Di­fí­cil elec­ción

Des­pués de per­der la ma­yo­ría en el Par­la­ment, el in­de­pen­den­tis­mo, di­vi­di­do in­ter­na­men­te, ten­drá que to­mar la di­fí­cil de­ci­sión de apo­yar o no los pre­su­pues­tos de Sán­chez, que su­pon­drían una me­jo­ra fi­nan­cie­ra de la Ge­ne­ra­li­tat.

La Vanguardia - - POLÍTICA - Lo­la Gar­cía Pe­dro Sán­chez Ara­go­nès, Pe­re md­gar­cia@la­van­guar­dia.es

La bre­cha en­tre los dos gran­des par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas se ha evi­den­cia­do es­ta se­ma­na con la pér­di­da de la ma­yo­ría en el Par­la­ment. Ya ha­ce tiem­po que las re­la­cio­nes en­tre am­bas fuer­zas se re­sien­ten, pe­ro has­ta aho­ra no ha­bían aflo­ra­do con tan­ta cru­de­za. Junts per Ca­ta­lun­ya, el bra­zo eje­cu­tor de Car­les Puig­de­mont en la Cá­ma­ra, y la ERC de Oriol Jun­que­ras di­fie­ren en sus es­tra­te­gias po­lí­ti­cas, pe­ro so­bre to­do pug­nan por si­tuar­se me­jor an­te el pró­xi­mo ci­clo pre­ña­do de elec­cio­nes. El 2019 pue­de ser un año ré­cord en ci­tas con las ur­nas.

Pe­se a sus di­fe­ren­cias, los dos par­ti­dos se con­ju­ran pa­ra con­ti­nuar en el Go­vern a la es­pe­ra de un jui­cio que les sir­va de cam­pa­ña elec­to­ral. El im­pe­rio de las to­gas va a se­guir mar­can­do la vi­da po­lí­ti­ca. Pe­ro los dos so­cios con­ti­nua­rán jun­tos sin un pro­yec­to en co­mún. Y con un pre­si­den­te,

Quim To­rra, al que le gus­ta­ría re­gre­sar al am­bien­te po­lí­ti­co y so­cial que se vi­vía jus­to ha­ce un año pa­ra in­ten­tar de nue­vo una de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia. Pe­ro el otoño no ha si­do tan ca­lien­te co­mo se pre­veía y, pa­ra re­cu­pe­rar fue­lle, Puig­de­mont ne­ce­si­ta lle­gar a las sen­ten­cias con­tra los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas.

A ERC tam­po­co le in­tere­san aho­ra unas elec­cio­nes, jus­to cuan­do aca­ba de mar­car dis­tan­cias con el ex­pre­si­dent y con cier­tas con­sig­nas en fa­vor de la desobe­dien­cia. Los re­pu­bli­ca­nos se man­tie­nen en la vía po­si­bi­lis­ta, pe­ro son cons­cien­tes de que lo ocu­rri­do es­ta se­ma­na en el Par­la­ment les pue­de su­po­ner un des­gas­te elec­to­ral. Sus vo­tan­tes di­gie­ren con más di­fi­cul­tad cual­quier atis­bo de ti­bie­za. La es­tra­te­gia de los re­pu­bli­ca­nos y de los co­mu­nes con­flu­ye.

Ada Co­lau que­rría un acuer­do pa­ra apo­yar el pre­su­pues­to de la Ge­ne­ra­li­tat a cam­bio de res­pal­do es­ta­ble en la al­cal­día si con­si­gue ser la más vo­ta­da.

