‘Van­guar­dia Dos­sier’ ana­li­za la di­fí­cil re­la­ción EE.UU.-Chi­na

La Vanguardia - - INTERNACIONAL -

El fi­nal del si­glo XX pa­re­cía de­jar una úni­ca su­per­po­ten­cia en el mun­do, Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro Chi­na, su­bor­di­na­da a oc­ci­den­te des­de 1850, ha recuperado el po­der que una vez tu­vo y reivin­di­ca su lu­gar e in­fluen­cia en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal. El ries­go de cho­que en­tre am­bos paí­ses es hoy una reali­dad pal­pa­ble. Sin em­bar­go, co­mo des­ta­ca el mo­no­grá­fi­co que so­bre es­ta re­la­ción pu­bli­ca es­te mes Van­guar­dia Dos­sier, se tra­ta de un ma­tri­mo­nio con ten­sio­nes, en el que el di­vor­cio es in­via­ble.

Co­mo es­ta­ble­ce el ca­te­drá­ti­co Da­vid Sham­baugh, de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton, las dos po­ten­cias se mi­ran con des­con­fian­za, pe­ro es­tán uni­das de un mo­do inex­tri­ca­ble y de he­cho coope­ran en mu­chos as­pec­tos. “Su re­la­ción es la más im­por­tan­te y tam­bién la más com­ple­ja” del pa­no­ra­ma mun­dial, ex­pli­ca. La ta­rea cla­ve es ges­tio­nar la com­pe­ten­cia que man­tie­nen a es­ca­la glo­bal de ma­ne­ra que no de­ge­ne­re en una con­fron­ta­ción que na­die bus­ca ni desea.

En es­te sen­ti­do, la gue­rra co­mer­cial que ha desata­do el pre­si­den­te Do­nald Trump, po­ne más pre­sión en es­ta di­fí­cil di­plo­ma­cia. Es­ta­dos Uni­dos en­vía só­lo un 8% de su pro­duc­ción a Chi­na, mien­tras que el gi­gan­te asiá­ti­co su­po­ne el 18% de sus im­por­ta­cio­nes, un des­equi­li­brio en la ba­lan­za co­mer­cial que Trump cri­ti­ca con du­re­za. Pe­ro na­da es tan sen­ci­llo. La pro­fe­so­ra Kat­heryn Russ, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, ex­pli­ca có­mo la in­ter­re­la­ción es tal que un país no pue­de per­ju­di­car al otro sin da­ñar­se al mis­mo tiem­po a sí mis­mo. Un au­men­to de las im­por­ta­cio­nes pue­de ser una ma­ni­fes­ta­ción de cre­ci­mien­to.

En es­ta mis­ma lí­nea, se­gún Wang Wen, pro­fe­sor de Es­tu­dios Fi­nan­cie­ros de la Uni­ver­si­dad Po­pu­lar de Chi­na, es­te des­equi­li­brio no es tan ob­via­men­te ne­ga­ti­vo, sino que re­fle­ja un es­pe­cial sis­te­ma de coevo­lu­ción. El con­su­mo es el prin­ci­pal mo­tor del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co chino, lo que re­pre­sen­ta a su vez una gran opor­tu­ni­dad pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­ta­dou­ni­den­se. Y, por úl­ti­mo, zan­ja el es­pe­cia­lis­ta in­dio Na­yan Chan­da, la po­lí­ti­ca de Trump es­tá con­si­guien­do que el país que vuel­ve a ser gran­de sea Chi­na.

Pe­kín ofre­ce un nue­vo pro­yec­to ideo­ló­gi­co: la le­gi­ti­mi­dad de un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio co­mo vía de cre­ci­mien­to y ri­que­za. Y en diez años du­pli­ca su gas­to ar­ma­men­tís­ti­co pa­ra de­fen­der­lo. Es­ta­dos Uni­dos y Oc­ci­den­te en ge­ne­ral tie­nen an­te sí la op­ción de en­fren­tar­se o adap­tar­se y con­vi­vir.

AR­CHI­VO.

Por­ta­da del úl­ti­mo nú­me­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.