PI­SOS PA­RA VO­LAR

La Vanguardia - - SUMARIO - JA­VIER RICOU

La Con­se­lle­ria d Jus­tí­cia ha­bi­li­ta pi­sos que acen ve­ces de cár­cel, con pres os que es­tán a un pa­so de la li­ber­tad, a los que fa­ci­li­tan el pro­ce­so de re­in­te­grar­se en la so­cie­dad.

Son pi­sos que ha­cen las ve­ces de cár­cel, con pre­sos que es­tán a un pa­so de la li­ber­tad, a los que les fa­ci­li­tan

el pro­ce­so de re­in­te­grar­se en

la so­cie­dad

Jor­di tie­ne asu­mi­do que los erro­res del pa­sa­do hay que pa­gar­los. Aun­que la deu­da, co­mo es su ca­so, no sal­ga ba­ra­ta. Tie­ne 60 años, es ve­cino de Bar­ce­lo­na y fue en­car­ce­la­do ha­ce tre­ce años por un de­li­to eco­nó­mi­co. Es­tá en la úl­ti­ma fa­se de la con­de­na, pe­ro to­da­vía le que­dan co­mo mí­ni­mo cua­tro años pa­ra ob­te­ner la li­ber­tad con­di­cio­nal.

La suer­te pa­ra Jor­di (él ase­gu­ra sen­tir­se muy afor­tu­na­do) ha si­do po­der pa­gar los úl­ti­mos re­ci­bos de esa deu­da ju­di­cial fue­ra de la cár­cel. Jor­di se cuen­ta en­tre los re­clu­sos ele­gi­dos pa­ra ocu­par una de las cien pla­zas ofer­ta­das por la Con­se­lle­ria de Jus­tí­cia en pi­sos dis­tri­bui­dos por to­da Ca­ta­lun­ya con las puer­tas abier­tas pa­ra aco­ger a pre­sos que dis­fru­tan ya del ter­cer gra­do. Vi­vien­das en las que esos re­clu­sos con­vi­ven con nor­mas que re­cuer­dan a un pi­so de es­tu­dian­tes mien­tras dan sus pri­me­ros pa­sos pa­ra re­in­ser­tar­se en la so­cie­dad. Unos pi­sos –sin re­jas ni vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te– en los que hue­le a li­ber­tad.

“Aquí tie­nes la sen­sa­ción de es­tar ya en ca­sa”, afir­ma Jor­di, que com­par­te con otros cin­co re­clu­sos uno de esos pi­sos que aca­ban de abrir­se en el ba­rrio de Tri­ni­tat Ve­lla de Bar­ce­lo­na. La vi­da en esas vi­vien­das só­lo se ase­me­ja a los mó­du­los de ter­cer gra­do en el ré­gi­men ho­ra­rio. Los in­qui­li­nos sa­len a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na. Los que tie­nen tra­ba­jo van a las em­pre­sas, y los que no lo tie­nen sue­len rea­li­zar ac­ti­vi­da­des mien­tras es­tán a la es­pe­ra de que al­guien les con­tra­te. La ca­sa que­da va­cía has­ta las cua­tro de la tar­de. A esa ho­ra tie­nen que re­gre­sar los que aún no han en­con­tra­do un tra­ba­jo. Por la no­che vuel­ven a la vi­vien­da los que tie­nen em­pleo. Es­tán obli­ga­dos a dor­mir en ese pi­so to­das las no­ches, me­nos el fin de se­ma­na.

Jor­di es lo que en el ar­got pe­ni­ten­cia­rio se co­no­ce co­mo “un pri­ma­rio”. Ja­más ha­bía pi­sa­do en su vi­da una pri­sión has­ta que su vi­da co­mo ase­sor eco­nó­mi­co se tor­ció (ase­gu­ra que mu­cha cul­pa de lo ocu­rri­do la tu­vo un so­cio que hu­yó de Es­pa­ña an­tes de ser de­te­ni­do) al no cua­drar las cuen­tas en su ne­go­cio, don­de se ges­tio­na­ba e in­ver­tía di­ne­ro de otras per­so­nas.

