Mon­te su pro­pia bron­ca conyugal

La Vanguardia - - OPINIÓN - Joa­quín Lu­na

De­be­ría ca­sar­me de nue­vo: soy muy dis­cu­ti­dor. El jue­ves por la no­che, en Za­ra­go­za, pre­sen­cié en si­lla de ring una bo­ni­ta bron­ca conyugal, de esas de to­da la vi­da.

Yo creo que las pa­re­jas jó­ve­nes son po­co dis­cu­ti­do­ras y an­tes de bus­car­se las cos­qui­llas se di­vor­cian aun a ex­pen­sas de per­der el pri­vi­le­gio de pe­lear con la per­so­na que más quie­res sin ries­go de apa­re­cer en Te­le­cin­co.

Una se­ño­ra en­tró en la ca­fe­te­ría y se fue di­rec­ta al la­va­bo mien­tras su ma­ri­do es­pe­ra­ba en la ca­lle jun­to a la me­sa en la que el que sus­cri­be ce­na­ba pa­cí­fi­ca­men­te. De re­pen­te, se hi­zo pú­bli­co y no­to­rio que la mu­jer es­ta­ba dis­cu­tien­do en el in­te­rior del lo­cal con una ca­ma­re­ra. Y al po­co, con el mis­mí­si­mo en­car­ga­do.

El ma­ri­do se pu­so de per­fil, un de­fec­to de la tau­ro­ma­quia de hoy y la vi­da conyugal del ayer.

–Maes­tro, su turno. No que­rrá que ha­ga yo el qui­te.

Eso pen­sé, pe­ro no por fal­ta de ga­nas: uno año­ra esas bron­cas en las que el ma­ri­do sa­le siem­pre tras­qui­la­do. El hom­bre ha­cía ver que es­ta­ba dis­traí­do

El ma­ri­do se pu­so de per­fil al ver que su es­po­sa dis­cu­tía con una ca­ma­re­ra y el en­car­ga­do del lo­cal

y re­mo­lo­neó an­tes de acer­car­se a la ba­rra, es­ce­na­rio de la tri­ful­ca.

–¡Va una a ha­cer un pis y le cae una bron­ca sin ve­nir a cuen­to!

La mu­jer bus­ca­ba con­sen­so so­cial en­tre los pre­sen­tes pe­se a que ha­bía uti­li­za­do el la­va­bo sin que ni ella ni su ma­ri­do hu­bie­sen pe­di­do na­da. Al pa­re­cer, hi­zo un comentario exi­gen­te –fal­ta­ba ja­bón lí­qui­do– y la ca­ma­re­ra le sol­tó que el la­va­bo era pa­ra clien­tes (tam­bién se la veía del mo­rro fuer­te y en pleno fra­gor la­bo­ral).

Me pu­se, cla­ro, en la piel del ma­ri­do una vez –¡qué re­me­dio!– el hom­bre no pu­do se­guir ha­cien­do el Don Tan­cre­do, pos­tu­ra que vie­ne del me­dioe­vo es­pa­ñol y es an­te­rior a la lle­ga­da de la fi­lo­so­fía zen a la Pe­nín­su­la.

¿Qué de­be ha­cer un buen ma­ri­do en ca­so de que su pa­re­ja mon­te una bron­ca en la vía pú­bli­ca con ra­zón o sin ella? Dar­se por jo­di­do.

Al sa­lir del lo­cal, zan­ja­da la dispu­ta, le ca­yó a nues­tro cam­peón una fra­se in­sig­ne de la vi­da ma­tri­mo­nial. –¡Po­días ha­ber­me apo­ya­do!

Ahí que­ría yo lle­gar. ¿No es aca­so ma­chis­ta sa­lir en de­fen­sa ver­bal de la es­po­sa cuan­do tie­ne voz, qui­zás ca­re­ce de ra­zón y uno le ha­bía acon­se­ja­do que pi­die­se un agua mi­ne­ral del ma­nan­tial de la Fuen­te del Es­cro­to an­tes de uti­li­zar el la­va­bo de la ca­fe­te­ría?

A ve­ces, los ma­ri­dos an­dan des­pis­ta­dos. Un di­vor­cia­do en esa te­si­tu­ra sal­ta co­mo un león de Graus, les can­ta las cua­ren­ta y una jo­ta y se in­ven­ta que iban a ce­nar allí pi­mien­tos de cris­tal, lan­gos­ti­nos y un ter­nas­co an­tes de echar un pol­vo esa mis­ma no­che. En cam­bio, el hom­bre ca­sa­do desa­rro­lla un sex­to sen­ti­do y du­da. In­tu­ye la di­rec­ción de los vien­tos, ba­rrun­ta que las bron­cas vie­nen so­las pe­ro vie­nen y no hay ra­zón pa­ra an­ti­ci­par­se.

–¿Y tú pa­ra que te me­tes en la dis­cu­sión? ¡Ya me de­fien­do so­la! An­da que si tu­vie­ra que de­pen­der de ti...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.