Lla­ma­dos a (no) en­ten­der­se

El PDECat te­me que la Cri­da Na­cio­nal le pro­vo­que una es­ci­sión, y el nue­vo par­ti­do de Puig­de­mont no quie­re que se le iden­ti­fi­que con na­da que re­cuer­de a CDC y sus he­re­de­ros

La Vanguardia - - POLÍTICA - JO­SEP GIS­BERT Bar­ce­lo­na

Si bien es cier­to que la asam­blea na­cio­nal del PDECat del mes de ju­lio apro­bó la con­fluen­cia con la Cri­da Na­cio­nal per la Re­pú­bli­ca im­pul­sa­da por Car­les Puig­de­mont y su en­torno, no lo es me­nos que una vez se ha co­no­ci­do que la in­ten­ción del pro­yec­to del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat es cons­ti­tuir­se en un nue­vo par­ti­do po­lí­ti­co se han en­cen­di­do to­das las lu­ces de alar­ma den­tro de la for­ma­ción he­re­de­ra de CDC. La sos­pe­cha es que la fór­mu­la aus­pi­cia­da des­de Wa­ter­loo, le­jos de ser­vir pa­ra aglu­ti­nar to­das las sen­si­bi­li­da­des del in­de­pen­den­tis­mo ba­jo un mis­mo te­cho, lo que bus­ca en reali­dad es pro­vo­car una es­ci­sión den­tro del PDECat que le obli­gue a ba­jar la per­sia­na. Y es­to lo que es­tá con­si­guien­do es jus­to el efec­to con­tra­rio, es de­cir, una reac­ción de re­ce­lo ha­cia la Cri­da, cuan­do no di­rec­ta­men­te de re­cha­zo.

¿Qué ha cam­bia­do en es­tos tres me­ses pa­ra que el PDECat, que pa­re­cía con­de­na­do a di­luir­se den­tro de la Cri­da, y por tan­to a des­apa­re­cer, aho­ra mar­que dis­tan­cias con la ini­cia­ti­va de Puig­de­mont y se reivin­di­que co­mo una op­ción con per­so­na­li­dad pro­pia? Du­ran­te es­te tiem­po, los pro­mo­to­res del pro­yec­to del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat han de­ja­do cla­ro que no desean la in­te­gra­ción de nin­guno de los par­ti­dos po­lí­ti­cos ac­tual­men­te exis­ten­tes y, sin ver­ba­li­zar­lo de for­ma ex­plí­ci­ta, han más que in­si­nua­do que re­cha­zan la in­cor­po­ra­ción del PDECat co­mo tal pa­ra no ser iden­ti­fi­ca­dos co­mo un nue­vo cam­bio de nom­bre, el enési­mo, o una nue­va re­fun­da­ción de CDC. Su idea es que a la Cri­da se in­cor­po­ren ex­clu­si­va­men­te per­so­nas a tí­tu­lo in­di­vi­dual a fin de que na­die pue­da es­ta­ble­cer nin­gu­na vin­cu­la­ción en­tre la nue­va mar­ca y aque­lla CDC y sus he­re­de­ros.

Es­te plan­tea­mien­to, uni­do a la vo­lun­tad de que la Cri­da nazca co­mo par­ti­do po­lí­ti­co, crea un con­flic­to de in­tere­ses a los aso­cia­dos del PDECat, que, afec­ta­dos por la nor­ma de los es­ta­tu­tos que no pre­vé la do­ble mi­li­tan­cia –co­mo ocu­rre en la ma­yo­ría de las for­ma­cio­nes–, se ve­rán en la te­si­tu­ra de te­ner que es­co­ger, lle­ga­do el ca­so, en cuál de los dos mi­li­tan. Y la con­se­cuen­cia prác­ti­ca­men­te inevi­ta­ble de ello es una es­ci­sión, de la que to­das las par­tes son cons­cien­tes, y que se­ría me­nor o ma­yor en fun­ción de la ca­pa­ci­dad de en­gan­che que aca­be te­nien­do el pro­yec­to de Puig­de­mont, que de mo­men­to, sin em­bar­go, y al con­tra­rio de lo que se vis­lum­bra­ba en prin­ci­pio, no pa­re­ce mu­cha. La im­pre­sión ca­da vez más ge­ne­ra­li­za­da es que lo que es­ta­ba pen­sa­do co­mo un ele­men­to de cohe­sión pue­de aca­rrear to­da­vía más frac­tu­ra den­tro del mun­do in­de­pen­den­tis­ta.

