El re­torno de los bru­jos

La es­tra­te­gia ca­tas­tro­fis­ta del PP y Cs an­te el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán y la in­mi­gra­ción pa­re­ce fa­vo­re­cer el cre­ci­mien­to de Vox

La Vanguardia - - POLÍTICA - CAR­LES CAS­TRO Bar­ce­lo­na

La his­to­ria brin­da lec­cio­nes que só­lo ig­no­ran los ne­cios. Du­ran­te el pri­mer sep­te­nio del so­cia­lis­ta Fra­nçois Mit­te­rrand, a me­dia­dos de los ochen­ta, la de­re­cha po­lí­ti­ca y me­diá­ti­ca pro­ta­go­ni­zó una opo­si­ción tro­nan­te al go­bierno de la unión de la iz­quier­da. Esa opo­si­ción di­bu­ja­ba una ima­gen de Fran­cia po­co me­nos que apo­ca­líp­ti­ca, apo­ya­da, eso sí, en una ca­la­mi­to­sa ges­tión gubernamental que el pro­pio Mit­te­rrand tu­vo que co­rre­gir. Sin em­bar­go, el im­pac­to de ese es­ti­lo de opo­si­ción en las si­guien­tes elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas y pre­si­den­cia­les no pu­do ser más sor­pren­den­te: Mit­te­rrand vol­vió a ga­nar (y con él su par­ti­do en 1988), pe­ro a las for­ma­cio­nes li­be­ral­con­ser­va­do­ras les sur­gió una ines­pe­ra­da com­pe­ten­cia por la de­re­cha; el Fren­te Na­cio­nal de Le Pen, que pa­só de me­nos de 100.000 vo­tos en 1981 a dos mi­llo­nes y me­dio en 1986 y 1988 (y a más de cua­tro mi­llo­nes en las pre­si­den­cia­les).

Por su­pues­to, Es­pa­ña no es Fran­cia (aun­que al­gu­nos lo pre­ten­dan), pe­ro la en­car­ni­za­da opo­si­ción que pro­ta­go­ni­zan hoy las fuer­zas de cen­tro y de­re­cha al Go­bierno so­cia­lis­ta de Pe­dro Sán­chez po­dría te­ner tam­bién unos efec­tos co­la­te­ra­les en be­ne­fi­cio de ofer­tas an­ti­sis­te­ma, co­mo la que en­car­na la ul­tra­de­re­chis­ta Vox. La cons­tan­te eu­ro­pea que ali­men­ta a esas fuer­zas es, so­bre to­do, el de­ba­te so­bre la in­mi­gra­ción (in­clu­so allí don­de ape­nas aso­man in­mi­gran­tes co­mo en Hun­gría o Po­lo­nia). Y en el ca­so es­pa­ñol, los dos ejes so­bre los que ha ve­ni­do dis­pa­ran­do con es­pe­cial fie­re­za la opo­si­ción al Go­bierno del PSOE son, jus­ta­men­te, la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria y, muy en es­pe­cial, el con­flic­to ca­ta­lán, so­bre el que se vier­ten men­sa­jes tre­men­dis­tas aso­cia­dos a so­lu­cio­nes con­tra­pro­du­cen­tes.

Sin du­da, esos men­sa­jes pue­den des­gas­tar al PSOE por su flan­co de­re­cho o pro­vo­car la de­ser­ción de aque­llos vo­tan­tes de iz­quier­da y cen­troiz­quier­da re­ce­lo­sos de la des­cen­tra­li­za­ción te­rri­to­rial y más sen­si­bles a las cues­tio­nes de iden­ti­dad na­cio­nal. El pro­ble­ma de esos dis­cur­sos ca­tas­tro­fis­tas es que afec­tan al con­jun­to del elec­to­ra­do y, más es­pe­cial­men­te, a aque­llos ciu­da­da­nos que se si­túan en el flan­co de­re­cho del es­pec­tro ideo­ló­gi­co (ver grá­fi­co), que vo­tan so­bre to­do a PP y Cs y que vi­ven con mu­cha ma­yor an­gus­tia o in­clu­so co­mo una au­tén­ti­ca psi­co­sis la am­pli­fi­ca­ción po­lí­ti­ca y me­diá­ti­ca del con­flic­to te­rri­to­rial o de los epi­so­dios de in­mi­gra­ción ile­gal.

La me­jor prue­ba de ese im­pac­to ex­pan­di­do se en­cuen­tra en el in­cre­men­to de las ta­sas de preo­cu­pa­ción que ex­pre­san los ciu­da­da­nos an­te pro­ble­mas co­mo la in­mi­gra­ción o la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya. Así, res­pec­to a la in­mi­gra­ción –y en un con­tex­to sin gran­des cam­bios–, el ni­vel de preo­cu­pa­ción se ha mul­ti­pli­ca­do por cin­co des­de la pri­ma­ve­ra pa­sa­da y ese pro­ble­ma ha pa­sa­do de una po­si­ción mar­gi­nal en la lis­ta de preo­cu­pa­cio­nes a ocu­par el quin­to pues­to en­tre los más ci­ta­dos.

Por aho­ra, el im­pac­to de ese es­ta­do de opi­nión so­bre el ma­pa elec­to­ral de la de­re­cha es li­mi­ta­do: más de 461.000 vo­tos pa­ra Vox, de los que ca­si la mi­tad pro­ce­de­rían del PP y Ciu­da­da­nos. Esa ci­fra es su­fi­cien­te pa­ra ase­gu­rar­se en­tre uno y dos eu­ro­dipu­tados en las elec­cio­nes eu­ro­peas y ob­te­ner al me­nos un es­ca­ño por Ma­drid en las ge­ne­ra­les (don­de Vox con­cen­tra­ría un ter­cio de su ca­pi­tal elec­to­ral que, por aho­ra, re­sul­ta­ría in­su­fi­cien­te pa­ra ob­te­ner dipu­tados en otras pro­vin­cias).

El pro­ble­ma de los te­mas emo­cio­na­les e iden­ti­ta­rios es que cre­cen co­mo una bo­la de nie­ve que pue­de aca­bar aplas­tan­do a quie­nes los ali­men­tan. El de­cli­ve elec­to­ral del PP en Ca­ta­lun­ya (y tam­bién en el res­to de Es­pa­ña) fren­te al al­za de Ciu­da­da­nos es un buen re­fle­jo de ello. Son los ve­ne­no­sos ré­di­tos del “Es­pa­ña se rom­pe”.

El pro­ble­ma de los te­mas emo­cio­na­les e iden­ti­ta­rios es que pue­den aplas­tar a quie­nes los ali­men­tan

Ca­si la mi­tad de los vo­tos que las en­cues­tas otor­gan al par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta Vox pro­ce­de de PP y Cs

FUEN­TE: CIS y ela­bo­ra­ción pro­pia LA VAN­GUAR­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.