“Mi ma­yor or­gu­llo es ha­ber aco­gi­do a re­fu­gia­dos”

He­len Clark, ex pri­me­ra mi­nis­tra de Nue­va Ze­lan­da

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - GEM­MA SAU­RA

Cuan­do en 1981 He­len Clark fue ele­gi­da dipu­tada en Nue­va Ze­lan­da só­lo ha­bía ocho mu­je­res en el Par­la­men­to. Fue la pri­me­ra de mu­chas ba­rre­ras de­rri­ba­das. Clark se­ría la pri­me­ra mu­jer pri­me­ra mi­nis­tra ele­gi­da en las ur­nas, y en tres man­da­tos su­ce­si­vos (1999-2008). Lue­go fue la pri­me­ra mu­jer al fren­te del Pro­gra­ma pa­ra el De­sa­rro­llo de la ONU y en el 2016 qui­so ser la pri­me­ra se­cre­ta­ria ge­ne­ral y fra­ca­só con­ven­ci­da de que el gé­ne­ro tu­vo un pa­pel cla­ve. Clark es­tá or­gu­llo­sa de su país, el pri­me­ro que re­co­no­ció el su­fra­gio fe­me­nino, en 1893. Pa­ra con­me­mo­rar el 125.º aniver­sa­rio es­ta se­ma­na ha vi­si­ta­do Bar­ce­lo­na in­vi­ta­da por Ca­sa Àsia.

Di­ce que cho­có con su pri­mer te­cho de cris­tal en la ONU.

Me ha­bía to­pa­do con te­chos de cris­tal an­tes, pe­ro en Nue­va Ze­lan­da pue­des rom­per­los con per­sis­ten­cia. Se de­mos­tró que eso no era po­si­ble en el se­cre­ta­ria­do ge­ne­ral de la ONU. Re­cuer­de que la ma­yo­ría de los can­di­da­tos eran mu­je­res, y es­ta­ban tantp o me­jor cua­li­fi­ca­das que cual­quie­ra de los hom­bres, pe­ro nin­gu­na li­de­ró las apues­tas. Hay mu­cha geo­po­lí­ti­ca en una elec­ción de es­te ti­po, pe­ro tam­bién pien­so que cuan­do las mu­je­res son fuer­tes se ve co­mo al­go ame­na­zan­te. En mi ex­pe­rien­cia, siem­pre he vis­to la fuer­za re­tra­ta­da co­mo al­go po­si­ti­vo en los hom­bres, mien­tras que una mu­jer es du­ra, man­do­na e irri­tan­te.

¿Por qué es im­por­tan­te que al fren­te de la ONU ha­ya una mu­jer?

Si las ni­ñas nun­ca ven a mu­je­res en es­tos car­gos, sa­ben que las puer­tas es­tán ce­rra­das pa­ra ellas. En Nue­va Ze­lan­da, en los úl­ti­mos 21 años he­mos te­ni­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te a pri­me­ras mi­nis­tras. Las mu­je­res han ocu­pa­do to­dos los car­gos im­por­tan­tes: go­ber­na­do­ra ge­ne­ral, pre­si­den­ta del Su­pre­mo y del Par­la­men­to, se­cre­ta­ria de ga­bi­ne­te, je­fas de las ma­yo­res em­pre­sas... Es un ejem­plo fan­tás­ti­co pa­ra las ni­ñas. Pe­ro lue­go tie­nes la ONU, don­de el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad que de­ci­dió te­nía 14 hom­bres en­tre sus 15 miem­bros, co­mo lo son el 80% de los di­plo­má­ti­cos, y la ma­yo­ría de los es­ta­dos nun­ca han te­ni­do una mu­jer al fren­te. Só­lo el 7% de los je­fes de Es­ta­do lo son, y eso in­clu­ye a las rei­nas. El li­de­raz­go fe­me­nino no ha si­do am­plia­men­te ex­pe­ri­men­ta­do, y la gen­te no es­tá acos­tum­bra­da.

