BAR­CE­LO­NA PE­LO­TA­RI

La Vanguardia - - SUMARIO - LLUÍS PERMANYER

Bar­ce­lo­na, ciu­dad con una gran tra­di­ción en fron­to­nes, aco­ge des­de hoy y has­ta el pró­xi­mo 20 de oc­tu­bre la ce­le­bra­ción de los Cam­peo­na­tos del Mun­do de pe­lo­ta vas­ca.

La pe­lo­ta co­mo jue­go vie­ne de an­ti­guo en Bar­ce­lo­na y se pue­de aven­tu­rar que ya en el si­glo XVIII te­nía acep­ta­ción. Bue­na prue­ba de ello es que una ca­lle me­re­ció os­ten­tar es­te nom­bre: Joc de Pi­lo­ta. Pe­ro era la pe­lo­ta va­len­cia­na, pues la vas­ca no lle­gó has­ta me­dia­dos del si­glo XIX. Es­te de­por­te se rea­li­za­ba en fron­to­nes pe­que­ños y a me­nu­do im­pro­vi­sa­dos en mu­ros o cual­quier rin­cón de una ca­lle, lo que a me­nu­do ge­ne­ra­ba mo­les­tias al ve­cin­da­rio; de ahí que el Ayun­ta­mien­to lo prohi­bie­ra en el cen­tro ur­bano.

No se tra­ta aquí de ha­cer una sim­ple lis­ta de los pri­me­ros fron­to­nes, an­te la ca­ren­cia de do­cu­men­ta­ción com­ple­ta. Bas­te cons­ta­tar que en po­co tiem­po se ani­mó su prác­ti­ca, in­clu­so du­ran­te la Ex­po­si­ció Uni­ver­sal de 1888. Es­to ex­pli­ca que a ren­glón se­gui­do apa­re­cie­ran em­pre­sa­rios que se atre­vie­ron a co­rrer el ries­go de cons­truir unos edi­fi­cios es­pec­ta­cu­la­res.

Fue­ron con­tra­ta­dos des­ta­ca­dos pe­lo­ta­ris vas­cos que des­de el pri­mer día se ga­na­ron la ad­mi­ra­ción de un pú­bli­co ca­da vez más en­tre­ga­do y nu­me­ro­so. Era un es­pec­tácu­lo emo­cio­nan­te, que po­nía a prue­ba la des­tre­za y ener­gía de aque­llos gran­des de­por­tis­tas. Pe­lo­ta a mano, pa­la, paleta y ces­ta pun­ta eran las es­pe­cia­li­da­des clá­si­cas. El éxi­to tam­bién hi­zo sur­gir más ade­lan­te la sim­ple prác­ti­ca co­mo de­por­te ama­teur, y mu­cho des­pués se aña­dió el fron­te­nis.

Me­re­cen ser evo­ca­dos dos fron­to­nes que re­pre­sen­ta­ban mu­cho más que una sim­ple can­cha, co­mo su­ce­dió más tar­de.

El fron­tón Bar­ce­lo­nés fue pues­to en pie en el cha­flán de Dipu­tació 415/419 y Si­cí­lia. Fue pro­yec­ta­do por En­ric Sag­nier, el des­ta­ca­do ar­qui­tec­to de la bur­gue­sía; el he­cho de que hu­bie­ra acep­ta­do el en­car­go re­ve­la­ba una asom­bro­sa ver­sa­ti­li­dad crea­ti­va, que le lle­vó a ser el más pro­lí­fi­co de su épo­ca.

La fin­ca era ge­ne­ro­sa: cua­tro mil me­tros cua­dra­dos; en aque­lla épo­ca los pre­cios de los so­la­res en zo­nas ale­ja­das del cen­tro se­ño­rial eran de lo más ra­zo­na­bles. El pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio fue el po­de­ro­so Ju­li Ma­rial, ar­qui­tec­to y po­lí­ti­co, quien ade­más era ac­cio­nis­ta de la so­cie­dad fun­da­da pa­ra tal fin. Pa­gó 350 mil pe­se­tas. Se inau­gu­ró el 19 de oc­tu­bre de 1893.

