CI­NE DE MIE­DO

El fes­ti­val de ci­ne fan­tás­ti­co de Sit­ges, que hoy cie­rra sus puer­tas, es la fá­bri­ca de sue­ños de más de 185.000 es­pec­ta­do­res

La Vanguardia - - SUMARIO - XA­VI AYÉN

El fes­ti­val de ci­ne fan­tás­ti­co de Sit­ges, que hoy cie­rra sus puer­tas, es la fá­bri­ca de sue­ños de más de 185.000 es­pec­ta­do­res.

Una de la ma­dru­ga­da del pa­sa­do vier­nes, jun­to a la al­fom­bra ro­ja del fes­ti­val de ci­ne de Sit­ges. Una mul­ti­tud ha­ce dis­ci­pli­na­da­men­te co­la pa­ra asis­tir a uno de los tres ma­ra­to­nes de te­rror que se ce­le­bran si­mul­tá­nea­men­te. En­tre los pri­me­ros de la fi­la, Eduard, Da­mià y Pau. Tie­nen 17, 16 y 17 años, es­tu­dian ba­chi­lle­ra­to y se dis­po­nen a ver –per­tre­cha­dos de ja­món, que­so, pan y agua– una en­tre­ga de pre­mio, tres pe­lí­cu­las y un cor­to, más de seis ho­ras en­ce­rra­dos en el au­di­to­rio del ho­tel Me­lià. Cuan­do aca­ben, ha­brá sa­li­do el sol y ellos se di­ri­gi­rán a la es­ta­ción de tren pa­ra vol­ver a Sa­ba­dell.

“Si no vas a los ma­ra­to­nes, no has es­ta­do en Sit­ges”, di­ce, mi­ran­do la co­la des­de fue­ra, el afi­cio­na­do Jo­sé Me­lli­nas. “El pú­bli­co es más fes­ti­vo en esas se­sio­nes, gri­ta y aplau­de mu­cho”. Me­lli­nas ha ve­ni­do con sus ami­gos San­dra As­tor y Ki­lian Ro­drí­guez. No se pier­den un fes­ti­val des­de ha­ce diez años. Gran­des ex­per­tos del gé­ne­ro, al­qui­lan un apar­ta­men­to jun­tos. Me­lli­nas, ade­más, cum­ple años du­ran­te el cer­ta­men, lo que ce­le­bra asus­tan­do a los vian­dan­tes con una más­ca­ra de Mi­chael Myers, el psi­có­pa­ta de fic­ción de

Ha­llo­ween (1978), coin­ci­dien­do con el es­treno en el fes­ti­val de la nue­va ver­sión de Da­vid Gor­don Green. Ca­da uno ve cua­tro pe­lí­cu­las al día. Ro­drí­guez di­ri­ge, ade­más, la re­vis­ta

Ce­re­mo­nia San­grien­ta. “So­mos una her­man­dad –sin­te­ti­za Me­lli­nas, que fue ac­tor en REC 3–, nos pa­sa­mos el año ha­blan­do de Sit­ges”. As­tor des­ta­ca el fe­mi­nis­mo de al­gu­nos tí­tu­los de es­ta edi­ción, co­mo Na­ción

ase­si­na, “don­de las chi­cas to­man las rien­das, har­tas de ser mu­je­res ob­je­to”, y mues­tra un ta­tua­je que se hi­zo de la pe­lí­cu­la tur­ca Bas­kin, “que me re­ven­tó la ca­be­za ha­ce dos años”. Tan­to ver te­rror y evis­ce­ra­cio­nes ¿no afec­ta la ca­pa­ci­dad de asus­tar­se? “Es­ta­mos un po­co va­cu­na­dos”, ad­mi­te As­tor. “A mí la úni­ca que me da mie­do de ver­dad –con­fie­sa Ro­drí­guez– es El exor­cis­ta, por­que la vi de pe­que­ño y me re­mue­ve co­sas”.

