per­jui­cio de las obli­ga­cio­nes ge­né­ri­cas de bue­na fe in­he­ren­tes a cual­quier re­la­ción la­bo­ral, el ju­ga­dor se com­pro­me­te ex­pre­sa­men­te a no con­tra­ve­nir di­cho prin­ci­pio bá­si­co con­trac­tual me­dian­te com­por­ta­mien­tos o co­men­ta­rios in­ju­rio­sos en re­des so­cia­les u otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción en re­la­ción con el club, di­ri­gen­tes del club, miem­bros de la plan­ti­lla o cual­quier ter­ce­ro que pu­die­ran da­ñar la ima­gen o repu­tación del club, con in­de­pen­den­cia de que di­chos com­por­ta­mien­tos tu­vie­ran lu­gar den­tro o fue­ra de la jor­na­da la­bo­ral”.

La ex­pe­rien­cia dia­ria, con asi­duas po­lé­mi­cas sur­gi­das de las re­des so­cia­les, de­no­ta la im­po­si­bi­li­dad de po­ner­le puer­tas al cam­po ci­ber­né­ti­co.

EL ÚL­TI­MO DIS­PA­RA­TE

El Ba­rça obli­gó a re­trac­tar­se a Ar­tu­ro Vidal des­pués de que­jar­se de sus su­plen­cias vía Ins­ta­gram

FUT­BO­LIS­TAS AVI­SA­DOS Los con­tra­tos y los có­di­gos de con­duc­ta con­tie­nen re­gu­la­cio­nes es­pe­cí­fi­cas so­bre las re­des so­cia­les Re­in­ci­den­te. Ar­tu­ro Vidal, un asi­duo a las po­lé­mi­cas sur­gi­das del ci­be­res­pa­cio

Los ju­ga­do­res han en­con­tra­do un ca­nal pa­ra acer­car­se a la gen­te en una era de pro­gre­si­va bun­ke­ri­za­ción del fút­bol, con en­tre­na­mien­tos ce­rra­dos, res­tric­cio­nes a los me­dios y re­duc­ción del con­tac­to hu­mano. La tec­no­lo­gía re­ga­la de for­ma in­me­dia­ta per­las co­mo las imá­ge­nes de las ce­le­bra­cio­nes de las vic­to­rias en los ves­tua­rios, pe­ro tam­bién dis­gus­tos co­mo el de Ser­gio Guar­dio­la, que fue des­pe­di­do ho­ras des­pués de fi­char por el Ba­rça B cuan­do tras­cen­die­ron sus men­sa­jes con­tra Ca­ta­lun­ya en Twit­ter. O epi­so­dios ri­dícu­los, co­mo la in­tri­ga pro­ta­go­ni­za­da por Pi­qué y Um­ti­ti en ve­rano en torno a la de­ci­sión de Griez­mann so­bre su fu­tu­ro. A co­mien­zos de tem­po­ra­da, Pep Guar­dio­la en­vió un men­sa­je a Mendy a tra­vés de los me­dios tra­di­cio­na­les: “Tie­ne mu­cho por me­jo­rar, y es­pe­ra­mos po­der con­ven­cer­le de que se ol­vi­de un po­co de sus re­des so­cia­les y pue­da me­jo­rar al­gu­nas co­sas”. “Lo ha­ré, lo pro­me­to”, re­pli­có el la­te­ral en... Twit­ter.

UNA OP­CIÓN

Luis En­ri­que res­trin­ge el uso de te­lé­fo­nos mó­vi­les en las es­tan­cias co­mu­ni­ta­rias de sus equi­pos

EL CA­SO MENDY

Guar­dio­la re­pro­chó al la­te­ral su ex­ce­si­va afi­ción a las re­des y el ju­ga­dor re­pli­có a tra­vés de Twit­ter

STE­VE MITCHELL / REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.