La vi­sión ex­te­rior era lla­ma­ti­va, con un gran mu­ro ba­jo y re­ma­ta­do por una ver­ja, lo que per­mi­tía ex­hi­bir un am­plio jar­dín. La en­tra­da era se­ño­rial, al apa­re­cer en­cla­va­da en un ele­gan­te cuer­po cir­cu­lar de tres plan­tas, con un es­pa­cio­so sa­lón en el pri­mer pi­so. Cum­plía una mi­sión de dis­tri­bui­dor, al fa­ci­li­tar con ra­pi­dez el ac­ce­so del nu­me­ro­so pú­bli­co a las dos na­ves ad­ya­cen­tes. Uno de es­tos cuer­pos al­ber­ga­ba los ser­vi­cios, co­mo la ca­fe­te­ría, el res­tau­ran­te y las ofi­ci­nas, pe­ro tam­bién la en­tra­da a las gra­de­rías al­tas. El otro cuer­po ren­día a la pis­ta.

El fron­tón te­nía las di­men­sio­nes má­xi­mas, y a su pie na­cía una gra­de­ría as­cen­den­te; to­do ello a cie­lo abier­to. Al fon­do un cuer­po enor­me, de tres plan­tas, en las que los es­pec­ta­do­res se en­con­tra­ban pro­te­gi­dos. Era un con­jun­to ap­to pa­ra aco­ger a unas tres mil per­so­nas ins­ta­la­das con to­da co­mo­di­dad.

La jor­na­da inau­gu­ral, des­ti­na­da a be­ne­fi­cen­cia, cons­ti­tu­yó un éxi­to ab­so­lu­to, pe­se a que el pe­si­mis­mo tra­di­cio­nal in­dí­ge­na se re­co­no­cía te­me­ro­so de que ob­ten­dría una en­tra­da flo­ja. El pú­bli­co, y tam­bién los ju­ga­do­res vas­cos, que­da­ron asom­bra­dos an­te se­me­jan­te mag­ni­fi­cen­cia. Y es­ta­ba

en bo­ca de to­dos que era un lu­gar que in­fun­día ale­gría.

A par­tir de aquel día se im­pu­so el op­ti­mis­mo, has­ta el ex­tre­mo que tres años más tar­de, el di­ná­mi­co ac­cio­nis­ta Ma­rial se ani­mó a in­ver­tir 150.000 pe­se­tas pa­ra me­jo­rar­lo sen­si­ble­men­te; se am­plió has­ta cin­co mil asien­tos y to­do el fron­tón que­dó ba­jo te­cha­do. La obra fue pro­yec­ta­da por el acre­di­ta­do ar­qui­tec­to Au­gust Font y el re­le­van­te es­ce­nó­gra­fo Fran­cesc So­ler i Ro­vi­ro­sa apor­tó una or­na­men­ta­ción mo­der­nis­ta de lo más vis­to­sa.

La sor­pre­sa es­ta­lló en 1902: cie­rre, ven­ta del te­rreno y de­mo­li­ción com­ple­ta.

El fron­tón Con­dal fue ins­ta­la­do en el cha­flán de Ros­se­lló, 223, y Bal­mes. Fue pro­yec­ta­do por el ar­qui­tec­to Fran­cesc Ro­gent, ba­jo el signo del eclec­ti­cis­mo: ai­re clá­si­co y con or­na­men­ta­ción con­te­ni­da. Sus pro­mo­to­res eran los so­cios Pie­ra y Zun­zu­ne­gui. Abrió sus puer­tas el 24 de sep­tiem­bre de 1896, día se­ña­la­do en la ciu­dad: fes­ti­vi­dad de la Mercè. Cons­ta­ba de plan­ta y dos pi­sos. Su ele­gan­cia in­cues­tio­na­ble se veía afea­da por el es­pec­tácu­lo que dis­cu­rría a cie­lo abier­to por la ca­lle Bal­mes: el fe­rro­ca­rril de Sa­rrià.

