Es­pa­ña e Ita­lia co­lo­can a la Unión Eu­ro­pea an­te un di­le­ma es­tra­té­gi­co

Mo­de­lo ibé­ri­co o mo­de­lo itá­li­co, dos res­pues­tas dis­tin­tas a los trau­mas de la cri­sis

La Vanguardia - - POLÍTICA - En­ric Ju­lia­na Ma­drid

El mo­de­lo ibé­ri­co fren­te al mo­de­lo itá­li­co. Cua­tro años des­pués de la erup­ción vol­cá­ni­ca en Gre­cia, en el sur de Eu­ro­pa se per­fi­lan dos res­pues­tas a la enor­me la­ce­ra­ción so­cial pro­vo­ca­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca. Res­pues­ta ibé­ri­ca: co­rre­gir la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad con me­di­das ma­te­ria­les y sim­bó­li­cas, sin rom­per las cos­tu­ras de la Unión Eu­ro­pea. Res­pues­ta itá­li­ca: fo­ca­li­zar la ira so­cial en la Unión Eu­ro­pea, con pre­su­pues­tos in­di­ge­ri­bles en Bru­se­las, pa­ra acre­cen­tar la es­pi­ral del ma­les­tar y des­truir a los par­ti­dos re­for­mis­tas en las pró­xi­mas elec­cio­nes eu­ro­peas.

Es­te es el pa­no­ra­ma cuan­do fal­tan sie­te me­ses pa­ra unas elec­cio­nes muy im­por­tan­tes al Par­la­men­to Eu­ro­peo en los 27 paí­ses de la Unión. Así es­tán las co­sas a día de hoy, jor­na­da de elec­cio­nes en el es­ta­do li­bre de Ba­vie­ra. Los bá­va­ros pon­drán a prue­ba la es­ta­bi­li­dad de los con­sen­sos po­lí­ti­cos y so­cia­les te­ji­dos en los úl­ti­mos de­ce­nios en el te­rri­to­rio más pro­duc­ti­vo de Ale­ma­nia. Se es­pe­ra al­gún ti­po de ca­ta­clis­mo.

Mo­de­lo ibé­ri­co o mo­de­lo itá­li­co a la es­pe­ra de acon­te­ci­mien­tos en el ta­ble­ro eu­ro­peo. Es­te y no otro es el mar­co prin­ci­pal de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la en su ac­tual fa­se com­pul­si­va.

El mo­de­lo ibé­ri­co co­men­zó a for­jar­se ha­ce aho­ra tres años en Por­tu­gal, el país más re­si­lien­te del sur de Eu­ro­pa. Por­tu­gal es­tu­vo en ma­nos de la troi­ka en­tre 2011 y 2014 y la re­pú­bli­ca no se vino aba­jo. Los por­tu­gue­ses son pa­cien­tes, sue­le de­cir­se, pe­ro en mar­zo del 2011 se re­gis­tró en Lis­boa la pri­me­ra gran ma­ni­fes­ta­ción ma­si­va de jó­ve­nes in­dig­na­dos con la cri­sis (la ge­ração à ras­ca, la ge­ne­ra­ción pre­ca­ria). Hu­bo ten­sión so­cial sin una gran con­vul­sión elec­to­ral. En los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos de oc­tu­bre del 2015, la coa­li­ción uni­ta­ria de cen­tro­de­re­cha (PDS-CDS) fue la más vo­ta­da, pe­ro la re­sis­ten­cia del Par­ti­do So­cia­lis­ta , pe­se a te­ner al ex pri­mer mi­nis­tro Jo­sé Só­cra­tes en pri­sión por co­rrup­ción, per­mi­tió for­mar una alian­za de iz­quier­das con el Blo­co de Es­quer­da (el par­ti­do por­tu­gués más pa­re­ci­do a Po­de­mos) y el ve­te­rano Par­ti­do Co­mu­nis­ta. No era un en­ten­di­mien­to fá­cil, pues­to que so­cia­lis­tas y co­mu­nis­tas nun­ca ha­bían pac­ta­do a es­ca­la na­cio­nal des­de los mo­men­tos más ten­sos de la Re­vo­lu­ción de Abril, en 1975, cuan­do las dos iz­quier­das por­tu­gue­sas, la re­for­mis­ta y la re­vo­lu­cio­na­ria, es­tu­vie­ron a pun­to de lle­gar a las ma­nos, con sen­das uni­da­des mi­li­ta­res a fa­vor de ca­da fac­ción.

