El au­ge de la ex­tre­ma de­re­cha

La Vanguardia - - OPINIÓN -

SON­DEOS re­cien­tes dan al can­di­da­to ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro el 58% de los vo­tos en la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes de Bra­sil, que se ce­le­bra­rá el día 28 de es­te mes. Es de­cir, au­gu­ran que se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te del país. Con sus 210 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes –ca­si la mi­tad de los de Su­da­mé­ri­ca en­te­ra– y sus in­cal­cu­la­bles re­cur­sos na­tu­ra­les, Bra­sil es una pie­za cla­ve en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. Y es tam­bién el úl­ti­mo país, has­ta la fe­cha, en su­mar­se al au­ge de la ex­tre­ma de­re­cha, ya ma­ni­fies­to en Eu­ro­pa, y al que hay que aña­dir el de los po­pu­lis­mos.

Ac­tual­men­te, a to­dos nos re­sul­tan fa­mi­lia­res nom­bres co­mo los de Mat­teo Sal­vi­ni en Ita­lia, Vik­tor Or­bán en Hun­gría o Ma­ri­ne Le Pen en Fran­cia. Unos es­tán en po­si­cio­nes de go­bierno, otros no. Pe­ro to­dos ellos coin­ci­den en unos idea­rios na­cio­na­lis­tas y muy con­ser­va­do­res y en su ten­den­cia a cla­si­fi­car los miem­bros de una so­cie­dad en fun­ción de sus orí­ge­nes, sus ideas y sus re­cur­sos. So­bre es­ta pla­ta­for­ma ideo­ló­gi­ca tra­tan de re­ca­bar los vo­tos de los ciu­da­da­nos, en quie­nes azu­zan los sen­ti­mien­tos me­nos so­li­da­rios.

Las ra­zo­nes que ha­bi­tual­men­te se es­gri­men pa­ra ex­pli­car los avan­ces de la ex­tre­ma de­re­cha y del po­pu­lis­mo son bien co­no­ci­das. En tiem­pos de glo­ba­li­za­ción y ale­ja­mien­to de los cen­tros de de­ci­sión, de cri­sis eco­nó­mi­ca y de fuer­tes flu­jos mi­gra­to­rios ha­cia los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, una par­te con­si­de­ra­ble de ciu­da­da­nos de es­tos úl­ti­mos tien­de a pres­tar aten­ción a los po­lí­ti­cos que les ase­gu­ran su sta­tu quo a cual­quier pre­cio.

La preo­cu­pa­ción que pue­den des­per­tar en el con­jun­to de la so­cie­dad los fac­to­res men­cio­na­dos en el pá­rra­fo an­te­rior es­tá cla­ra. Pe­ro qui­zás de­be­ría preo­cu­par­le tam­bién, y no me­nos, que los po­lí­ti­cos ul­tra­de­re­chis­tas, una vez al­can­cen el po­der, pue­dan con­du­cir­nos a un es­ta­dio en el que el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co se vea da­ña­do. Y en el que los va­lo­res éti­cos que es­tán, por ejem­plo, en la ba­se fun­da­cio­nal de la Unión Eu­ro­pea su­fran un re­tro­ce­so inad­mi­si­ble que los des­fi­gu­re. Es­to es al­go per­fec­ta­men­te pre­vi­si­ble. Por­que la ex­tre­ma de­re­cha lin­da con fre­cuen­cia con el na­cio­na­lis­mo más in­mo­de­ra­do, con el au­to­ri­ta­ris­mo e in­clu­so con el fas­cis­mo, cu­yos efec­tos so­bre la Eu­ro­pa de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX na­die de­be­ría ol­vi­dar.

Si­guien­do en Eu­ro­pa, es ob­vio que nues­tro con­ti­nen­te se en­fren­ta a tre­men­dos desafíos, con unos re­cur­sos que son muy con­si­de­ra­bles si los com­pa­ra­mos con los de zo­nas me­nos fa­vo­re­ci­das, pe­ro que aun así no son ili­mi­ta­dos. Y me­nos to­da­vía en tiem­pos en los que la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca se ex­tien­de aquí y allí, ahon­dan­do la bre­cha en­tre los se­res hu­ma­nos. Pe­ro, co­mo es ob­vio, la so­lu­ción a es­te pro­ble­ma no es­tá en re­pli­car la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca en el ám­bi­to de lo so­cial, has­ta crear un nue­vo fren­te de frac­tu­ra. La so­lu­ción es­tá en man­te­ner­se, por una par­te, fuer­tes en la de­fen­sa de los va­lo­res éti­cos he­re­da­dos de la ci­vi­li­za­ción clá­si­ca y desa­rro­lla­dos des­pués de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Y, por otra, en im­ple­men­tar po­lí­ti­cas que com­ba­tan la de­sigual­dad en to­da lí­nea. Es de­cir, tan­to en los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, al ob­je­to de fa­ci­li­tar a sus ciu­da­da­nos me­dios la­bo­ra­les in si­tu, co­mo en los paí­ses desa­rro­lla­dos, tra­ba­jan­do en fa­vor de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des des­de ho­ra tem­pra­na. Si no se ha­ce así, el in­flu­jo de po­lí­ti­cos que creen que hay so­lu­cio­nes fá­ci­les pa­ra pro­ble­mas com­ple­jos so­bre tan­tos ciu­da­da­nos des­con­ten­tos con su día a día po­dría em­pu­jar­nos a to­dos de vuel­ta ha­cia pe­rio­dos os­cu­ros de la his­to­ria re­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.