El he­cho de ser cons­trui­do ya com­ple­ta­men­te cu­bier­to fue in­du­ci­do por el ejem­plo del fron­tón Bar­ce­lo­nés; el Con­dal que­ría, pues, ofre­cer igual co­mo­di­dad que la com­pe­ten­cia fren­te a la llu­via, el frío y el sol de jus­ti­cia.

Es­te fron­tón ga­nó nom­bra­día en 1905, pe­ro no mo­ti­va­da por el de­por­te, sino por la po­lí­ti­ca. Tal cla­se de ins­ta­la­cio­nes eran apro­ve­cha­das pa­ra con­cen­tra­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias, co­mo mí­ti­nes o co­mi­das. La Lli­ga de Cam­bó ce­le­bró allí un éxi­to elec­to­ral, que el di­bu­jan­te Jun­ce­da apro­ve­chó pa­ra su chis­te pe­rio­dís­ti­co. An­te la re­co­no­ci­ble fa­cha­da, un ciu­da­dano co­men­ta­ba que si ce­le­bra­ban una vic­to­ria, por fuer­za ha­bía de ser ci­vil. Un gru­po de ofi­cia­les del ejér­ci­to no du­dó en ven­gar­se de aque­lla bur­la so­bre las de­rro­tas que co­se­cha­ban en la gue­rra co­lo­nial y asal­ta­ron las re­dac­cio­nes del se­ma­na­rio Cu-cut!, que la ha­bía pu­bli­ca­do, y la del dia­rio La

Veu de Ca­ta­lun­ya, ór­gano del men­cio­na­do par­ti­do ca­ta­la­nis­ta.

El Con­dal fue ce­rra­do en 1924 y com­pra­do por los je­sui­tas. El fron­tón fue tras­la­da­do al Pa­lau Ro­bert del pa­seo de Grà­cia en un tar­dío 1941. Prue­ba de que ha­bía de­ja­do buen re­cuer­do de­por­ti­vo fue que me­re­ció el nom­bre de Nue­vo Fron­tón Con­dal. Per­ma­ne­ció allí diez años.

El chas­qui­do se­co de la pe­lo­ta con­tra el mu­ro cons­ti­tuía el rit­mo mu­si­cal de es­te de­por­te, en al­gu­nos ca­sos ador­na­do con el es­pec­tácu­lo vi­sual de ele­gan­tes acro­ba­cias que in­cre­men­ta­ban la emo­ción, so­bre to­do en la ces­ta pun­ta, en la que la pe­lo­ta al­can­za unas ve­lo­ci­da­des en ex­tre­mo pe­li­gro­sas. El cas­co lle­gó muy tar­de. Aquel si­len­cio ve­nía com­bi­na­do con los aplau­sos, las ex­cla­ma­cio­nes, los gri­tos de áni­mo, pe­ro so­bre to­do por los vo­cea­do­res de las apues­tas. Esa fue la cla­ve que fa­vo­re­ció el au­men­to de pú­bli­co. La ma­yor re­cau­da­ción no ve­nía tan­to de las en­tra­das, cuan­to de las apues­tas. Has­ta que fue­ron prohi­bi­das en al­gu­nas épo­cas.

Los pe­lo­ta­ris fue­ron tan ad­mi­ra­dos co­mo los gran­des dies­tros y fut­bo­lis­tas.