¿Hay una ma­ne­ra fe­me­ni­na de li­de­rar?

En ge­ne­ral, por­que siem­pre hay ex­cep­cio­nes co­mo la se­ño­ra That­cher, las mu­je­res tien­den a ser más co­la­bo­ra­do­ras, bus­can el con­sen­so y no de­pen­den tan­to de la je­rar­quía. Les gus­ta ver al equi­po en la me­sa y to­mar de­ci­sio­nes con un pro­ce­so ade­cua­do. Se ha de­mos­tra­do que las em­pre­sas fun­cio­nan me­jor cuan­do los hom­bres adop­tan es­te es­ti­lo y no li­de­ran de for­ma au­to­ri­ta­ria.

¿Qué le pa­re­ce el mo­vi­mien­to #MeToo? ¿De­ja­rá hue­lla?

De­pen­de­rá de la so­cie­dad y lo abier­ta que es­té a que las mu­je­res pi­dan cam­bios. En mi país el ma­yor es­cán­da­lo del #MeToo afec­ta a un gran des­pa­cho de abo­ga­dos don­de se ha des­cu­bier­to que los al­tos car­gos sis­te­má­ti­ca­men­te aco­sa­ban y asal­ta­ban a be­ca­rias y abo­ga­das jú­niors. Ha ha­bi­do una am­plia in­ves­ti­ga­ción y re­co­men­da­cio­nes de cam­bio en el fun­cio­na­mien­to de la em­pre­sa, y el co­le­gio de abo­ga­dos tam­bién se ha im­pli­ca­do. Pue­des te­ner cier­ta con­fian­za en que, si ex­po­nes al­go, se va a ha­cer al­go al res­pe­to. No ocu­rre en to­das las so­cie­da­des. En Es­pa­ña he leí­do so­bre la vio­la­ción de Pam­plo­na y co­mo han ac­tua­do los tri­bu­na­les. O en EE.UU., don­de en lo más al­to de la Ad­mi­nis­tra­ción hay una ac­ti­tud no muy bue­na ha­cia las mu­je­res. Las mu­je­res ten­drán que en­trar en po­lí­ti­ca y or­ga­ni­zar­se.

¿Es el ca­so del juez Ka­va­naugh un fra­ca­so pa­ra el fe­mi­nis­mo?

Es una re­pe­ti­ción de lo ocu­rri­do en los ochen­ta con Ani­ta Hill y el juez Cla­ren­ce Tho­mas. El cam­bio nun­ca va co­mo una fle­cha sino que avan­za a trom­pi­co­nes. El pri­mer pa­so es ex­po­ner lo que va mal; el se­gun­do, mo­vi­li­zar­se pa­ra cam­biar­lo y no dar­se por ven­ci­do has­ta que lo lo­gras. De es­tu­dian­te par­ti­ci­pé en la mo­vi­li­za­ción con­tra la gue­rra de Viet­nam o las ar­mas nu­clea­res... esas cam­pa­ñas du­ra­ron años. No pue­des pre­ten­der que las co­sas cam­bien con pro­tes­ta. Hay que cons­truir coa­li­cio­nes a lar­go pla­zo, y pa­ra las mu­je­res eso sig­ni­fi­ca te­ner a hom­bres a nues­tro la­do. Por eso son tan emo­cio­nan­tes tres ejem­plos de go­bier­nos fe­mi­nis­tas co­mo los de Pe­dro Sán­chez en Es­pa­ña, Jus­tin Tru­deau en Ca­na­dá y Ste­fan Löf­ven en Sue­cia.

¿Es cier­to que cuan­do se pre­sen­tó co­mo dipu­tada tu­vo que ca­sar­se por la pre­sión?

En aque­llos tiem­pos no es­ta­ba muy bien vis­to vi­vir con tu pa­re­ja sin es­tar ca­sa­do. Pe­ro hoy te­ne­mos una pri­me­ra mi­nis­tra de 37 años que no es­tá ca­sa­da, que ha si­do ma­dre y cu­ya pa­re­ja se ocu­pa del be­bé a tiem­po com­ple­to. De­mues­tra lo le­jos que ha lle­ga­do el país des­de que yo me pe­lea­ba por es­tos te­mas en 1981.