La habilidad ne­go­cia­do­ra del exal­cal­de de Lis­boa An­tó­nio Cos­ta hi­zo po­si­ble una ma­yo­ría al­ter­na­ti­va a la lí­nea de aus­te­ri­dad a ul­tran­za del an­te­rior pri­mer mi­nis­tro, Pe­dro Pas­sos Coel­ho. El Par­ti­do So­cia­lis­ta go­bier­na en mi­no­ría des­de ha­ce tres años con el apo­yo par­la­men­ta­rio del Blo­co (vo­to ju­ve­nil e in­ter­cla­sis­ta) y del PCP (obre­ros, em­plea­dos pú­bli­cos y una sig­ni­fi­ca­ti­va im­plan­ta­ción en la re­gión me­ri­dio­nal del Alen­te­jo). El go­verno ge­rin­go­nça –el Go­bierno je­ri­gon­za, así fue bau­ti­za­do en sus ini­cios por sus opo­si­to­res– se ha con­so­li­da­do, gra­cias a una pau­la­ti­na me­jo­ra de la eco­no­mía. Los son­deos in­di­can que hoy re­va­li­da­ría la ma­yo­ría. Las pró­xi­mas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas es­tán pre­vis­tas pa­ra otoño del 2019.

Po­si­bi­lis­mo de iz­quier­das. El go­bierno por­tu­gués ha ele­va­do el gas­to pú­bli­co sin co­li­sio­nar con Bru­se­las. Ha en­men­da­do re­cor­tes sin re­ver­tir las nue­vas le­yes la­bo­ra­les. El pa­ro ofi­cial­men­te re­gis­tra­do aca­ba de ba­jar del 7%, aun­que las ci­fras rea­les se­rían su­pe­rio­res, se­gún el cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes so­cio­ló­gi­cas de la Uni­ver­si­dad de Lis­boa. El dé­fi­cit pú­bli­co es­tá a pun­to de ba­jar del 3%, pe­ro más de cua­tro mi­llo­nes de por­tu­gue­ses y lu­so-des­cen­dien­tes vi­ven en el ex­tran­je­ro. La po­bla­ción del país es hoy de diez mi­llo­nes de per­so­nas. Ahí es­tá el pro­ble­ma. En Por­tu­gal fal­ta gen­te. El in­te­rior se es­tá des­po­blan­do gra­ve­men­te. Fal­ta po­bla­ción con po­der ad­qui­si­ti­vo pa­ra vi­go­ri­zar la de­man­da in­ter­na. El Go­bierno de Cos­ta ofre­ce ven­ta­jas fis­ca­les a los pen­sio­nis­tas eu­ro­peos que de­ci­dan vi­vir en Por­tu­gal. No sue­le ha­ber pe­leas en los ba­res so­bre có­mo tra­tar a los in­mi­gran­tes. No­ta adi­cio­nal: no hay gran­des ten­sio­nes te­rri­to­ria­les en el país, pe­se a la ri­va­li­dad Lis­boa-Opor­to y al­gu­nos pál­pi­tos se­pa­ra­tis­tas en las is­las de Azo­res y Ma­dei­ra.

La sen­da po­lí­ti­ca por­tu­gue­sa es la que en Es­pa­ña qui­sie­ran se­guir Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias.

