Ni­co­lás Ma­du­ro

PRE­SI­DEN­TE DE VE­NE­ZUE­LA

La Vanguardia - - SUMARIO -

La opo­si­ción ve­ne­zo­la­na ce­le­bró la ex­car­ce­la­ción del ex­di­ri­gen­te es­tu­dian­til Lo­rent Sa­leh, de­te­ni­do des­de sep­tiem­bre del 2014. Pe­ro no se pue­den ol­vi­dar los otros 252 pre­sos po­lí­ti­cos que man­tie­ne el ré­gi­men de Ma­du­ro.

Lo­rent Sa­leh lle­gó ayer por la ma­ña­na a Ma­drid en un vue­lo di­rec­to des­de Caracas. El lí­der es­tu­dian­til ve­ne­zo­lano, en­car­ce­la­do y tor­tu­ra­do du­ran­te cua­tro años, re­cu­pe­ró la li­ber­tad el vier­nes. El ré­gi­men bo­li­va­riano que pre­si­de Ni­co­lás Ma­du­ro di­jo que lo de­ja­ba li­bre pa­ra evi­tar que se sui­ci­da­ra y que lo ha­cía, asi­mis­mo, co­mo par­te de un “plan de re­con­ci­lia­ción” pa­ra re­ba­jar la ten­sión po­lí­ti­ca.

Al lle­gar a Ma­drid, Sa­leh, de 30 años, re­co­no­ció que no te­nía ni idea de que iba a ser li­be­ra­do. Es­ta­ba pre­so en el He­li­coi­de, un cen­tro co­mer­cial re­con­ver­ti­do en la pri­sión del Se­bin, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia mi­li­tar, en el cen­tro de Caracas. El vier­nes, “me lla­ma­ron, me sa­ca­ron de la cel­da y me di­je­ron que iba a ini­ciar un nue­vo pro­ce­so en mi vi­da, pe­ro no sa­bían exac­ta­men­te qué era. Me mon­ta­ron en una pa­tru­lla y me lle­va­ron al ae­ro­puer­to”. Allí co­gió el vue­lo de Ibe­ria rum­bo a Ma­drid.

Las au­to­ri­da­des ve­ne­zo­la­nas no qui­sie­ron que vie­ra a su ma­dre, que es­ta­ba es­pe­rán­do­lo fren­te al He­li­coi­de. Só­lo pu­die­ron sa­lu­dar­se por te­lé­fono.

Ha­ce cua­tro años Ya­mi­le Sa­leh mon­tó una cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal pa­ra li­be­rar a su hi­jo y nun­ca per­dió la es­pe­ran­za. Ha­ce unos días, a los dipu­tados de la Asam­blea Na­cio­nal –do­mi­na­da por la menguante y di­vi­di­da opo­si­ción po­lí­ti­ca– les re­cor­dó que so­bre Lo­rent no pe­sa­ba nin­gu­na acu­sa­ción for­mal y que in­clu­so la fis­ca­lía ha­bía pe­di­do su pues­ta en li­ber­tad el pa­sa­do mes de ju­lio, re­co­men­da­ción que el juez no to­mó en cuen­ta.

La li­be­ra­ción de Sa­leh ha si­do po­si­ble gra­cias a la me­dia­ción di­plo­má­ti­ca del Go­bierno es­pa­ñol, con­cre­ta­men­te de Juan Pa­blo De­lai­gle­sia, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Coope­ra­ción y de Ibe­roa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, que es­tos úl­ti­mos días ha es­ta­do en Caracas y que ayer lo acom­pa­ñó en el via­je a Ma­drid. El mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, co­men­tó en Twit­ter que con la li­be­ra­ción de Sa­leh, Ve­ne­zue­la da un pa­so en la di­rec­ción co­rrec­ta pa­ra re­du­cir la ten­sión po­lí­ti­ca y fa­vo­re­cer la re­con­ci­lia­ción.

Sa­leh se con­vir­tió en un de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos a par­tir del 2007. Fue pro­ce­sa­do por ello, y en el 2013 de­ci­dió huir a Co­lom­bia. El Go­bierno ve­ne­zo­lano lo acu­só en­ton­ces de cons­pi­rar pa­ra co­me­ter aten­ta­dos, y el pre­si­den­te co­lom­biano, Juan Ma­nuel San­tos, lo ex­tra­di­tó, una de­ci­sión que vio­ló los de­re­chos hu­ma­nos, se­gún la ONU. San­tos, sin em­bar­go, bus­ca­ba en­ton­ces el apo­yo de Ma­du­ro a las ne­go­cia­cio­nes con las FARC, y Sa­leh era un peón de cam­bio.

San­tos ga­nó des­pués el pre­mio No­bel de la Paz. Sa­leh, por su par­te, jun­to al res­to de los pre­sos po­lí­ti­cos ve­ne­zo­la­nos, ob­tu­vo el úl­ti­mo pre­mio Sá­ja­rov del Par­la­men­to Eu­ro­peo.

En Ve­ne­zue­la que­dan 252 pre­sos po­lí­ti­cos, se­gún la oe­ne­gé Fo­ro Pe­nal. Sa­leh se­ña­ló ayer que va a lu­char por su li­be­ra­ción. Tie­ne pre­vis­to so­li­ci­tar re­fu­gio en Es­pa­ña aun­que tam­bién di­jo que “pron­to vol­ve­ré” a Ve­ne­zue­la.

Sa­leh pa­só los dos pri­me­ros años de­te­ni­do en la Tum­ba, un com­ple­jo de sie­te cel­das de dos por tres me­tros, cin­co pi­sos por de­ba­jo de la ca­lle, en la se­de del Se­bin. Allí fue tor­tu­ra­do y en dos oca­sio­nes in­ten­tó sui­ci­dar­se. “Era el úni­co me­ca­nis­mo de de­fen­sa que te­nía”, ex­pli­có ayer. La vi­da en el He­li­coi­de tam­bién fue di­fí­cil. En ma­yo par­ti­ci­pó en un mo­tín con otros pre­sos po­lí­ti­cos pa­ra exi­gir me­jo­res con­di­cio­nes, una pro­tes­ta que le cos­tó pa­sar 66 días in­co­mu­ni­ca­do.

Ma­du­ro lo de­ja aho­ra en li­ber­tad días des­pués de que es­ta se­ma­na el po­lí­ti­co opo­si­tor Fer­nan­do Al­bán, del par­ti­do Pri­me­ro Jus­ti­cia, ca­ye­ra des­de la dé­ci­ma plan­ta del edi­fi­cio del Se­bin. El Go­bierno ase­gu­ra que qui­so sui­ci­dar­se, mien­tras que la opo­si­ción no tie­ne du­da de que fue ase­si­na­do.

Du­ran­te sus cua­tro años en­car­ce­la­do Sa­leh nun­ca com­pa­re­ció an­te un juez y nun­ca fue acu­sa­do for­mal­men­te de na­da. Su ca­so es un cla­ro ejem­plo de la des­com­po­si­ción del Es­ta­do de de­re­cho en Ve­ne­zue­la.

RO­NAL­DO SCHEMIDT / AFP

Ya­mi­le Sa­leh, ma­dre de Lo­rent, al co­no­cer la no­ti­cia de la li­be­ra­ción fren­te a la cár­cel He­li­coi­de

EFE

De­lai­gle­sia y Sa­leh en Ba­ra­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.