Pen­dien­tes de Bru­se­las

La Vanguardia - - POLÍTICA - Jau­me Mas­deu

En Bru­se­las no gus­ta­rá de­ma­sia­do el bo­rra­dor de pre­su­pues­tos que el lu­nes les man­da­rá el Go­bierno es­pa­ñol, con lo cual al­gún to­que de aten­ción es pre­vi­si­ble; pe­ro lo que es al­ta­men­te im­pro­ba­ble es un re­cha­zo a las cuen­tas, co­mo pi­dió el PP con gran es­truen­do de tam­bo­res. Si Pa­blo Ca­sa­do pro­nos­ti­có que “o la Co­mi­sión Eu­ro­pea tum­ba es­tos pre­su­pues­tos, o es­tos pre­su­pues­tos tum­ban a Es­pa­ña”, lo más pre­su­mi­ble es qui ni una co­sa ni la otra. Bru­se­las no los va a tum­bar, nun­ca se ha re­cha­za­do nin­guno, se­ría la pri­me­ra vez que se to­ma­ra una me­di­da tan ra­di­cal, y es fá­cil de in­tuir que la ad­ver­ten­cia apo­ca­líp­ti­ca tie­ne más que ver con es­tra­te­gia elec­to­ral que con cien­cia eco­nó­mi­ca.

Ade­más, los po­ten­cia­les ma­les del pre­su­pues­to es­pa­ñol que­dan dis­mi­nui­dos con la com­pa­ra­ti­va con el bo­rra­dor que va a lle­gar des­de Ro­ma. Es­pa­ña no es Ita­lia. No lo es, al me­nos de mo­men­to, con res­pec­to a un po­si­ble con­ta­gio de la des­con­fian­za fi­nan­cie­ra. Tam­po­co pue­den ser más dis­tin­tas las po­lí­ti­cas de­cla­ra­das. Don­de Sán­chez se afir­ma eu­ro­peís­ta y pro­me­te or­to­do­xia fis­cal, que ve­re­mos có­mo cum­ple, Sal­vi­ni-Di Maio re­nie­gan de Bru­se­las y ame­na­zan con in­cum­plir abier­ta y des­ca­ra­da­men­te las re­glas. Si al­guien se arries­ga a un re­cha­zo de su pre­su­pues­to, y al en­fren­ta­mien­to abier­to que se de­ri­va­ría del por­ta­zo, es la Ita­lia po­pu­lis­ta.

En el ca­so es­pa­ñol, con los da­tos co­no­ci­dos en la mano, y te­nien­do en cuen­ta que fal­tan al­gu­nos muy im­por­tan­tes que el Go­bierno se guar­da pa­ra el lu­nes, se di­bu­jan unos pre­su­pues­tos que in­ci­den en el gas­to y con­fían com­pen­sar­lo con unos in­gre­sos re­cau­da­to­rios por unos con­cep­tos que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ana­li­za­rá con lu­pa. La CE que­rrá ver si es­tas pre­vi­sio­nes de re­cau­da­ción, sean vía el im­pues­to di­gi­tal, el de so­cie­da­des o el IRPF, son rea­lis­tas o si se ha caí­do en la ten­ta­ción de for­zar­las al al­za, con ci­fras que aguan­tan el pa­pel pe­ro que más tar­de la reali­dad pue­da des­men­tir. Uno de los pun­tos crí­ti­cos se­rá ver si en el bo­rra­dor del lu­nes se man­tie­ne pa­ra el 2019 el ob­je­ti­vo de un 0,4% de ajus­te es­truc­tu­ral, es de­cir el con­se­gui­do con me­di­das que no es­tán re­la­cio­na­das con el ci­clo eco­nó­mi­co y que es­tán ahí pa­ra que­dar­se. El do­min­go pa­sa­do, en unas de­cla­ra­cio­nes al pe­rió­di­co ale­mán, Han­dels­blatt, la mi­nis­tra de Eco­no­mía, Na­dia Cal­vi­ño, re­afir­mó que iban a por una re­ba­ja de es­tas 4 dé­ci­mas en el dé­fi­cit es­truc­tu­ral del 2019. Es­te lu­nes com­pro­ba­re­mos el pe­so de Cal­vi­ño en el Go­bierno Sán­chez y ve­ri­fi­ca­re­mos si en las ne­go­cia­cio­nes con Po­de­mos ha lo­gra­do man­te­ner el ob­je­ti­vo fren­te a las pre­sio­nes de au­men­to de gas­tos. Cal­vi­ño, an­ti­gua di­rec­to­ra ge­ne­ral de pre­su­pues­tos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea,

Las ca­ren­cias po­si­bles del pre­su­pues­to es­pa­ñol dis­mi­nu­yen al com­pa­rar­las con los agu­je­ros del ita­liano

Bru­se­las exa­mi­na­rá con lu­pa la re­duc­ción de dé­fi­cit es­truc­tu­ral pa­ra de­ter­mi­nar si es creí­ble

fue ele­gi­da mi­nis­tra de Eco­no­mía en par­te por su co­no­ci­mien­to del eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio y por su repu­tación de or­to­do­xa fis­cal. Des­de que to­mó po­se­sión ha man­te­ni­do una po­si­ción in­ter­me­dia, de­cla­rán­do­se a fa­vor de la aus­te­ri­dad siem­pre que no pon­ga en ries­go el cre­ci­mien­to. Es el mis­mo ar­gu­men­to que usó en ju­lio pa­ra anun­ciar al co­mi­sa­rio Mos­co­vi­ci que fle­xi­bi­li­za­ba me­dio pun­to el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit, y lo de­ja­ba en el 2.7% es­te año y 1,8% en el 2019.

Son unos már­ge­nes que Bru­se­las pue­de acep­tar, ya que per­mi­ti­rán a Es­pa­ña si­tuar­se por de­ba­jo del 3% de dé­fi­cit es­te año, y co­mo tal, sa­lir del pro­ce­di­mien­to de dé­fi­cit ex­ce­si­vo. Re­cor­de­mos que es el úni­co país que es­tá aún so­me­ti­do al bra­zo co­rrec­ti­vo del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to des­pués de la sa­li­da de Fran­cia. Pe­ro, dón­de la Co­mi­sión Eu­ro­pea in­sis­te aho­ra es en la re­duc­ción del dé­fi­cit es­truc­tu­ral. En reali­dad, pi­de un re­cor­te es­truc­tu­ral del 0,65%, unos 7.800 mi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra que se pre­sen­ta co­mo inasu­mi­ble. La puer­ta de es­ca­pe es el mar­gen de fle­xi­bi­li­dad que se le per­mi­te, que acep­ta una des­via­ción de me­dio pun­to en dos años. Ma­ña­na, el Go­bierno es­pa­ñol de­be ele­gir co­mo re­par­tir es­te mar­gen en­tre el 2019 y el 2020; co­mo es­ca­par a la ten­ta­ción de gas­tar­lo to­do pa­ra lo acu­cian­te, léa­se 2019, con lo cual se de­ja­ría sin mar­gen al­guno de error el 2020. Y con la de­ci­sión to­ma­da, pre­sen­tar­se al exa­men de Bru­se­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.