Así que tu­vo que ha­cer fren­te so­lo a esa acu­sa­ción, tra­du­ci­da en on­ce con­de­nas. “La en­tra­da en la cár­cel fue muy du­ra pa­ra mí, pe­ro lo más trau­má­ti­co fue el pa­so por la Mo­de­lo”, re­cuer­da Jor­di, que ha apro­ve­cha­do es­tos años en­tre re­jas pa­ra sa­car­se la li­cen­cia­tu­ra en De­re­cho. “Tam­bién fue muy du­ro –con­ti­núa– com­pro­bar que per­so­nas a las que yo con­si­de­ra­ba bue­nos ami­gos des­apa­re­cie­ron de un día pa­ra otro. Esa con­de­na tam­bién aca­bó con mi ma­tri­mo­nio. Per­dí to­do lo que te­nía”, aña­de.

Jor­di cum­plió los pri­me­ros diez años de su con­de­na a pul­so. Una dé­ca­da des­pués de en­trar en la cár­cel em­pe­zó a dis­fru­tar de per­mi­sos. Y des­de el pa­sa­do mes de ju­lio dis­fru­ta de los be­ne­fi­cios del ter­cer gra­do, fa­se en la que se per­mi­te a los re­clu­sos sa­lir de la pri­sión du­ran­te el día pa­ra ir a tra­ba­jar. Los pri­me­ros me­ses de ese nue­vo es­ta­tus pe­ni­ten­cia­rio los pa­só en un mó­du­lo den­tro de la cár­cel, has­ta que ha­ce unas se­ma­nas le co­mu­ni­ca­ron que iba a con­ti­nuar con el cum­pli­mien­to de su con­de­na en el pi­so de Tri­ni­tat Ve­lla.

“Es­tar en es­ta ca­sa es muy di­fe­ren­te, aun­que al fi­nal ha­gas lo mis­mo, que su­pe­rar esa úl­ti­ma eta­pa de con­de­na en un mó­du­lo de ter­cer gra­do den­tro de una cár­cel. En la pri­sión la sen­sa­ción de es­tar en­ce­rra­do no des­apa­re­ce aun­que ten­gas esos be­ne­fi­cios. Pa­ra en­trar y sa­lir tie­nes que pa­sar por mu­chos ras­tri­llos, con­tro­les, y si­gues sin­tién­do­te vi­gi­la­do por los fun­cio­na­rios”. Na­da de eso ocu­rre en las vi­vien­das que la Con­se­lle­ria de Jus­tí­cia ha­bi­li­ta pa­ra esos re­clu­sos que es­tán ya cer­ca de la li­ber­tad con­di­cio­nal. “Aquí en­tras y sa­les co­mo lo ha­rías en tu pro­pia ca­sa. Es un lu­jo. Es co­mo si de re­pen­te se te abrie­ra el mun­do. Lo ves to­do con más op­ti­mis­mo”, con­ti­núa Jor­di.

Reite­ra que te­ner pla­za en uno de es­tos pi­sos “es un re­ga­lo”. Y por eso tie­ne muy cla­ra una co­sa: “Es­to hay que ga­nár­se­lo, y en mi ca­so voy a ha­cer to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir dis­fru­tan­do de es­te pri­vi­le­gio”. Uno de los po­cos ami­gos que le que­dan le ha da­do tra­ba­jo en un ne­go­cio don­de pue­de desa­rro­llar sus co­no­ci­mien­tos co­mo ase­sor eco­nó­mi­co y lo apren­di­do en la ca­rre­ra de De­re­cho. Vuel­ve a te­ner una vi­da nor­mal, den­tro de las li-

XA­VIER CER­VE­RA

Jor­di. Fue en­car­ce­la­do ha­ce tre­ce años por un de­li­to eco­nó­mi­co. Des­de el pa­sa­do ve­rano dis­fru­ta del ter­cer gra­do y ha­ce unas se­ma­nas ha si­do tras­la­da­do a un pi­so pa­ra cum­plir esa úl­ti­ma fa­se de con­de­na fue­ra de la cár­cel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.