La Fis­ca­lía se plan­tea man­te­ner el de­li­to de re­be­lión pe­ro evi­tar la má­xi­ma pe­na

El mi­nis­te­rio pú­bli­co po­dría re­ba­jar la pe­ti­ción a los pro­mo­to­res a en­tre 15 y 25 años

La Vanguardia - - POLÍTICA - JO­SÉ MA­RÍA BRUNET

La Fis­ca­lía es­tá dan­do los úl­ti­mos re­to­ques a su es­cri­to de con­clu­sio­nes pro­vi­sio­na­les so­bre el ca­so 1-O, en las que va a man­te­ner la acu­sa­ción de re­be­lión. Pe­ro tie­ne abier­to un de­ba­te so­bre la pe­na que va a so­li­ci­tar. La de­ci­sión de­fi­ni­ti­va no es­tá to­ma­da, si bien ca­be la po­si­bi­li­dad de que no se so­li­ci­ten las pe­nas má­xi­mas –que pue­den al­can­zar los 30 años de pri­sión– y la pe­ti­ción se que­de un es­ca­lón por de­ba­jo, en­tre los 15 y los 25 años de cár­cel, pre­vis­tos pa­ra los que pro­mue­van el de­li­to sin uso de ar­mas.

En to­do ca­so, la ca­li­fi­ca­ción que aho­ra se va a pre­sen­tar es he­re­da­da, por­que pro­vie­ne de la ta­rea he­cha ba­jo la au­to­ri­dad de fis­ca­les ge­ne­ra­les an­te­rio­res a la ac­tual, Ma­ría Jo­sé Se­ga­rra. El mo­men­to de­ci­si­vo lle­ga­rá en el jui­cio oral, cuan­do los fis­ca­les ten­gan que pro­nun­ciar­se so­bre sus con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas. Por eso un sec­tor de la Fis­ca­lía con­si­de­ra prematura cual­quier re­ba­ja y pro­po­ne no des­ar­mar­se ni en­se­ñar to­das las car­tas an­tes de la vis­ta.

En pa­ra­le­lo, el Tri­bu­nal Su­pre­mo (TS) da­rá la pró­xi­ma se­ma­na el pa­so de­ci­si­vo pa­ra ha­cer po­si­ble que el jui­cio del ca­so 1-O co­mien­ce en enero. Los ma­gis­tra­dos se dis­po­nen a dic­tar una re­so­lu­ción por la que se con­fir­ma­rá la con­clu­sión del su­ma­rio –ya acor­da­da por el juez Pa­blo Lla­re­na y re­cu­rri­da por las de­fen­sas– y se abri­rá la fa­se del jui­cio oral.

La im­por­tan­cia de es­ta de­ci­sión re­si­de en que in­me­dia­ta­men­te des­pués se da­rá tras­la­do de la cau­sa a la Fis­ca­lía, con ob­je­to de que en el pla­zo de cin­co días pre­sen­te sus con­clu­sio­nes pro­vi­sio­na­les. En ellas, los fis­ca­les de­be­rán ex­po­ner si man­tie­nen o no la acu­sa­ción de re­be­lión por los he­chos de los días 20 y 21 de sep­tiem­bre del año pa­sa­do jun­to a la Con­se­lle­ria d’Eco­no­mia, y por el re­fe­rén­dum del 1-O.

Lla­re­na dio por con­clui­do el su­ma­rio el pa­sa­do 10 de ju­lio, y des­de en­ton­ces ha ve­ni­do pro­du­cién­do­se un cons­tan­te pul­so en­tre el Su­pre­mo y las de­fen­sas. La Sa­la Pe­nal que­rría ha­ber avan­za­do mu­cho más de­pri­sa ha­cia el jui­cio, pe­ro los reite­ra­dos re­cur­sos in­ter­pues­tos lo han im­pe­di­do. Has­ta el pun­to de que en un au­to de la se­ma­na pa­sa­da los ma­gis­tra­dos lle­ga­ron a ha­blar de “es­tra­te­gias di­la­to­rias” y de “ma­la fe”. El Su­pre­mo no lo va a re­fle­jar en una re­so­lu­ción, pe­ro en el Al­to Tri­bu­nal im­pe­ra la con­vic­ción de que los re­tra­sos en el cie­rre de­fi­ni­ti­vo de la cau­sa obe­de­cen a pro­pó­si­tos de na­tu­ra­le­za esen­cial­men­te po­lí­ti­ca.

