La es­po­sa de Al Ca­po­ne

La Vanguardia - - SUMARIO - Xa­vi Ayén

Xa­vi Ayén se ma­ra­vi­lla de la di­ver­si­dad de las pa­re­jas hu­ma­nas y ha­bla de la que for­ma­ron en su día Al Ca­po­ne y la ir­lan­de­sa Mary Jo­sep­hi­ne Cough­lin. “Sus car­tas de amor a su es­po­sa, Mae, des­de la cár­cel de Al­ca­traz, in­clu­so sus cur­sis poe­mas, mues­tran a al­guien más com­ple­jo que lo que su ma­ca­bro his­to­rial su­gie­re”.

Bas­ta con sen­tar­se en cual­quier ban­co o te­rra­za pa­ra ma­ra­vi­llar­se con las pa­re­jas hu­ma­nas. ¿Qué mue­ve a dos in­di­vi­duos a unir sus vi­das, por un tiem­po de­ter­mi­na­do? ¿Có­mo pue­den es­tar jun­tos esos dos? ¿Qué ten­drán en co­mún, qué ma­gia se nos es­ca­pa?

Al­go de luz a ese mis­te­rio in­son­da­ble apor­ta, tan­to en sus con­ver­sa­cio­nes co­mo es­cri­tos, el pe­rio­dis­ta co­lom­biano Da­niel Sam­per Pi­zano, en cu­ya aco­ge­do­ra ca­sa de Car­ta­ge­na de In­dias es­tu­vo, un día, a pun­to de pro­du­cir­se un he­cho que hu­bie­ra re­vo­lu­cio­na­do la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra: el re­en­cuen­tro de la pa­re­ja pe­lea­da más fa­mo­sa de las le­tras, Ga­briel Gar­cía Már­quez y Ma­rio Var­gas Llo­sa. Fue la ho­nes­ti­dad del an­fi­trión, quien se cre­yó obli­ga­do a ad­ver­tir de la cons­pi­ra­ción en mar­cha a los in­tere­sa­dos, la que aca­bó trun­can­do el cru­ce de los dos es­cri­to­res.

Con es­pí­ri­tu de­sen­fa­da­do de di­vul­ga­dor, Sam­per Pi­zano abor­da en Ca­mas y fa­mas (Agui­lar) al­gu­nos ejem­plos históricos de amores lla­ma­ti­vos. A mí me ha cap­tu­ra­do la aten­ción la his­to­ria ro­mán­ti­ca en­tre el ma­fio­so más co­no­ci­do de la his­to­ria, Al Ca­po­ne, y la ir­lan­de­sa Mary Jo­sep­hi­ne Cough­lin. El au­tor re­tra­ta a Al Ca­po­ne –so­bre cu­yas es­pal­das pe­san un buen nú­me­ro de ase­si­na­tos– co­mo “un es­po­so ex­ce­len­te” y un buen pa­dre que que­ría que su hi­jo Sonny fue­ra “mé­di­co, abo­ga­do u hom­bre de ne­go­cios” an­tes que su­ce­der­le en el cri­men or­ga­ni­za­do (de he­cho, la fa­mi­lia se cam­bió el ape­lli­do por el de Brown pa­ra con­se­guir una nue­va vi­da).

Ca­po­ne nun­ca mue­re. Aca­ba de re­edi­tar­se la ex­ce­len­te bio­gra­fía de Deir­dre Bair en Anagra­ma de al­guien que tam­bién des­per­tó el in­te­rés del fi­ló­so­fo Hans Mag­nus En­zens­ber­ger, quien, tras es­tu­diar­lo bien, con­clu­yó que “Ca­po­ne y su gen­te no só­lo abo­ga­ban por un am­bien­te fa­mi­liar sano y mo­ral, ni tam­po­co so­lo por una for­ma­ción re­li­gio­sa, sino por un du­ra­de­ro or­den so­cial en ge­ne­ral”. Era al­guien que, por un la­do, con­tro­la­ba la pros­ti­tu­ción y la ven­ta de al­cohol ile­gal y que, por otro, do­na­ba di­ne­ro a cau­sas pías e inau­gu­ra­ba co­me­do­res de ca­ri­dad du­ran­te las pe­nu­rias de la Gran De­pre­sión.

Sus car­tas de amor a su es­po­sa, Mae, des­de la cár­cel de Al­ca­traz, in­clu­so sus cur­sis poe­mas, mues­tran a al­guien más com­ple­jo que lo que su ma­ca­bro his­to­rial su­gie­re. Muer­to a los 48 años, en 1947, Mae le so­bre­vi­vió has­ta el 2004. Y, a pe­sar de ha­ber atra­ve­sa­do se­rios pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, nun­ca acep­tó las mi­llo­na­rias ofer­tas que le hi­cie­ron, pa­ra con­tar su vi­da en co­mún. Ha­bría si­do una trai­ción. Y ella y Al, en pa­la­bras de Sam­per Pi­zano, “fue­ron in­di­vi­duos amo­ro­sos y so­li­da­rios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.