Día tris­te en Mon­tse­rrat

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Era un día tris­te y es­pe­cial en la aba­día de Mon­tse­rrat. Es­ta­ban de lu­to. Per­so­nas de to­das las na­cio­na­li­da­des se agol­pa­ban a las puer­tas de la ba­sí­li­ca que­rien­do en­trar, pre­gun­tan­do al per­so­nal de se­gu­ri­dad sin mo­les­tar­se en leer los car­te­les en tres idio­mas que lo ex­pli­ca­ban. Se ce­le­bra­ba el funeral de uno de los mon­jes.

El cor­te­jo fú­ne­bre sa­lía de la ba­sí­li­ca, con el fé­re­tro lle­va­do a hom­bros. En la pla­za, ja­po­ne­ses gra­bán­do­lo to­do. Un gru­po de ita­lia­nos vo­ci­fe­ran­do. El per­so­nal de se­gu­ri­dad pi­dien­do res­pe­to. Per­so­nas vi­si­ble­men­te al­te­ra­das por no po­der en­trar a ver a la Vir­gen, sin nin­gún res­pe­to ha­cia el fa­lle­ci­do. En esos mo­men­tos de es­pe­ra an­gus­tio­sa, se nos ol­vi­da la hu­ma­ni­dad que nos de­be­ría ca­rac­te­ri­zar a los se­res hu­ma­nos.

Al pa­sar las dos ho­ras y me­dia, abrie­ron las puer­tas. La mul­ti­tud co­rría pa­ra to­mar asien­to y oír can­tar a la Es­co­la­nia. Y por fin sa­lie­ron los ni­ños del co­ro. Unos me­xi­ca­nos sim­pá­ti­cos los lla­ma­ban cu­ri­tas. Los ja­po­ne­ses no pa­ra­ban de ha­cer sel­fies y gra­bar. Yo ob­ser­ván­do­lo to­do, in­cré­du­la de ver unas es­ce­nas que pa­re­cían de una pe­lí­cu­la de Ber­lan­ga, pe­ro era la cru­da reali­dad.

Mi más sin­ce­ro pé­sa­me. AN­DREA CA­BE­LLO MU­RI­LLO La Bis­bal d’Em­por­dà

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.