Exis­ten, en su­ma, po­cas po­si­bi­li­da­des, por no de­cir nu­las, de que pros­pe­ren mu­chas de las pe­ti­cio­nes rea­li­za­das por las de­fen­sas pa­ra que se prac­ti­quen nue­vas di­li­gen­cias an­tes de que el su­ma­rio pa­se al fis­cal pa­ra que se pro­nun­cie so­bre su ca­li­fi­ca­ción pro­vi­sio­nal de los he­chos. Los ma­gis­tra­dos que en­jui­cia­rán el ca­so 1-O se van a re­unir la se­ma­na que vie­ne pa­ra to­mar una de­ci­sión, pe­ro en me­dios del Su­pre­mo se es­ti­ma que no acor­da­rán na­da que re­tra­se por más tiem­po el fi­nal de la in­ves­ti­ga­ción. Lo más pro­ba­ble, por tan­to, es que re­mi­tan a las par­tes al jui­cio oral pa­ra la prác­ti­ca de to­das las prue­bas –ya sean tes­ti­fi­ca­les o do­cu­men­ta­les– que es­ti­men ne­ce­sa­rias pa­ra sos­te­ner sus te­sis.

La Fis­ca­lía, a su vez, ya tie­ne muy avan­za­das sus con­clu­sio­nes pro­vi­sio­na­les. Ha ve­ni­do tra­ba­jan­do en ellas des­de ha­ce me­ses y los cua­tro fis­ca­les en­car­ga­dos del ca­so –Ja­vier Za­ra­go­za, Con­sue­lo Ma­dri­gal, Jai­me Mo­reno y Fi­del Ca­de­na– tie­nen pre­vis­to in­clu­so el re­par­to de las ta­reas que co­rres­pon­de­rán a ca­da uno de ellos en el jui­cio oral. En teo­ría, has­ta la presentación de su es­cri­to ca­ben cam­bios, pe­ro en la Fis­ca­lía na­die apues­ta por va­ria­cio­nes sus­tan­cia­les de las te­sis ini­cia­les de la que­re­lla que dio ori­gen a es­te pro­ce­di­mien­to ju­di­cial.

Se tie­ne cons­tan­cia de que la de­ci­sión de man­te­ner el de­li­to de re­be­lión es muy fir­me, y que que­da­rá a re­sul­tas de lo que ocu­rra en el jui­cio oral la mo­du­la­ción de­fi­ni­ti­va so­bre las pe­nas que se so­li­ci­ten o in­clu­so un po­si­ble cam­bio de es­ta ca­li­fi­ca­ción por otras que en­tra­ñen mu­cha

El TS va a dic­tar la pró­xi­ma se­ma­na el au­to de aper­tu­ra del jui­cio oral pa­ra que pue­da em­pe­zar en enero

me­nor san­ción, co­mo las de se­di­ción o cons­pi­ra­ción pa­ra la re­be­lión, que su­po­nen pe­río­dos de pri­va­ción de li­ber­tad de muy in­fe­rior du­ra­ción, de 8 a 15 años en el pri­mer ca­so y en torno a 5 en el se­gun­do.

En me­dios del Su­pre­mo se es­ti­ma que el Go­bierno no tie­ne aho­ra mar­gen de ac­tua­ción en el ca­so de que pre­ten­die­ra ejer­cer al­gu­na in­fluen­cia en la Fis­ca­lía pa­ra una mo­di­fi­ca­ción sus­tan­cial de sus plan­tea­mien­tos. El Eje­cu­ti­vo an­te­rior ya fue fa­vo­ra­ble a que los fis­ca­les pi­die­ran la li­ber­tad del ex­con­se­ller de In­te­rior, Joa­quim Forn, y acu­die­ron a la vis­ta ex­pli­can­do que ha­cían esa so­li­ci­tud –re­cha­za­da por el TS– por or­den del fis­cal ge­ne­ral, que en­ton­ces era Ju­lián Sán­chez Mel­gar, sus­ti­tui­do por Ma­ría Jo­sé Se­ga­rra por el ac­tual Eje­cu­ti­vo, in­me­dia­ta­men­te des­pués de la mo­ción de cen­su­ra.

ABEL ALON­SO / EFE

La fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Ma­ría Jo­sé Se­ga­rra, en una ima­gen de la pa­sa­da se­ma­na en Lo­gro­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.