Mu­cha gen­te se to­ma va­ca­cio­nes pa­ra asis­tir los diez días que du­ra el fes­ti­val... in­clu­so los que tra­ba­jan en él. Así ha­cen la ma­yo­ría de los con­duc­to­res, hom­bres de ne­gro que lle­van a los in­vi­ta­dos don­de ha­ga fal­ta. Son 14 per­so­nas de di­fe­ren­tes ofi­cios –abo­ga­dos, bom­be­ros, ofi­ci­nis­tas, pu­bli­cis­tas...– que, al vo­lan­te de los vehícu­los BMW (quin­ce co­ches y tres fur­go­ne­tas), acu­mu­lan his­to­rias en los asien­tos de atrás, por los que han pa­sa­do al­gu­nas de las más des­ta­ca­das es­tre­llas de Holly­wood. Obli­ga­dos por con­tra­to a la con­fi­den­cia­li­dad, cuen­tan, eso sí, que “el via­je más lar­go ha si­do al Mu­seu Da­lí de Fi­gue­res”. El úni­co que los re­cha­zó fue Quen­tin Ta­ran­tino, “que que­ría ir a pie a to­dos la­dos”. Y la anéc­do­ta que no pue­den re­pri­mir con­tar es la del equi­po de una pro­duc­ción fran­ce­sa que pi­dió “ir a la em­ba­ja­da fran­ce­sa en Cas­tell­de­fels” (sic) por­que les ha­bían ro­ba­do la do­cu­men­ta­ción “y en reali­dad era el Ri­vie­ra, un pros­tí­bu­lo”.

Más se­rios pa­re­cen, al prin­ci­pio, los di­rec­to­res de cas­ting in­vi­ta­dos es­te año, que ex­pli­can a los ac­to­res en qué se fi­jan las pro­duc­to­ras an­glo­sa­jo­nas a la ho­ra de es­co­ger un re­par­to. Co­mo si fue­ran el ju­ra­do de

OT, Leo Da­vis (La rei­na), Ma­nuel Pu­ro (Hell­boy 2), Sa­rah Tre­vis (El hi­lo in­vi­si­ble) y Nancy Bis­hop (Mi­sión im­po­si­ble) les di­cen co­sas co­mo: “Los ví­deos, ho­ri­zon­ta­les, no verticales, y fil­maos la ca­ra lo más cer­ca po­si­ble”. O: “Usa­mos las ba­ses de da­tos in­ter­na­cio­na­les ca­da día, in­tro­du­ci­ros ahí es lo más im­por­tan­te, in­ver­tid en eso”. Lo mal que se to­man al­gu­nos ac­to­res no ser es­co­gi­dos in­clu­ye “uno que lle­va­ba un ma­che­te y em­pe­zó a des­tro­zar­lo to­do”, re­ve­la Da­vis, y otro, es­ta­dou­ni­den­se, “que se pre­sen­tó con pis­to­la”. Ade­más de sus mas­ter­class, han man­te­ni­do en­tre­vis­tas pro­fe­sio­na­les a so­las con tres ac­tri­ces y tres ac­to­res jó­ve­nes se­lec­cio­na­dos por el fes­ti­val, Geor­gi­na Amo­rós, Laia Man­za­na­res, Ka­trin Van­ko­va, Ser­gi Cer­ve­ra, Brays Efe y Martiño Ri­vas.

“El pro­gra­ma in­clu­ye ade­más com­par­tir con ellos to­dos los días, co­mi­das, co­pas, y eso crea una re­la­ción de más con­fian­za”, ex­pli­ca Cer­ve­ra.

Al la­do de la pis­ci­na, Owen John Hol­den se to­ma un res­pi­ro. Coor­di­na los 300 vo­lun­ta­rios que tra­ba­jan gra­tis en el fes­ti­val, a ra­zón de en­tre 4 y 6 ho­ras dia­rias. Re­ci­ben a cam­bio pa­ses pa­ra las pe­lí­cu­las, va­les de co­mi­da y so­bre to­do una vi­ven­cia úni­ca. “Hay fa­mi­lias que se apun­tan al com­ple­to. Te­ne­mos una que ha­cen to­dos de aco­mo­da­do­res”.