El éxi­to de la ma­nio­bra del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat es­tá, pues, en el ai­re, por­que aho­ra ya no es só­lo que pro­vo­que el re­cha­zo de ERC y la CUP –co­mo cons­ta­ta­ron des­de el pri­mer ins­tan­te–, sino que su pro­pio par­ti­do, el PDECat, tam­po­co aca­ba de ver­lo cla­ro. De ma­ne­ra que lo que, des­de la de­fe­nes­tra­ción de Mar­ta Pas­cal al fren­te de la di­rec­ción del PDECat, pa­re­cía ca­si un pa­seo mi­li­tar en fa­vor de la Cri­da es­tá ca­da vez más cer­ca de ter­mi­nar en des­en­cuen­tro, si na­da lo re­me­dia en los pró­xi­mos me­ses. El ac­tual pre­si­den­te del par­ti­do, Da­vid Bon­vehí, que en la asam­blea na­cio­nal de ju­lio ha­bía de­fen­di­do la con­fluen­cia sin fi­su­ras, aho­ra es el pri­me­ro que au­gu­ra “lar­ga vi­da” al PDECat y ava­la que man­ten­ga su pro­pia per­so­na­li­dad y no se di­suel­va ba­jo nin­gún con­cep­to den­tro de la Cri­da. “For­ma­mos par­te de un par­ti­do que es­ta­mos con­ven­ci­dos de que ten­drá lar­ga du­ra­ción, no te­ne­mos nin­gu­na in­ten­ción de di­sol­ver­nos”, ad­vir­tió ayer en es­te sen­ti­do en de­cla­ra­cio­nes a RAC1, en las que re­cor­dó que “la Cri­da es­ta­ba di­se­ña­da, al me­nos al prin­ci­pio, y de­seo que así sea, co­mo un pa­ra­guas pa­ra que el in­de­pen­den­tis­mo pue­da ha­cer es­tra­te­gia con­jun­ta” y pre­ci­só que “ya te­ne­mos un par­ti­do” y que, en vís­pe­ras de un nue­vo ci­clo elec­to­ral –so­bre to­do, an­te las mu­ni­ci­pa­les de ma­yo del 2019– , “no po­de­mos abrir el me­lón con du­das so­bre si el PDECat de­be des­apa­re­cer o no”.

La di­rec­ción del PDECat no tie­ne co­no­ci­mien­to ofi­cial de los pla­nes de la Cri­da y por es­to se es­pe­ra­rá al ac­to del día 27 en Man­re­sa –en el que se pre­sen­ta­rán las po­nen­cias po­lí­ti­ca y de or­ga­ni­za­ción del nue­vo par­ti­do– pa­ra sa­ber “qué es la Cri­da” y pro­ce­der en con­se­cuen­cia an­te el con­gre­so fun­da­cio­nal del 6 de di­ciem­bre en Bar­ce­lo­na. Pre­ten­día ser una lla­ma­da a en­ten­der­se, pe­ro pue­de de­ri­var jus­to en lo con­tra­rio.

Los re­ce­los ha­cia el mo­vi­mien­to im­pul­sa­do des­de Wa­ter­loo au­men­tan en­tre los neo­con­ver­gen­tes

Bon­vehí au­gu­ra “lar­ga vi­da” a su par­ti­do y no pre­vé di­sol­ver­lo en el pro­yec­to del ex­pre­si­dent

ÀLEX GAR­CIA / AR­CHI­VO

Car­les Puig­de­mont du­ran­te su in­ter­ven­ción en la asam­blea na­cio­nal del PDECat del mes de ju­lio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.