Pe­ro don­de se pue­den pro­du­cir te­rre­mo­tos in­ter­nos pron­to es en el es­pa­cio he­re­de­ro de Con­ver­gèn­cia, su­mi­do en una pro­fun­da cri­sis de iden­ti­dad. Pe­se al gol­pe de au­to­ri­dad que dio Puig­de­mont en el úl­ti­mo con­gre­so al des­pla­zar a la coor­di­na­do­ra, Mar­ta Pas­cal, los mo­vi­mien­tos in­ter­nos en el PDECat au­gu­ran con­vul­sio­nes. In­clu­so al­gu­nos pro­nun­cian la pa­la­bra “es­ci­sión”, aun­que to­dos ase­gu­ren que no la desean. El par­ti­do es­tá di­vi­di­do en­tre puig­de­mon­tis­tas –y den­tro de ellos los hay ra­di­ca­les y mo­de­ra­dos– y par­ti­da­rios de la vía po­si­bi­lis­ta al es­ti­lo de ERC. En­tre es­tos úl­ti­mos fi­gu­ran bas­tan­tes al­cal­des, aun­que pre­va­le­ce la pru­den­cia pa­ra no da­ñar sus ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les.

Has­ta aho­ra, Puig­de­mont ha do­mi­na­do el gru­po par­la­men­ta­rio de Junts per Ca­ta­lun­ya, pe­ro el sec­tor prag­má­ti­co su­ma ca­da vez más par­ti­da­rios, so­bre to­do des­pués del es­pec­tácu­lo de es­ta se­ma­na. Cun­den las du­das –in­clu­so en los do­mi­nios puig­de­mon­tis­tas de la Ge­ne­ra­li­tat– so­bre si la vía del en­fren­ta­mien­to fron­tal con el Go­bierno de es la más ade­cua­da. Por úl­ti­mo, en el Con­gre­so la frac­tu­ra del PDECat es evi­den­te. Y es pre­ci­sa­men­te en Ma­drid don­de se va a pro­du­cir el pró­xi­mo fo­co de con­flic­to. Fir­ma­do el pac­to con Po­de­mos y muy pro­ba­ble­men­te con el PNV, los in­de­pen­den­tis­tas de­be­rán de­ci­dir si apo­yan el pre­su­pues­to de Sán­chez aun­que la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do no ha­ga nin­gún mo­vi­mien­to en re­la­ción con los pre­sos. Un ges­to que ca­da vez re­sul­ta más di­fí­cil a Sán­chez da­da la pre­sión am­bien­tal ins­ti­ga­da por el PP y Ciu­da­da­nos.

No lo tie­ne fá­cil ERC. Su vi­ce­pre­si­den­te en la Ge­ne­ra­li­tat, es­tá ne­go­cian­do (y con­si­guien­do) me­jo­ras fi­nan­cie­ras pa­ra Ca­ta­lun­ya, al­gu­nas su­pe­di­ta­das a que las cuen­tas sal­gan ade­lan­te o al me­nos a la con­ti­nui­dad de Sán­chez. Y tam­po­co lo tie­ne fá­cil el PDECat. El Go­bierno cen­tral ya ha anun­cia­do que, si se aprue­ba el pre­su­pues­to, la Ge­ne­ra­li­tat ten­drá 2.200 mi­llo­nes más. En reali­dad lle­ga­ría a los 3.200, ya que ha­bría que su­mar las par­ti­das que co­rres­pon­de­rían a Ca­ta­lun­ya por me­di­das ge­ne­ra­li­za­das co­mo la me­jo­ra de los re­cur­sos pa­ra la de­pen­den­cia, los per­mi­sos de pa­ter­ni­dad, el plan de vi­vien­da, el sa­la­rio mí­ni­mo, la vio­len­cia de gé­ne­ro, et­cé­te­ra. Más lo que se pue­da acor­dar so­bre in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras. Ha­cía mu­chos años que el Go­vern no po­día ni si­quie­ra plan­tear esas re­cla­ma­cio­nes. Sán­chez in­ten­ta­rá po­nér­se­lo di­fí­cil al in­de­pen­den­tis­mo pa­ra jus­ti­fi­car un re­cha­zo a su pre­su­pues­to. De­ci­dan lo que de­ci­dan, ERC y PDECat ten­drán com­pli­ca­do ex­pli­car­lo a su elec­to­ra­do. O de­frau­dan a los le­gi­ti­mis­tas o de­frau­dan a los prag­má­ti­cos.

ÀLEX GAR­CIA

Quim To­rra, Pe­re Ara­go­nès y la vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo, en la ce­na de la Pimec del miér­co­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.