So­li­da­ri­dad

La Vanguardia - - OPINIÓN - Pi­lar Raho­la

Más allá de sus dis­cur­sos y de la mag­na no­ve­la Las me­ta­mor­fo­sis (que san Agus­tín re­nom­bró co­mo El asno de oro, re­co­gien­do una tra­di­ción po­pu­lar), la bio­gra­fía de Lu­cio Apu­le­yo se­ría una fas­ci­nan­te fic­ción si no hu­bie­ra si­do reali­dad. Apu­le­yo no só­lo fue el pri­mer es­cri­tor que hi­zo una no­ve­la en la­tín –pro­ba­ble­men­te, la pri­me­ra de la his­to­ria–, sino tam­bién fue to­do un per­so­na­je en sí mis­mo.

Na­ci­do en el si­glo II en una co­lo­nia de ve­te­ra­nos de las gue­rras pú­ni­cas, en la ac­tual Ar­ge­lia, hi­jo de un ri­co dig­na­ta­rio que le de­jó una bue­na do­te, y de una des­cen­dien­te de Plu­tar­co, se con­vir­tió en el es­cri­tor más re­co­no­ci­do de su tiem­po, con una tras­cen­den­cia li­te­ra­ria que tras­pa­sa­ría los si­glos y lle­ga­ría a in­fluir en Boc­cac­cio. Pe­ro apar­te de es­cri­bir fi­lo­so­fía, li­te­ra­tu­ra y dis­cur­sos, Apu­le­yo tu­vo tiem­po de vi­vir una lar­ga his­to­ria de amor ho­mo­se­xual, de ca­sar­se con una viu­da ri­ca, y tam­bién de ser acu­sa­do de ma­tar a su jo­ven aman­te, y de enamo­rar a la viu­da con ar­tes de ma­gia. Con­si­guió la ab­so­lu­ción gra­cias a la de­fen­sa que hi­zo de él mis­mo, y que se pue­de leer en un li­bro de­li­cio­so lla­ma­do Apo­lo­gía , el úni­co dis­cur­so ju­rí­di­co que se con­ser­va del si­glo II. Su ver­sión ca­ta­la­na es­tá

Gen­te que no se co­no­cía y que, de re­pen­te, se con­ver­tía en fa­mi­lia, y en la des­gra­cia, ha­cía pro­fe­cía de amor edi­ta­da en la gran Ber­nat Met­ge. Es de Apu­le­yo una idea que desa­rro­lló en al­gu­nas de sus re­fle­xio­nes fi­lo­só­fi­cas, y que se re­su­me en una fra­se co­no­ci­da: “Uno a uno, to­dos so­mos mor­ta­les. Jun­tos, so­mos eter­nos”.

Pien­so en ello, mien­tras la tra­ge­dia que se ha vi­vi­do en Ma­llor­ca ti­ñe de ne­gro las no­ti­cias. De re­pen­te, el tiem­po que se su­ble­va, el agua que en­lo­que­ce, las rie­ras que es­ta­llan y do­ce vi­das ab­sor­bi­das por la muer­te, de­jan­do una es­te­la de des­con­cier­to, do­lor y pér­di­da. En los úl­ti­mos días, la bús­que­da del ni­ño de seis años..., el te­rror..., la he­ri­da más des­ga­rra­do­ra. Ma­llor­ca ha si­do, du­ran­te to­da es­ta tra­ge­dia, el pai­sa­je de nues­tra desa­zón, nues­tra an­gus­tia com­par­ti­da. Pe­ro mien­tras las imá­ge­nes de la de­s­es­pe­ran­za nos gol­pea­ban el al­ma y nos re­cor­da­ban la ex­tre­ma fra­gi­li­dad de la vi­da, en pa­ra­le­lo po­día­mos ob­ser­var el mi­la­gro ex­tra­or­di­na­rio de la so­li­da­ri­dad, esa ca­li­dad hu­ma­na que, co­mo de­cía Apu­le­yo, nos acer­ca a la eter­ni­dad. Per­so­nas de to­das las eda­des y con­di­cio­nes, anó­ni­mos unos de los otros, sur­gi­dos de to­das par­tes don­de ha­bía unos bra­zos pa­ra achi­car agua, unas pier­nas pa­ra bus­car per­so­nas, una vo­lun­tad pa­ra ayu­dar al pró­ji­mo. Gen­te que no se co­no­cía y que, de re­pen­te, se con­ver­tía en pue­blo, ve­cin­dad, en fa­mi­lia, y en la lu­cha con­tra la des­gra­cia, ha­cía pro­fe­cía de amor. En mo­men­tos co­mo es­tos, la hu­ma­ni­dad tie­ne un sen­ti­do pro­fun­do que nos li­be­ra del pe­si­mis­mo y nos ata a una cier­ta es­pe­ran­za co­lec­ti­va, a una idea lu­mi­no­sa del ser hu­mano.

Qui­zás es cier­to, co­mo de­cía Mark Twain, que to­da per­so­na es co­mo la Lu­na, que siem­pre es­con­de una par­te os­cu­ra. Pe­ro tam­bién de­be de ser co­mo el Sol, ca­paz de ilu­mi­nar en los mo­men­tos más os­cu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.