El rui­do de las ca­de­nas del Cha­po

El pre­sun­to je­fe del cár­tel de Si­na­loa com­pa­re­ce en el juz­ga­do por úl­ti­ma vez an­tes del jui­cio del 5 de no­viem­bre

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - FRAN­CESC PEIRÓN Nue­va York. Co­rres­pon­sal

Des­de el in­te­rior de la sa­la se es­cu­cha el rui­do de las ca­de­nas al ca­mi­nar. Si Hou­di­ni hi­zo del es­ca­pis­mo una ex­pre­sión de ar­te, Joa­quín Guz­mán Loe­ra, más co­no­ci­do co­mo el Cha­po en el nar­co­fol­klo­re, lo ha con­ver­ti­do en una for­ma de su­per­vi­ven­cia.

Una vez hu­yó de una pri­sión me­xi­ca­na de al­ta se­gu­ri­dad me­ti­do en el ca­rro con la ro­pa pa­ra la la­van­de­ría. La se­gun­da, y úl­ti­ma, se fu­gó, co­mo quien di­ce, por el desagüe de la ba­ñe­ra de la cel­da. De­ba­jo ha­bían ca­va­do un tú­nel de ca­si dos ki­ló­me­tros y na­die se en­te­ró, o no qui­so en­te­rar­se.

Se abre la puer­ta la­te­ral, jun­to a la me­sa de los le­tra­dos de­fen­so­res. Aquí es­tá el hui­di­zo y pre­sun­to je­fe del cár­tel de Si­na­loa, una de las fac­to­rías del cri­men glo­bal, con su­pues­ta­men­te de­ce­nas de muer­tos en sus ba­lan­ces, y uno de los im­pe­rios en el trá­fi­co de dro­gas. El fis­cal cree que ges­tio­na­ba un ne­go­cio de más de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. El 25% de las sus­tan­cias es­tu­pe­fa­cien­tes que en­tra­ban en Es­ta­dos Uni­dos se atri­buían a Guz­mán –él sos­tie­ne que só­lo es “un cam­pe­sino”–, cu­ya for­tu­na per­so­nal ex­ce­de­ría el mi­llar de mi­llo­nes.

Vis­te la ro­pa pre­si­dia­ria de co­lor azul os­cu­ro. Gri­lle­tes en los pies y ma­nia­ta­do. Le li­be­ran las ma­nos y sa­lu­da a ca­da uno de sus abo­ga­dos con igual for­mu­lis­mo. –¿Qué tal, có­mo es­tá?

Se po­ne los au­ri­cu­la­res pa­ra se­guir la au­dien­cia, que se ce­le­bra en in­glés en es­ta mo­der­na de­pen­den­cia del Tri­bu­nal Fe­de­ral de Brooklyn. En la es­ca­sa me­dia ho­ra de com­pa­re­cen­cia só­lo se le­van­ta y ha­bla en una oca­sión. El juez Brian Co­gan le sa­lu­da. “Good mor­ning, mis­ter Guz­mán ”. Y él re­pli­ca: “Bue­nos días, se­ño­ría”.

Su mi­ra­da pa­re­ce per­di­da, co­mo si bus­ca­ra sin en­con­trar. Tal vez por­que, se­gún ex­pli­can los re­por­te­ros ha­bi­tua­les, por pri­me­ra vez en es­tas se­sio­nes de pre­pa­ra­ción del jui­cio no es­tán pre­sen­tes ni su es­po­sa, la ex­rei­na de la be­lle­za Em­ma Co­ro­nel Ais­pu­ro, ni sus hi­jas ge­me­las, que le son­reían y le sa­lu­da­ban des­de el es­pa­cio re­ser­va­do pa­ra la fa­mi­lia.

A es­ca­sos diez me­tros, el Cha­po da más bien as­pec­to de fra­gi­li­ber dad, un hom­bre nor­mal y co­rrien­te. Ti­ran­do a co­rrien­te. De no sa­ber­se ese cu­rrí­cu­lum san­grien­to que se le acha­ca, cual­quie­ra pre­fe­ría en­con­trar­se en un ca­lle­jón a es­te pe­que­ño hom­bre que con al­gu­nos de los agen­tes e in­ves­ti­ga­do­res que se sien­ta en la zo­na de la acu­sa­ción pú­bli­ca.

La se­sión ce­le­bra­da es­ta se­ma­na se cen­tra en la pe­ti­ción de la de­fen­sa, en la que lle­va la voz can­tan­te el le­tra­do Jef­frey Licht­man, pa­ra que se re­tra­se la vis­ta oral. Su ini­cio es­tá pre­vis­to pa­ra el pró­xi­mo 5 de no­viem­bre con la elec­ción del ju­ra­do.