Jun­to a Hol­den, Álex de la Igle­sia jue­ga con su ni­ña, en el mis­mo lu­gar don­de an­tes se ha to­ma­do una co­pa Ed Ha­rris. Uno de los ali­cien­tes de Sit­ges es la gran pro­xi­mi­dad que el pú­bli­co lle­ga a te­ner con las es­tre­llas, a años luz de las res­tric­cio­nes en lu­ga­res co­mo Can­nes o Ve­ne­cia, al­go que tam­bién agra­de­cen los 523 pe­rio­dis­tas acre­di­ta­dos.

Eso a ve­ces lle­va de ca­be­za a los re­la­cio­nes pú­bli­cas, coor­di­na­dos por Eloy Cal­vo y Mar­ta Forns, gen­tes dis­cre­tas que se co­no­cen to­dos los pa­sa­di­zos se­cre­tos y ru­tas pa­ra evi­tar pa­pa­raz­zi. Sin dar nom­bres, en oca­sio­nes se ven obli­ga­dos “a des­per­tar a los in­vi­ta­dos gol­pean­do fuer­te en la puer­ta de su ha­bi­ta­ción, pa­ra que no pier­dan el avión. Te abren co­mo pue­den...”.

En la fies­ta que dio Mis­tin­guett, el jue­ves por la no­che, en el ba­luar­te Vidal-Qua­dras, jun­to al mar, un Da­ni Ro­vi­ra al­go ago­bia­do por la ava­lan­cha de fans re­po­sa­ba en la zo­na VIP no le­jos de Tra­ci Lords, acom­pa­ña­da siem­pre por un sé­qui­to de cua­tro o cin­co per­so­nas que no se se­pa­ra­ban de ella ni cuan­do iba al la­va­bo. Ni­co­las Ca­ge no se de­jó caer por allí pe­ro fue a co­mer al res­tau­ran­te de arro­ces La Zo­rra. Y, en me­dio del bu­lli­cio, De­mián Rug­na, di­rec­tor de Ate­rra­dos –pa­ra al­gu­nos, la me­jor pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na de te­rror de la his­to­ria– cuen­ta que “de jo­ven me em­pa­pe­la­ba el cuar­to de car­te­les de fil­mes de ho­rror, las bue­nas te­nían to­das el lo­gui­to de Sit­ges, me dor­mía ca­da no­che mi­rán­do­las”. Ase­gu­ra que “la otra no­che, de bo­rra­che­ra, ama­ne­cí en un ya­te y me en­con­tré al ac­tor Ron Perl­man, pe­ro, en vez de sa­car­me fo­tos con él, le em­pe­cé a mos­trar imá­ge­nes de mis pro­yec­tos, ¿creen que hi­ce mal?”.

La lla­ma­da Sit­ges Ba­ca­nal se ce­le­bró, el vier­nes por la no­che, en el ho­tel Me Te­rra­mar, con un me­nú ins­pi­ra­do en 2001: una odi­sea del es­pa­cio, idea­do por Oriol Cas­tro y Da­ni Agui­lar, que sir­vie­ron la co­mi­da en asép­ti­cas ban­de­ji­tas de as­tro­nau­ta des­ti­na­do en el es­pa­cio. El me­nú in­cluía ele­men­tos co­mo fó­sil de man­go pi­can­te, gaz­pa­cho ni­tro o hue­so de pa­té de

pi­chón. La ba­ca­nal es una de las co­sas que coor­di­na Mar­ta Ar­ti­gas en el de­par­ta­men­to de ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las, que in­clu­ye des­de la Zom­bie Walk has­ta las cam­pa­ñas con co­mer­cios o es­cue­las. Es­te año, la fies­ta más so­na­da fue la ce­le­bra­da en ho­nor de la pe­lí­cu­la ga­na­do­ra –an­tes de que se su­pie­ra–, Cli­max, en el Sweet Pa­cha, con pre­sen­cia de to­do el elen­co de jó­ve­nes y bai­la­ri­nes ac­to­res, en la que se sir­vió una san­gría que, a di­fe­ren­cia de la del filme, no con­te­nía nin­gu­na dro­ga que los in­ci­ta­ra al sal­va­jis­mo.