Así lo han de­ja­do cla­ro es­ta se­ma­na con la fir­ma de un acuer­do pro­gra­má­ti­co so­bre los pre­su­pues­tos del 2019, que in­clu­ye l es­bo­zo del pri­mer pro­gra­ma co­mún de las dos iz­quier­das es­pa­ño­las des­de 1977. La ban­de­ra de ese acuer­do es la subida del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal a 900 eu­ros men­sua­les. La ban­de­ra de los 900 en un país con mu­chas ban­de­ras in­fla­ma­das. Se­gun­do es­tan­dar­te: la vo­lun­tad de in­ter­ve­nir en el mer­ca­do de la vi­vien­da pa­ra atem­pe­rar la subida de los al­qui­le­res. La le­gis­la­ción la­bo­ral no se to­ca, en sus as­pec­tos sus­tan­ti­vos. Cin­co mil mi­llo­nes más de gas­to pú­bli­co, con una pre­vi­sión de in­gre­sos ali­men­ta­da por nue­vas fi­gu­ras fis­ca­les, que se­rá

REFORMISMO DE IZ­QUIER­DAS El mo­de­lo ibé­ri­co, en­sa­ya­do en Por­tu­gal, re­ba­ja la aus­te­ri­dad sin desafío a Bru­se­las

EL EX­PE­RI­MEN­TO ITA­LIA

El mo­de­lo itá­li­co bus­ca el cho­que fron­tal con la UE pa­ra acu­mu­lar ca­pi­tal po­pu­lis­ta

es­tu­dia­da con lu­pa en Bru­se­las, cuan­do ma­ña­na lu­nes un Con­se­jo de Mi­nis­tros ex­tra­or­di­na­rio ele­ve a la ca­pi­tal co­mu­ni­ta­ria las ba­ses pre­su­pues­ta­rias del 2019. La mi­nis­tra de Eco­no­mía, Na­dia

Cal­vi­ño, ex di­rec­to­ra ge­ne­ral de pre­su­pues­tos de la Unión Eu­ro­pea, una de las fi­gu­ras del ga­bi­ne­te con un per­fil pú­bli­co más pru­den­te –na­da que ver con la ex­tro­ver­sión de an­te­rio­res mi­nis­tros de Eco­no­mía– se la jue­ga.

La alian­za Sán­chez-Igle­sias es al­go iné­di­to en cua­ren­ta años de de­mo­cra­cia. Ja­más hu­bo un acuer­do si­mi­lar en­tre Fe­li­pe

Gon­zá­lez y San­tia­go Ca­rri­llo ,o Ju­lio An­gui­ta. Es una aper­tu­ra de com­pás com­pli­ca­da. A la es­pe­ra de acon­te­ci­mien­tos, ese acuer­do com­pro­me­te a la tec­no­cra­cia eu­ro­peís­ta que re­pre­sen­ta la mi­nis­tra Cal­vi­ño y a los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas de Po­de­mos, la frac­ción trots­kis­ta que en es­tos mo­men­tos li­de­ra el par­ti­do mo­ra­do en An­da­lu­cía, don­de es­tos años ha to­ma­do lec­cio­nes de prag­ma­tis­mo en Cá­diz y sus as­ti­lle­ros na­va­les.

Es­pa­ña, sin em­bar­go, no es Por­tu­gal. La ás­pe­ra com­ple­ji­dad his­pá­ni­ca des­bor­da los es­que­mas tran­qui­los de Por­tu­gal, cu­ya eli­te re­pu­bli­ca­na siem­pre ha si­do de una no­ta­ble ca­li­dad. La dic­ta­du­ra de Sa­la­zar fue muy du­ra, pe­ro en Por­tu­gal nun­ca se ha fu­si­la­do con tan­ta frial­dad y pa­sión co­mo en Es­pa­ña. Por­tu­gal se de­san­gró por cul­pa de una po­lí­ti­ca co­lo­nial ob­tu­sa, que aca­bó pro­vo­can­do la re­be­lión de los jó­ve­nes ofi­cia­les de las Fuer­zas Ar­ma­das. La apli­ca­ción del mo­de­lo ibé­ri­co en Es­pa­ña es im­po­si­ble sin apo­yo ca­ta­lán. No hay ibe­ris­mo sin Ca­ta­lun­ya. Pe­dro Sán­chez y An­tó­nio Cos­ta se re­uni­rán el pró­xi­mo 21 de no­viem­bre en Va­lla­do­lid, con mo­ti­vo del en­cuen­tro bi­la­te­ral que ca­da año man­tie­nen los go­bier­nos de am­bos paí­ses.