“Hay de­ma­sia­dos do­cu­men­tos pa­ra re­vi­sar y es im­po­si­ble es­tar pre­pa­ra­do”, se la­men­ta. “En 28 años de pro­fe­sión es la pri­me­ra vez que pi­do un apla­za­mien­to”, in­sis­te. Licht­man se in­cor­po­ró ha­ce po­co más de un mes al equi­po in­te­gra­do por Eduar­do Ba­la­re­zo y Wi­lliam Pur­pu­ra.

“Nun­ca va a es­tar to­do lo lis­to que le gus­ta­ría en un ca­so co­mo es­te”, res­pon­de el ma­gis­tra­do Co­gan al de­ne­gar la so­li­ci­tud.

Licht­man no es un abo­ga­do cual­quie­ra. Se le co­no­ce por ha- lo­gra­do que John A. Got­ti jr. es­qui­va­se la cár­cel al de­cla­rar­se nu­lo un jui­cio en el que se en­fren­ta­ba a va­rios car­gos por cri­men or­ga­ni­za­do. Ju­nior, hi­jo de John Got­ti, je­fe de los Gam­bino, li­de­ró el clan en­tre 1992 y 1999.

A pe­ti­ción del juez, la fis­ca­lía se com­pro­me­te a re­du­cir de 25.000 a 13.000 los do­cu­men­tos. En to­tal, más de 300.000 fo­lios, gra­ba­cio­nes de au­dio y ví­deos en los que se ba­sa la acu­sa­ción.

La de­fen­sa afron­ta otro re­le­van­te desafío, co­mo es el de no sa­ber a cien­cia cier­ta quién com­pa­re­ce­rá en el es­tra­do. Da­do que los mag­na­tes in­ter­na­cio­na­les de la dro­ga tie­nen ten­den­cia a ha­cer

La Fis­ca­lía guar­da en se­cre­to la lis­ta de tes­ti­gos y los tie­ne ba­jo pro­tec­ción por mie­do a que los ma­ten

Por pri­me­ra vez a lo lar­go de di­fe­ren­tes au­dien­cias, es­ta se­ma­na no asis­ten ni la es­po­sa ni las dos hi­jas

des­apa­re­cer a los que pue­dan de­cla­rar con­tra ellos –ha ocu­rri­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes en Mé­xi­co–, el mi­nis­te­rio pú­bli­co neo­yor­quino ha to­ma­do me­di­das ex­tra­or­di­na­rias pa­ra guar­dar en se­cre­to esa lis­ta y man­te­ner ba­jo es­tric­ta pro­tec­ción a los tes­ti­gos.

En­tre ellos ha­brá va­rios nar­co­tra­fi­can­tes con­de­na­dos, an­ti­guos alia­dos o ri­va­les que han op­ta­do por coope­rar. Pe­se al si­len­cio, al­gu­nos nom­bres han tras­cen­di­do.

Se da por he­cho que tes­ti­fi­ca­rá Dá­ma­so Ló­pez, el Li­cen­cia­do ,al que se ca­li­fi­có co­mo su­ce­sor de Guz­mán y al que ex­tra­di­ta­ron el pa­sa­do ju­lio. Tam­bién se apues­ta por Pe­dro y Mar­ga­ri­to Flo­res, dos tra­fi­can­tes de Chica­go que en­tra­ron en le pro­gra­ma fe­de­ral de pro­te­gi­dos y que fa­ci­li­ta­ron gra­ba­cio­nes de reunio­nes con gen­te del Cha­po. Otro que sue­na es Vi­cen­te Zam­ba­da Nie­bla, miem­bro del cár­tel de Si­na­loa que se de­cla­ró cul­pa­ble y acep­tó co­la­bo­rar en las pes­qui­sas.

“Es­ta­re­mos aquí el día 5 de no­viem­bre tan pre­pa­ra­dos co­mo sea po­si­ble”, sus­pi­ra Licht­man en una bre­ve com­pa­re­cen­cia an­te los me­dios, ya en la ca­lle.

Pri­va­do de una son­ri­sa fa­mi­liar, al Cha­po lo sa­can dis­cre­ta­men­te. Otra vez los gri­lle­tes.

TI­MOTHY A. CLARY / AFP

El puen­te de Brooklyn cor­ta­do pa­ra el pa­so de la ca­ra­va­na po­li­cial que el miér­co­les tras­la­dó al Cha­po de vuel­ta a la cár­cel en Man­hat­tan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.