¿De qué lo­gros es­tá más or­gu­llo­sa de su ca­rre­ra?

Fui­mos uno de los pri­me­ros paí­ses en le­ga­li­zar las unio­nes ci­vi­les, que in­cluían a la co­mu­ni­dad LGTBI; des­cri­mi­na­li­za­mos el tra­ba­jo se­xual; ba­ja­mos el des­em­pleo; me­jo­ra­mos la red de guar­de­rías. Pe­ro una de las de­ci­sio­nes que más me enor­gu­lle­cen cuan­do mi­ro atrás fue aco­ger en el 2001 un bar­co car­ga­do con so­li­ci­tan­tes de asi­lo, re­cha­za­do por Aus­tra­lia. No po­dían es­tar na­ve­gan­do pa­ra siem­pre, así que abri­mos las puer­tas a un nú­me­ro im­por­tan­te de per­so­nas (133), la ma­yo­ría af­ga­nos, que han si­do muy bue­nos ciu­da­da­nos. Hay una ten­den­cia a la his­te­ria en la in­mi­gra­ción, a no ver a a es­ta gen­te co­mo se­res hu­ma­nos con dig­ni­dad. De­be­mos bus­car un me­jor mo­do de abor­dar es­te re­to.

El au­ge po­pu­lis­ta que ve­mos en EE.UU., Eu­ro­pa y aho­ra Bra­sil, ¿es una de­rro­ta de la iz­quier­da?

Ca­da con­tex­to es dis­tin­to. EE.UU. es un país ca­paz de ele­gir a Clin­ton, lue­go a Bush, Oba­ma y Trump. Os­ci­lan del pro­gre­sis­mo al con­ser­va­du­ris­mo. Así que sa­bes que, al fi­nal, EE.UU. to­ma­rá el rum­bo bueno. En Bra­sil es dis­tin­to. Mues­tra un har­taz­go con la cla­se po­lí­ti­ca por­que la co­rrup­ción es tan am­plia que ca­si na­die ha sa­li­do in­dem­ne.

El la­bo­ris­mo, su ca­sa po­lí­ti­ca, pier­de a mu­chos de sus vo­tan­tes en ma­nos de la ex­tre­ma de­re­cha.

Mu­chos paí­ses no han lo­gra­do ma­ne­jar la tran­si­ción a las nue­vas eco­no­mías. El que era un tra­ba­ja­dor in­dus­trial cua­li­fi­ca­do aca­ba en un McDo­nald’s. Hay un fac­tor de dig­ni­dad. Y en Eu­ro­pa el au­ge de la ex­tre­ma de­re­cha es­tá di­rec­ta­men­te li­ga­do al re­cha­zo al in­mi­gran­te. Pe­ro no son ma­yo­ría. Es­ta gen­te es­tá en­tran­do en el Par­la­men­to, pe­ro no con el 40% del vo­to, sino con el 17% o el 18%. Cuan­do los fran­ce­ses tu­vie­ron que ele­gir en­tre Ma­cron y Le Pen lo tu­vie­ron cla­rí­si­mo. Igual que con Ho­llan­de o Chi­rac. Hay una ma­yo­ría ra­zo­na­ble, y es im­por­tan­te que si­ga en pie.

CAN­DI­DA­TA A SE­CRE­TA­RIA

“En la ONU cho­qué con mi pri­mer te­cho de cris­tal; una mu­jer fuer­te es una ame­na­za”

EL MO­VI­MIEN­TO #METOO

“Las mu­je­res ten­drán que en­trar en po­lí­ti­ca y or­ga­ni­zar­se si quie­ren cam­biar las co­sas”

AN­GE­LA SIL­VA

He­len Clark, ex pri­me­ra mi­nis­tra de Nue­va Ze­lan­da, fo­to­gra­fia­da es­ta se­ma­na en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.