No se tra­ta de ha­cer una re­la­ción ex­haus­ti­va, pe­ro me­re­cen ser men­cio­na­dos es­tos fron­to­nes. En 1894 se abrió Be­ti-Jai (siem­pre fies­ta) en Gran Via de les Corts Ca­ta­la­nes, 435/En­te­nça: una sim­ple can­cha y afo­ro pa­ra dos mil per­so­nas, que ce­rró en 1920. Club Na­ta­ció Bar­ce­lo­na, en Joan de Bor­bó, 93 (1917). Prin­ci­pal Jai-Alai (fies­ta ale­gre), en la Ram­bla, 27 (1918-1989). No­ve­da­des, en Casp, 13 (1929-57). Txi­qui-Alai, en la pla­za Bon­suc­cés, 1, (1935-1961) que se dis­tin­guió por la no­ve­dad de pre­sen­tar chi­cas pe­lo­ta­ris. Nue­vo Mun­do, en Pa­ral·lel, 50 (1936-49). Sol y Som­bra, en Gran Via-Ma­ri­na (194073). Co­lón, en la Ram­bla, 18 (1941 y re­mo­de­la­do en 1992).

En 1952 los her­ma­nos Joa­quim y Ma­nuel Ba­let se pro­cla­ma­ron en San Se­bas­tián cam­peo­nes del mun­do de ces­ta pun­ta. Ha­bían vi­vi­do des­de ni­ños es­ta pa­sión: Ma­nuel Ba­let Crous, su pa­dre, pe­lo­ta­ri y di­ri­gen­te de­por­ti­vo, ha­bía fun­da­do en 1924 el club Vas­co­nia y com­pró el fron­tón Rei­na Eli­sen­da, en Pe­dral­bes. De ahí que lle­na­ran el No­ve­da­des ca­da vez que es­tos cam­peo­nes ex­hi­bían su ca­li­dad y com­pe­ne­tra­ción.

Un nue­vo ca­pí­tu­lo se inau­gu­ró al ca­lor de los Jue­gos Olím­pi­cos, que pro­pi­cia­ron unas ins­ta­la­cio­nes nue­vas y mag­ní­fi­cas

Tan­ta his­to­ria y tra­di­ción sin du­da al­gu­na me­re­cía que Bar­ce­lo­na tu­vie­ra el ho­nor de al­ber­gar aho­ra el Cam­peo­na­to del Mun­do de pe­lo­ta vas­ca.

HAS­TA 3.000 ES­PEC­TA­DO­RES

En 1893 se inau­gu­ra el fron­tón Bar­ce­lo­nés, obra de En­ric Sag­nier, el ar­qui­tec­to de la bur­gue­sía

COM­PLE­TA­MEN­TE CU­BIER­TO

El fron­tón Con­dal, en Bal­mes-Ros­se­lló, era de Fran­cesc Ro­gent y te­nía plan­ta y dos pi­sos

AU­TÉN­TI­COS ÍDO­LOS

Los pe­lo­ta­ris fue­ron tan ad­mi­ra­dos co­mo los gran­des dies­tros y los fut­bo­lis­tas Bar­ce­lo­na, ciu­dad con gran tra­di­ción pe­lo­ta­ri, aco­ge des­de hoy y has­ta el 20 de oc­tu­bre los Cam­peo­na­tos del Mun­do de pe­lo­ta vas­ca

ALEXANDRE MERLETTI / IMA­GEN CE­DI­DA POR EL ARXIU FOTOGRÀFIC DE BAR­CE­LO­NA

FRON­TÓN PRIN­CI­PAL JAI-ALAI. Una sim­ple can­cha si­tua­da en la Ram­bla, pe­ro que pa­sa­ba inad­ver­ti­da al ser cons­trui­da den­tro de la fin­ca del tea­tro Prin­ci­pal

FRON­TÓN BAR­CE­LO­NÉS. Ar­qui­tec­tu­ra no­ta­ble y sun­tuo­sa, con un gran afo­ro pa­ra aco­ger con co­mo­di­dad a los es­pec­ta­do­res

AN­TO­NI ESPLUGAS / IMA­GEN CE­DI­DA POR EL ARXIU FOTOGRÀFIC DE BAR­CE­LO­NA

FA­CHA­DA DEL BAR­CE­LO­NÉS Gran ca­li­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca, pro­yec­ta­da por Sag­nier

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.