Eli­sa­beth Sa­la es la je­fa del de­par­ta­men­to de fil­mes y la res­pon­sa­ble de con­tra­tar las pe­lí­cu­las y de que lle­guen las co­pias, la ma­yo­ría en los car­tu­chos di­gi­ta­les de al­ta ca­li­dad DCP, pe­ro aún bas­tan­tes –cer­ca de un 10%– en ro­llos de 35 mm. Mue­ve más de 200 lar­go­me­tra­jes y 80 cor­tos, aun­que unos po­cos di­rec­to­res se traen su co­pia de ca­sa. Es­te año, Pe­ter Weir exi­gió que se pro­yec­ta­ra

El show de Tru­man con “la co­pia que con­ser­va la fil­mo­te­ca de Aus­tra­lia”. De he­cho, “Weir subió aquí, a la ca­bi­na, pa­ra ver qué con­di­cio­nes te­nía­mos”, co­men­ta con or­gu­llo Iván Gue­rre­ro, pro­yec­cio­nis­ta del Pra­do, “la sa­la más an­ti­gua, don­de em­pe­zó el fes­ti­val”, di­ce el re­gi­dor, Ra­mon Ar­ti­gas.

Me­lli­nas ha­bla, el úl­ti­mo día, con la más­ca­ra en la mano, de “la tris­te­za de vol­ver al mun­do real”. Por la ma­ña­na, fren­te a la co­la de los que han ma­dru­ga­do pa­ra ver la se­sión de las ocho, des­fi­lan los es­pec­ta­do­res su­per­vi­vien­tes del ma­ra­tón de te­rror. Mu­chas ca­ras fe­li­ces y co­men­ta­rios en­cen­di­dos so­bre lo que se aca­ba de ver. Otros tie­nen as­pec­to de... ¿có­mo de­cir­lo? Co­mo Ni­co­las Ca­ge en Lea­ving Las Ve­gas.

Eduard, Da­mià y Pau, de 17 y 16 años, van al ma­ra­tón de más de seis ho­ras de ci­ne de te­rror

Uno de los ali­cien­tes de Sit­ges es la gran pro­xi­mi­dad en­tre el pú­bli­co y las es­tre­llas

Da­ni Ro­vi­ra o Tra­ci Lords fue­ron a las fies­tas, al­gu­nas de las cua­les aca­ban en ya­tes

Pe­ter Weir subió a la ca­bi­na de pro­yec­ción del Pra­do pa­ra ve­lar por el es­ta­do de la co­pia

XA­VIER CER­VE­RA

Al Pra­do a pro­yec­tar Arri­ba, el pro­yec­cio­nis­ta Iván Gue­rre­ro aca­rrea un ro­llo de pe­lí­cu­la de 35 mm, an­tes de una de las pro­yec­cio­nes ma­ti­na­les de la sa­la más an­ti­gua de to­do Sit­ges, El Pra­do

Pa­vor en elho­tel Una es­pec­ta­do­ragri­ta, po­co des­pués de ha­ber vis­to el filmeHa­llo­ween ,al en­con­trar­se con elac­tor Jo­sé Me­lli­nas dis­fra­za­do de Mi­chael Myers, el pro­ta­go­nis­ta dees­ta sa­ga

XA­VIER CER­VE­RA

Star dri­verA la iz­quier­da, Jo­sep, uno de los con­duc­to­res ofi­cia­les del fes­ti­val, con­ver­sa con el di­rec­tor neo­yor­quino Wi­lliam Lus­tig, que pre­sen­tó la co­pia res­tau­ra­da de su em­ble­má­ti­ca Ma­niac (1980)

XA­VIER CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.