Al mo­de­lo itá­li­co tam­bién le van bien en las en­cues­tas, es­pe­cial­men­te a su com­po­nen­te más ague­rri­do: la Li­ga de Mat­teo Sal­vi­ni. La de­re­cha po­pu­lis­ta en­ca­be­za en es­tos mo­men­tos los son­deos, des­bor­dan­do a sus alia­dos cir­cuns­tan­cia­les del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas, que han lle­ga­do al Go­bierno sin una ma­triz po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca cla­ra. Sal­vi­ni, le­ni­nis­ta de de­re­chas, se ha apo­de­ra­do de la si­tua­ción y bus­ca aho­ra el cho­que fron­tal con Bru­se­las, pa­ra ga­nar de ca­lle las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo y de­vo­rar to­do el es­pa­cio de la de­re­cha, una vez mo­mi­fi­ca­do Sil­vio Ber­lus­co­ni. Con­quis­tar la he­ge­mo­nía, neu­tra­li­zar a los “gri­lli­ni” y des­tro­zar a la iz­quier­da, pa­ra des­pués ne­go­ciar con los po­de­res eu­ro­peos. Ese es el ob­je­ti­vo del con­dot­tie­ro Sal­vi­ni. Pue­de sa­lir­le bien.

El mo­de­lo itá­li­co re­po­sa en es­tos dos mo­men­tos so­bre dos pilares: el hos­ti­ga­mien­to con­ti­nuo a los in­mi­gran­tes y unos pre­su­pues­tos que Bru­se­las no pue­de acep­tar en la me­di­da que de­ja­rían in­tac­to el dé­fi­cit pú­bli­co en los pró­xi­mos tres años. (Ita­lia, con una pers­pec­ti­va de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co in­fe­rior al 1,5%, acu­mu­la una deu­da pú­bli­ca del 130% del PIB). Al co­no­cer­se la pre­vi­sión pre­su­pues­ta­ria, la pri­ma de ries­go ita­lia­na al­can­zó los 300 pun­tos. En la Es­pa­ña ac­tual, una si­tua­ción si­mi­lar ya ha­bría pro­vo­ca­do la es­tam­pi­da de los cua­tro ji­ne­tes del Apo­ca­lip­sis.

El cho­que Ro­ma-Bru­se­las li­be­ra un es­pa­cio pre­cio­so pa­ra el Go­bierno es­pa­ñol en el ám­bi­to eu­ro­peo. Ale­ma­nia y Fran­cia ne­ce­si­tan un ter­cer pi­lar eu­ro­peís­ta. Es­ta es la gran oca­sión es­tra­té­gi­ca pa­ra la coa­li­ción ibé­ri­ca.

EL TA­BLE­RO

El cho­que en­tre Ro­ma y Bru­se­las li­be­ra es­pa­cios de ma­nio­bra pa­ra Es­pa­ña

BER­LÍN-PA­RÍS-MA­DRID-LIS­BOA

Es­pa­ña y Por­tu­gal, en alian­za, pue­den ser el ter­cer pi­lar eu­ro­peís­ta de una Unión en cri­sis

Las dos iz­quier­das Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias el pa­sa­do vier­nes tras fir­mar el acuer­do es­tra­té­gi­co en­tre el PSOE y Po­de­mos pa­ra los pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les del Es­ta­do

Los dos po­pu­lis­mosLui­gi Di Maio (Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas) y Mat­teo Sal­vi­ni (Li­ga Nor­te) des­pués de fir­mar el acuer­do de go­bierno en­tre los dos mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas ita­lia­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.